Enamorada por casualidad.

|Capítulo 32|

—Estoy impaciente por saber a qué venimos.

—Pronto lo sabrás, preciosa.

Entramos, el estadio se encontraba lleno, parte del público portaba camisas guindas y otras camisas blancas.

—Ahora vuelvo. —Asentí.

Una chica se sentó a mi lado y comenzó a sacarme plática.

—Hola, no te había mirado por aquí, me llamo Julissa. —Estrechamos nuestras manos.

—Me llamo Katherine.

—Y bien, ¿tu novio jugará?

—Ehh... Yo... Es complicado hablar de mi novio.

—¿Están molestos, te engañó, hizo algo que atentara contra tu integridad? —Negué.

—Él falleció. —Se ruborizó.

—Lo lamento mucho. —Sonreí. —Pensé que él jugaría aquí, de verdad lo siento.

—Descuida, ¿tú a quién vienes a ver?

—A mí chico, está justo ahí. —Apuntó a mitad de la cancha.

—¿Cómo se llaman los equipos?

—¿Hablas en serio? —Asentí. —Los guindas son Panteras y los blancos son Búfalos, están jugando por la copa juvenil.

—Suena interesante. —Murmuré.

—Es uno de los partidos más anhelados de la ciudad.

—Volví, mi niña. —Traía puesto su uniforme y besó mi mejilla. —Hey, hola Julissa.

—Hola.

—Ella es Julissa, aunque veo que ya se conocen, es novia de Jonathan uno de mis mejores amigos.

—Enseguida vuelvo, Katherine, le daré el beso de buena suerte a Jonathan.

—De acuerdo. —Sonreí. —Me hiciste quedar como una boba con ella al no saber nada del partido. —Rodé los ojos.

—Era una sorpresa, pero te explicaré rápidamente cielo, hoy es la final por la copa juvenil, pertenezco al equipo de las panteras y te dedicaré todos los goles que pueda. —Me sonrojé. —Te amo, cielo. —Besó mi mejilla.

Lo miré marcharse y Julissa volvió.

—Esos chicos son dinamita juntos.

—¿De verdad?

—Son el dúo perfecto para el fútbol, ya lo verás.

El narrador del partido se dispuso a hablar.

—Buenas tardes querido público, ¿están listos para disfrutar del partido más esperado del año?

—¡Siiiií! —Gritó eufórica la tribuna.

—¡Esa es la actitud! Hoy se disputa la copa juvenil entre las panteras y los búfalos, los equipos más destacados de la ciudad, ambos equipos vienen preparados y con sed de triunfo, ¿quién ganará? Hagan sus apuestas, desde mi opinión el equipo de las panteras viene muy repuesto desde la derrota con los leopardos.

Siguió narrando, el árbitro silbó y el partido comenzó.

El equipo de Esteban tomó control del balón.

—Vaya que son buenos.   

—Y esto apenas comienza, espera a que metan los goles.

Habían pasado 20min del partido, Jonathan se acercó a la portería, Esteban metió un gol y me mandó un beso, toda la tribuna volteó a mirarme emocionada.

—Qué lindo es. —Tocó su corazón.

—Lo sé. —Sonreí y después me avergoncé de haberlo admitido.

—Él quiere conquistarte, ¿no es así?

—Es lo que dice. —Sonreí.

—Lo conozco desde hace mucho tiempo, y a Tamara jamás le dedicó un gol, creo que esto va en serio. —Sonreímos al unísono.

—¿Cómo era su relación con Tamara?

—Eran muy lindos, iban juntos a todos lados, ambos eran muy cariñosos pero siempre se miró que Tamara era la que estaba más interesada en la relación, después se obsesionó y tuvieron que terminar.

—Gracias por contármelo.

—Si tu duda es si te quiere, diría que mucho más de lo que quiso a Tamara, se ve en su mirada.



Itzel Villalobos (ItzelIv23)

#950 en Novela romántica
#86 en Thriller
#38 en Suspenso

En el texto hay: tragedia, romance, secretos

Editado: 19.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar