Entre dos corazones

Capitulo 5

Entre a la ultima hora de clases, y la maestra de idiomas entro detrás de mi. Yo estaba ansiosa por que terminara la horrenda clase, por que asi la llamo si fuera por mi me quedara en mi casa comiendo helado de Ron pasas !Que rico!.

Bueno, al parecer estaba tan lejos que cuando quise prestar mi bella atencion sonó la campana, anunciando que termino la clase. Preparé mi mochila y sali rumbo a mi casa, cuando iba por el pasillo, vi por el rabillo del ojo a pedro estaba despidiéndose de sus amigos para luego marcharse.

Me siento un poco mal por el, extraño su amistad, pero lo quiero tener lejos no quiero enamorarme, y el es una tentación para mi. Lo encuentro tan lindo que me dan ganas de comermelo.

Mija pero que perversa

Pero quien le pidio opinión a mi estupida conciencia.

Linda si yo soy estupida tu tambien o olvidabas que somos la misma.

Golpe bajo. Ya di lo que quiera adios.

Continúe mi camino. Me despedí de mis amigas y salí.

— Adrielis — escuché que me llamaban, cuando voltie el rostro hay estaba el, venia corriendo atras de mi.

— Dime Pedro, ¿Qué quieres? ¿no quedo claro lo que hablamos?... — y no pude terminar, por que me estaba besando y yo como soy tan vergonzosa le segui el beso (entienden el sarcasmo) ¡me estaba besando! no lo puedo creer. Nos despegamos por la falta de aliento.
— ¿Por qué lo hiciste dime? — le pregunté. No he olvidado que lo vi dias antes, muy Pegadito de la resbalosa de Yuleisi.

— Por que tenia ganas de saber a que saben — dijo el, poniendo un dedo en mis labios — dime que no te gusto y no lo vuelvo a hacer — no se que decirle, por que me encanto, sentir sus labios sobre los mios. Tienen un sabor excepcional.

— No se, pero no lo vuelvas a hacer — no esperé respuesta y salí corriendo.

Cuando ya estaba lejos inconscientemente me pasé una mano por mis labios, realmente ese beso me dejo atónita y pienso cuando se repetirá.

Llegue a mi casa como siempre vacía mi padre siempre esta en su trabajo, mi madre viene aveces a verme ella viaja mucho y se que pronto estará aqui conmigo me hace mucha falta.

Me fui rumbo a mi habitación, me tiré en mi cama y de nuevo me llego a la mente ese dulce beso, y pensando en el me quede dormida.

Cuando desperté mire la hora eran las ocho de la noche entré al baño me bañé, me vestí, con mi pijama y sali para la cocina. Mi padre ya habia llegado, y la cena estaba casi lista. Habia una mujer, lo se por que escuche su voz estaba con mi padre en la cocina cuando giró su rostro supe de inmediato quien era...

Era mi madre que habia llegado estaba feliz.

— Adrielis no piensa saludar a tu madre — me dijo ella y le salte encima.

— Hola mami ¿cómo estas? , ¿cómo te fue en tu viaje? — le pregunte, con una felicidad enorme. Mi madre es alta pelo castaño largo ojos color marrón y se ve muy joven.

— Bien hija, te tengo una sorpresa — me dijo mi madre.

— ¿Qué es mami?—

— Me quedaré contigo. Ya no mas viajes, soy tuya completa. Quiero estar contigo cuando te gradues, cuando tengas un novio, quiero ser participe de todos los momentos de tu vida, mi vida te quiero — mi madre siempre tan linda.

— Que bueno mami, me siento muy afortunada de los padres que Dios me ha dado. Gracias por ser como eres — le dije y la abracé.

Me siento feliz de estar con mi madre, por fin a tiempo completo. Ella siempre ha sido mi compañera en todo, le tengo bastante confianza como para contarle todo lo que yo quisiera.



Angelica

#10783 en Joven Adulto

En el texto hay: pleitos, dos amores, accidente

Editado: 30.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar