Entre cartas de amor

La ultima nostalgia

Ella estaba en el tren de camino a alemania con esa euforia de que al fin podria estar con su amado, sin embargo a pesar de todos los buenos recuerdos esta recordo aquella pelea entre ellos que la ponia nerviosa al pensar que Arnold no quisiera verla otra vez y esos pensamientos no dejaban que se consentrara en el viaje.

A la tarde siguiente desde que puso un pie en Alemania comenzo a correr olvidando su equipaje, iba en busca de aquella panaderia totalmente desidida a quedarse con el aunque tenia un pensamiento de escalofrios como si algo fuera a pasar cuando lo mirara a los ojos, queria acercarse a sus labios lentamente y pedirle perdon por todo lo sucedido y hacer lo que sea por que la perdonara y conforme mas se acercaba a la panaderia mas constantes eran los pensamientos de angustia y miedo del posible rechaso a ella, justo doblo en aquella esquina donde se encontraba la panaderia se dio cuenta de que no habia nadie en comparacion de antes y su corazon se rompio cuando vio que la panaderia estaba cerrada y destrozada con palos y tablas de madera impidiendo la entrada ademas del olor putrefacto que presentaba junto a los insectos y ratas que salian del lugar, al ver esto se dirijio hacia la taberna donde recurrian a diario, entro y le pregunto al cantinero por Arnold, este desconcertado le contesto 

-Disculpe señorita pero pense que estaba con usted, no lo eh visto desde hace semanas dispulpe

Maria contesto muchas gracias...¿sabe donde puedo encontrarlo? El cantinero contesto 

-La calle 17 del distrito carley lote 11

Maria sin decir nada salio corriendo por la puerta hacia aquella direccion.

Cuando Maria llego se topo con un enorme edificio color blanco con 2 arboles marchitos en la entrada, la puerta estaba abierta asi que entro minuciosamente al lugar observando atentamente cada departamento hasta que en el departamento 26 vio basura acumulada, a simple vista no le tomo importancia pero se percato que la basura no eran mas que cartas y papeles junto a una maquina de escribir vieja ella toco a la puerta de manera sutil, al ver que nadie le contestaba ella entro timidamente y parecia que todo el suelo estaba tapisado de hojas de papel y las cortinas cerradas prohibiendo el mas minimo rayo de sol ella de percato de que en un viejo escritorio se encontraba un folder como el que Arnold le dio asi que lo abrio rapidamente descubriendo la continuacion del relato donde este tal y como un diario escribia cada dia, cada momento y cada minuto que pasaban juntos describiendo un dia comun y corriente perfecto solo por tener a su compañia trabajando junto a el. Puesto que la puerta estaba abierta supuso que salio al bazar a comprar algo de comida asi que se sento a esperarlo junto a la puerta y a leer todas las cartas que habia y que al parecer eran dedicadas a ella asi mientras leia aquellas cartas que probocaban que se enamorara mas de aquella persona que con esas cartas transmitia amor y nostalgia de una manera totalmente distinta a como estaba acostumbrada mas lograba sentirse conectada a arnold.

Maria termino de leer y de juntar todas las cartas en orden para darse cuenta que segun el relato, la vida de arnold acabo cuando ella se fue de su lado. Pasaron las horas y arnold no llegaba asi que tratando de saber mas sobre el y comenzo a explorar aquel departamento mientras limpiaba cada rincon para darle la bienvenida a su amado cuando de repente un putrido olor peor deo que ya habia le llamo la atencion y lentamente se acerco temiendo alguna tragedia pensando constantemente el que habra al otro lado de la puerta, mientras la abria el tiempo parecia avanzar mas lento de lo comun y sin siquiera poder asimilarlo...ella aterrada miro ese cuerpo palido, desangrado y frio de su amado colgando del techo casi como un fantasma y derrepente cargando con esa agonia peor que el olvido, su mente se lleno de ansiedad, tristesa, culpa y terror decidio acabar su vida que se habia convertido en una misera existencia hundida en deprecion, asi que tomo un cuchillo atravezando todo su cuello y despues atravezo su corazon repetidas veces hasta que cayo desangrada mientras en su ultimo aliento solo dijo; Ich liebe dich...danke...


 



Tzubaki

Editado: 22.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar