Enseñame a amar

Capitulo 13 (Maraton 2/2)

"(Maratón 2/2)"

Narra Ginger:

Me encuentro cerrando la puerta de mi departamento en este preciso instante. Aun no podía creer que acababa de cerrarle la puerta en la cara a Emma ¡Por Dios! Emma... mi Mejor amiga, la que me ha acompañado en todo momento y por quien haría cualquier cosa ya que sé que ella lo haría por mí también.

<<Ginger, Concéntrate! Estas enojada con Emma ¿Recuerdas?>>

Hablo mi conciencia alejando toda preocupación y compasión de mí. Me dirigí a la ducha y tome un largo baño mientras escuchaba "monsters" de "Ruelle" que últimamente se había convertido en mi obsesión, no sé, creo que me gusta el ritmo porque es muy movida y lograba tranquilizarme mientras tomaba mi ducha.

Al terminar de bañarme, salí de allí enrollando una toalla por mi cuerpo. Me coloque (la ropa que está en multimedia) y salí de mi departamento para luego dirigirme a Joanna's. Tenía que entregarle a mi tía unos zapatos que le mando mi madre y pues como yo soy la mula de carga de la familia, aquí me tienen.

El camino hacia Joanna's se me hace eterno debido a los pensamientos que viajaban por mi cabeza, de tan solo pensar en su nombre un escalofrío pasa por mi espina dorsal.

(...)

Al fin llegue al pequeño local de mi tía y rápidamente me dirigí al mostrador ignorando a cada persona que se encontraba en el lugar.

-Hola Saly- saludo a la joven chica que atendía el mostrador, y ella me recibe con una muy cálida sonrisa.

-Que tal Ginger, ¿necesitas algo?- me pregunta tan amable como siempre.

-Ya que preguntas... ¿mi tía se encuentra?

-No, acaba de salir a atender unos asuntos- dice con pena.

-¿Podrías guardarle esto y entregárselo cuando vuelva? Por favor...- rogué mientras hacía puchero.

-Claro, no me molestaría- le entrego la caja la cual contenía los zapatos y observo como se va a guardarlos en un pequeño rincón.

Doy una pequeña vuelta para dirigirme a la salida del local, pero antes escucho una voz a mis espaldas.

-Hola Ginger...- me saluda alguien. Al darme la vuelta tengo una imagen más clara de la estúpida sonrisa de arrogancia de Luke.

-¡Ay por Dios! ¿Por qué tú?- dije fastidiada. ¿En serio mundo?! De todas las personas estúpidas que han pasado sobre ti, me tenías que traer a la más idiota!

-Oh sí! Hola Luke también me da gusto verte- dice haciendo una ridícula imitación de mi voz, mientras hacía un raro gesto con su rostro.

-¿Qué quieres?- pregunto ignorando lo antes dicho por parte del idiota.

-Solo quería hablar de lo que ocurrió hace unos días, quisiera hablar de lo que paso...- antes de que concluyera lo pare ahí.

-Mm- dije en seco- detente ahí, no tenemos nada de qué hablar, ya que nada paso, así que si me disculpas tengo que irme y hacer cosas más importantes que hablar contigo, gracias- dije mientras salía del local.

Cuando salí observe a una pareja la cual se veía muy tierna. El chico estaba encima de la chica en la arena, aunque esta última  no se distinguía debido a que el muchacho la tapaba. Cuando los observe mejor me resultaron conocidos, no estaba segura de donde porque no podida ver sus rostros ya que estaban a poca distancia de besarse.

Aleje ese pensamiento de mi cabeza, de seguro ni siquiera los conocía, así que continué con mi caminata a quien sabe dónde. Una cosa que teníamos en común Emma y yo, es que cuando salimos no tenemos una idea clara de hacia dónde queremos ir, tan solo nos dirigimos a donde quiera que nos mande el mundo, así que en este instante no tengo ni la más remota idea de hacia dónde me dirijo.

Mientras caminaba, sentía como alguien me venía siguiendo, así que me di la vuelta para ver al responsable de ese presentimiento. Al ver quien era acelere mi paso inmediatamente, no soportaba ni verlo a la cara.

-¿Ahora qué quieres?!- dije sin voltearme mientras caminaba hacia mi departamento.- ¿me extrañaste tan rápido que tuviste que seguirme?- dije sarcástica- causo mucho ese efecto en las persona, lo sé- mi "acompañante" lanza una sonrisa llena de sequedad.

-No te creas tan importante West, solo quería hablar de lo que paso... ya sabes.

-Bueno Harrison yo no tengo que hablar nada contigo, mejor dicho, no tengo, no necesito, NI quiero hablar contigo! Así que si eres inteligente y sabes lo que te conviene, te iras por donde viniste- ya estábamos en la entrada de mi departamento.

Ahora me encuentro subiendo las escaleras con mi rabo andante (Luke), si bien parece no se iba a detener.

Cuando llegue a la puerta de mi departamento introduje la llave en la cerradura, abriendo así mi departamento, pero no entre sino que me gire para poder tener una clara imagen de Luke. La verdad es que hoy se veía mejor que nunca...

<< ¡Basta Ginger! ¡No pienses eso! ¡Él es el enemigo, lo odias!>> me reclamo mi conciencia.



Focus_lgv14

Editado: 02.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar