Enamorada del mejor amigo de mi hermano #1

T R E I N T A Y T R E S

Me permití llorar un momento en el hombro de David, mientras él me acariciaba la espalda

—Yo estoy contigo, desahógate —murmuró

─David,  mi abuelito se ha ido —musite mientras seguía llorando.

—Lo sé y lo lamento mucho —dijo

Al salir de la habitación me encontré con todos, me solté del brazo de David y sali corriendo a donde se encontraba mi abuelita tratando de calmarse

─mamita ─murmure mientras la abrace

─mi niña ─dijo abrazándome─. Arruinamos tu salida

─ ¿cómo es eso? ─preguntó desconcertado Eithan y mi abuela lo miro

─Ella todo estos días estuvo en nuestra casa, antes de ayer en la tarde salió con su mejor amigo a una fiesta en una hacienda y después irían a un tour, pero ahora están aquí ─ le explico mi abuelita a Eithan y este asintió

─tus amigas ya se han ido porque es tarde, y dijeron que mañana nos acompañarían a la casa de los abuelos para la velación ─informo Eithan y asentí

─te llevo ady a casa de tus abuelos para que descanses porque mañana será un dia muy largo ─dijo mi mejor amigo cuando de pronto sonó su teléfono y me hizo con la mano para que lo esperara. Se acerco David y poso una mano en mi hombro─. David la puedes llevar, es que tengo que entregar unos informes y lo he olvidado─. David asintió y se acerco a mí a darme un beso en la frente─. Enana te alcanzo allá, prométeme que vas a estar bien

─lo intentare, no es fácil

─lo sé y te entiendo enana, una vez más, lo siento mucho —me abrazo y se fue

─mami pasare por la casa llevando ropa ─dije dirigiéndome a mi madre  y ella asintió sin hacerme tanto caso

─ya hablaremos hijita ─informo y me dio la bendición

*************

Luego de pasar por mi casa y buscar ropa, tome un carro y guarde la pequeña mochila que contenía lo básico para los siguientes días

─iré en mi carro ─le avise a David para que se vaya a su casa y negó

─cariño ─lo mire alzando una ceja─. No hemos terminado para empezar y segundo no es seguro que viajes sola, no hablare te lo prometo, pero deja que yo te lleve, por favor

─está bien ─murmure mientras sacaba mi maleta, no quería discutir por el momento

─no es momento de hablar, lo comprendo ─ asentí─. Pero pasaremos por mi casa porque yo también tengo que llevar ropa

Después de ir a casa de David, emprendimos el viaje a casa de mis abuelos  me recosté sobre el vidrio de la ventana mientras íbamos escuchando cualquier emisora, sin embargo, yo iba sumida en mis pensamientos

<<él lloroncito >> recordé las palabras de mi abuelito

Solté una pequeña sonrisa y David me miro desconcertado.

La muerte ¿que se nos viene a la cabeza cuando pensamos eso? ¿Dolor? ¿Irnos a otro lugar a descansar?, ¿Qué pensamos de la muerte? ¿De la tristeza? ¿De la pérdida de alguien a quién amamos?

Cuando se muere alguien te pones a pensar en los últimos momentos que pasaste junto a él y agradezco a la vida que me haya dejado disfrutar con él los días que estuve con mi papi, fuimos al viñedo y a la fábrica de vinos, montamos caballo, jugamos ajedrez y esos recuerdos son los que perduraran por siempre

Cuando llegamos la funeraria estaba llegando a preparar la casa para recibir el cuerpo de mi abuelito, los saludamos y lo llevamos a la gran sala que se encontraba apenas se ingresaba a casa. Con David salimos del salón y fuimos por nuestro equipaje

─me puedo quedar esta noche contigo ─susurro David con un hilo de voz y arquee una ceja─. Quiero cuidarte

─da igual ─dije sin ánimos mientras subíamos las escaleras para llegar a la habitación que había sido mía por estos días

Días después

Ayer en la tarde fue la última despedida de mi abuelito y estuvieron presentes mis amigas, con mis amigas ya nos habíamos puesto al dia y Roberta cuando David lo fue a saludar no dudo ni un segundo en darle una cachetada, mi hermano me pidió que escuchara a su mejor amigo así hoy hablaría con David.

Cuando llegue al café de siempre, lo vi y mis mariposas no tardaron en hacer una revolución dentro de mí, por lo que ignore aquel cosquilleo y fui donde él.

La cafetería que ambos habíamos decidido que iba a ser nuestra preferida siempre.

Y díganme, quien no tiene una canción, un lugar, un color que le recuerde a alguien, pequeños lugares que guardan los mejores recuerdos

─ady ─se levanto a saludar

─David ─dije por lo bajo, siempre que nos veíamos no faltaba el "amor", "mi cielo", pero hoy todo eso no se va a necesitar

─pedí el mismo café que siempre tomas ─murmuro mientras señalaba al mismo mesero de aquella salida al cine y asentí seriamente

─Martin ─dije cuando se acerco y se sonrojo

─sigo en espera de tu llamada ─ me reí.

Con Martin luego de que David no me dijera que decía el papelito de casualidad en una salida de chicas lo encontré y volvió a darme su número y quede en enviarle un mensaje, pero no llego ese dia porque me clave más con David

─ya llegara ─dije guiñándole un ojo para luego mirar a David

─amor ─murmuro David y lo ignore

─tu café y el suyo ─Martin dejo el café a cada uno─. Esperare tu llamada

Di un sorbo a mi café para disminuir cualquier nerviosismo y alejando tantas cosas que mi mente creaba

─te enteraste

─ ¿tú qué crees? ─pregunte y David puso su semblante serio

─yo te amo Adara ─dijo y negué riendo

─no David, tu no me amas,  se que por obvias razones amas a tu madre porque precisamente es tu madre, pero también sé que aún en tu corazón esta Daniela  ─dije y negó rápido

─Te amo más de lo que un día llegue a pensar o imaginar ─musito y no lo niego, sentí tan lindo por dentro cuando pronuncio aquellas palabras, pero no sería más ingenua

─si tanto me amas o me amabas aunque sea de juego, ¿por qué nunca me dijiste de la dichosa apuesta? ─inquirí y rasco su nuca



Nathaly

#979 en Novela romántica
#148 en Joven Adulto

En el texto hay: primer amor, apuestas

Editado: 25.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar