En busca de mi príncipe azul

Capítulo 27

Abro los ojos y lo primero que veo es el techo de una habitación, ¿dónde estoy? exactamente no lo se, lo ultimo que recuerdo es que me querían llevar a la fuerza, ¡carajo! Me levanto rápidamente lo que me ocasiona un dolor de cabeza.

Traigo puesta mas ropa de que recuerdo, analizo la habitación, no la conozco, tiene algo que me parece familiar.

Alguien intenta abrir la puerta, me asusto y me pongo sobre mis rodillas, a la defensiva, la puerta se abre

— Hola, hasta que despiertas

Mi cuerpo se relaja cuando identifico de quien es la voz

— ¿Cuánto tiempo estuve inconsciente? — pregunto

— No mucho, un par de horas — me contesta Máx mientras se sienta enfrente de mi

— ¿Qué paso?

— Logramos atrapar al tipo antes de que te subiera al auto, peleamos un poco, tus amigas te llevaron al doctor y entre Dylan y yo llevamos al sujeto a la policía

— ¿conocíamos al tipo? — pregunto y veo que duda entre decirme o no

— Si — dice finalmente — era O'Brien

— ¿Qué?... Pero ¿Cómo? ¿por qué?

— No lo se — dice sin verme

— No quieres decirme

— De verdad no lo se

— Eres malo mintiendo ¿lo sabes?

— Eres a la única a la que no le puedo mentir

— Lo sé, te conozco bien

— Si, ¿te das cuenta de que de no ser por la actividad de la maestra no nos hubiéramos conocido?

— Ya sé, por lo menos sacamos algo bueno de esa clase — me di cuenta de que cambio de tema para no decirme lo que sea que le haya dicho Tristán, si quiero saber voy a tener que averiguarlo por mi misma, aunque no se si de verdad quiero saber sus motivos.

— ¡Skylar! — gritan mis amigas cuando me ven, resulta que, si estaba en la cabaña, solo que en una habitación que estaba en la planta baja.

— ¿Cómo estás? — me pregunta Lucy mientras me abraza

— Bien, nada mas me duele un poco la cabeza, y pues el susto de cuando desperté, pero todo bien

— No puedo creer que alguien haya querido hacerte daño — menciona Juliette un poco preocupada

— Ya sabe quien fue — aclara Máx

— Oh ¿y como te sientes con ello? — pregunta Ruby al mismo tiempo que me aleja un poco pero no funciona porque todas se acercan

— Pues no sé, es extraño ¿sabes? Como todo fue cambiando, cuando lo conocí trato de impresionarme con la imagen del badboy, luego fue lindo y atento, al final empezó a ser distante y posesivo a pesar de no ser nada, y ahora al darme cuenta de que es capaz de secuestrarme, me asusta un poco

— No te preocupes, ya no creo que pueda hacerte daño — me intenta tranquilizar Ethan y le sonrío

Dylan entra a la cabaña, me ve y sonríe, pero no habla, va hasta Máx y le murmura algo, lo que provoca que tense su mandíbula, algo no va bien, siguen intercambiando palabras, pero parece que no llegan a un acuerdo, se ve resignado.

— Skylar, bebe, ven por favor — me llama Máx

— ¿Qué paso cariño?

— No estas obligada a hacerlo, pero lo que decidas voy a estar contigo

— ¿Qué? — estoy confundida

— O'Brien quiere hablar contigo

— ¿Qué? ¿por qué?

— Al parecer es una de las condiciones que puso para entregarse y la policía se la concedió

Quiere hablar conmigo, una parte de mi no quiere ir, tiene miedo de estar en la misma habitación que él, pero otra parte de mi quiere saber por que lo hizo, que es lo que buscaba con ello, tal vez pueda ir como diez minutos y encontrar las respuestas.

— Iré solo diez minutos — digo convencida

— ¿segura? — me pregunta Máx

— Si, quiero saber que es lo que quiere

— Bien — veo que no está a gusto con mi decisión, pero aun así me apoya — vamos

Estaba sentada en la sala de interrogatorios esperando a que trajeran a Tristán, me siento nerviosa y un poco asustada, la puerta se abre y entra Tristán estaba esposado y un oficial lo acompaña, una vez que dejo a Tristán sentado frente a mi se va, lo que me deja un poco intranquila por lo menos no le quito las esposas. Cuando poso mi mirada en Tristán, él está viéndome fijamente y con una sonrisa, eso me asusta, pero no puedo dejar que vea mi miedo, así que pongo la cara mas indiferente que puedo y hablo

— ¿Por qué querías verme?

— Porque eres hermosa

— Hablo en serio

— También yo

— ¿Qué es lo que ibas a ganar al secuestrarme?

— Es obvio ¿no? Llevarte lejos y tenerte solo para mi

— ¿en contra de mi voluntad? No iba a funcionar

— Esperaba que el síndrome de Estocolmo hiciera lo suyo

— Estas enfermo — digo con desagrado

— Por ti — dice cínicamente

— Espero que te pudras en prisión y no volverte a ver nunca mas — me levanto y me dirijo a la puerta

— Yo no contaría con eso — me dice cuando estoy cruzando la puerta, no lo volteo a ver y me voy de ahí, me enferma todo esto y me asusta, eso ultimo sonó a amenaza.

Me encuentro con Máx y lo abrazo

— Sácame de aquí, llévame lejos — le pido, se las arregla para llevarme hasta al carro sin soltarme

— Quiero volver —le digo cuando ya casi llegamos a la cabaña —quiero volver, pero no a mi casa, no quiero comentar esto con mi mamá, no quiero asustarla

— ¿A dónde quieres ir?

— No lo sé, no quiero estar aquí pero tampoco en mi casa ¿conoces algún lugar lejano y solitario donde podamos pasar un par de días?

— Mi padre tiene una propiedad casi nadie sabe que es suya bueno técnicamente es mía, esta a dos horas de la ciudad puedes quedarte ahí si quieres

— ¿no te vas a quedar conmigo? — pregunto como niña chiquita con un poco de decepción

— Bebe no te voy a dejar sola

— Es que por como lo dijiste parecía que si — le digo un poco triste, me bajo un poco el animo el ir a ver a Tristán y hablar con él, fue un error haber ido

— Después de todo lo que paso no te dejare sola ni un momento, además tienes que recuperar ese buen ánimo que tanto me encanta ¿de acuerdo? — asiento y toma mi mano



Evanore Malfoy

#3796 en Novela romántica
#987 en Joven Adulto

En el texto hay: crush, parejas, love

Editado: 12.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar