En el Foso

CAPITULO 21. Loco

Jasmine Fiore

El golpe de la puerta había sido fuerte y desperté sobresaltada con dolores aún en el vientre y cuando me di cuenta que los pasos como locos eran una carrera desenfrenada hacia abajo me puse derecha saliendo de la comodidad que ofrecía el brazo de Landon.

Cam ingreso con el rostro rojo y se quedó de pie observándonos a los dos con una expresión que no pude leer entre su alborotado atuendo.

– No preguntare que estaban haciendo, no ahora – él apretó la mandíbula y se me acerco hasta jalarme de la mano bruscamente casi tirándome contra él.

Solté un gemido de protesta cuando él comenzó a arrastrarme hacia la puerta pero Landon, a pesar de lucir cansado cogió su mano con fuerza deteniéndolo.

Por un momento reconsidere las palabras que había soltado y temí de que en verdad iniciara una pelea por esto, y si era el caso, él podría acabando por asesinarlo.

– ¿Qué sucedió? – pregunto molesto por el trato que tenía.

– No es de tu incumbencia escoria – hablo Cam y miro amenazadoramente la mano de Landon que aún lo sostenía – y debo de recordarte que lo que estás haciendo me está enfureciendo ahora mismo. Sabes cómo podría actuar después… – Cam me observo aun furioso y lentamente la mano de Landon comenzó a retroceder despues de darse cuenta de algo a lo que yo tambien capte. Él lo tenía sometido por mi

– Podría hacerte gritar de dolor en este mismo momento – mascullo Landon y me puse pálida ante la idea de que Cam lo tenía amenazado con algo de lo que yo no estaba enterada antes pero ahora si y me odie por hacerlo debíl. Eso era una pieza extra.

– Inténtalo y veremos las consecuencias – Landon me observo suplicándome algo con la mirada pero Cam volvió a tirar de mí antes de que yo comprendiera que era lo que pedía.

– ¿Qué paso? – pregunte una vez fuera de la puerta cuando había sido puesta bajo llaves de nuevo.

– Viene un amigo de visita – soltó un par de maldiciones – no espere que viniera pero por lo visto, ya está en camino – me acomodo sobre el sillón de la sala prendiendo la televisión por primera vez, pasando los canales rápido hasta encontrar una película aunque claro que me había dado cuenta de los diversos anuncios con las caras de Landon y la mía en ellas, que eran en casi todas.

– ¿Qué amigo? – volví a preguntar.

– De quien es esta casa, su nombre es Jeff y es uno de los chicos que golpeaste aquella vez, aunque no sabe que fuiste tú.

– ¿El chico de las fotos?

– Si, él – Cam apretó los dientes caminando como un animal enjaulado mordiéndose las uñas – necesitamos hacerle entender que estas aquí porque tú lo quieres así.

– No lo entiendo…

– Cambiemos la historia, no diremos nada del chico en el sótano y él no se enterara. Los planes de esquiar aún siguen en pie por lo que lo distraeremos con eso… después lo mandare a comprar algo en lo que me deshago de él.

– ¿Deshacerte? – el miedo tiño mi voz y él suavizo su expresión acercándoseme, tomándome de las mejillas acunando mi cara.

– No le hare daño si es lo que quieres preciosa – froto su nariz contra la mía y quise alejarme pero me quede totalmente quieta, cosa por la que él pensó que estaría bien si se acercaba más.

El volumen de la televisión quedo en el olvido, las manos del señor secuestrador se sintieron ásperas y entonces sus labios rozaron los míos mientras que yo trataba de concentrarme en los diálogos de Harry Potter que pasaban por la tele.

No quería que mi primer beso fuera con él, yo odiaba todo lo relacionado con eso y comencé a contar, tratando de controlar mi temperamento pero fui salvada.

La puerta sonó fuerte en tres golpes duros y Cam abrió los ojos maldiciendo bajo dientes. Me dio un último vistazo y una mueca en forma de sonrisa antes de dirigirse hacia la puerta a abrirla.

Respire brevemente aliviada y deje que mi cuerpo se relajara, no me habia dado cuenta cuanto odiaba la idea de Cam besandome o cualquier otro haciendolo hasta que él se me habia acercado.

– Maldición Jeff, arruinas un buen momento.

– ¿Buen momento? Por lo que sé ahora mismo podrías haber secuestrado a… y se detuvo cuando me vio.

– Jeff, te presento a mi novia, Jasmine Fiore.

Jeff era como en las fotos, un chico común de cabello oscuro metido en un gorro y unos cuantos años más que en la foto aunque mucho más grande de lo que pensé que sería.

Cam sonrió satisfecho ante la muestra mía ante Jeff y él se cubrió con los guantes la boca, totalmente sorprendido.

– ¿Novia? – pregunto y se giró hacia Cam molesto – todo el mundo dice que la has secuestrado, pasan en todos momentos esa cinta de cuando la golpeas con lo que sea que fuera esa cosa – comenzó a gritar pero yo permanecí en silencio atrapando cada detalle de lo que no recordaba.



Alejazul

#446 en Thriller
#3544 en Novela romántica

En el texto hay: amor y aceptacion, secuestro, muertes

Editado: 28.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar