Entre el amor y el odio

Capitulo 50:Brujita

Estaba frustrada ninguno de los ineptos de mis hombres daban con él que podía acabar conmigo con solo hablar. 

Sería mi fin.

La puerta del despacho se abrió era Ignacio su mirada era diferente.  Solo me Miró y me colocó en el escritorio un sobre lo miré y abrí el sobre.

Solicitud de Divorcio

Esto no podía ser.

Cecilia- Que significa esto Ignacio? -dije mirándolo.

Ignacio- Como lo ves Cecilia quiero el divorcio, porque simplemente ya no quiero estar casado contigo-dijo con una mirada fría- Crees que después de lo que le hiciste a Gabriel me quedaría contigo? -dijo enojado.

Cecilia- Lo hice porque no merecía estar casado con esa Secretaria mi hijo merece algo mejor- me levante y me acerqué para encararlo- O que?, a caso hay otra mujer? -dije con furia.

No respondió.

Ignacio- Te amé con toda mi alma y no me arrepiento de haberme casado y formado una familia contigo  pero simplemente se acabó tu acabaste con lo que sentía con todo tu rencor y forma de controlar la vida de nuestros hijos- Necesitaba calmarme no podía hablar de más.

Cecilia- Yo solo quería lo mejor para mis hijos-justifique - Quieres el divorcio? - asintió- Pues quiero saber quién es tu amante?.

Ignacio- No pienso darte más detalles cecilia más te vale me des el divorcio, o quieres que tus hijos sepan que estuviste a punto de abandonarlos hace años.

Cecilia- Ni se te ocurra decirles eso Ignacio, no me conoces- dijo enojada.

Ignacio- De eso me di cuenta tarde - dijo y abandono el despacho no quería seguir enfrentandola debía ser muy cuidadoso.

Estábamos desayunando en familia.

Renzo- Y bien Gabriel ahora que casi estas recuperado que harás?.
Gabriel- Con todo respeto Don Renzo,  aprovechó para comentarles que he decidido comprar una casa para vivir con mi esposa- miré a mi esposa que estaba a mi lado y le di un beso en sus labios.

Estefanía- Yo encantada de Vivir a tu lado esposo mío- respondi el beso.  Ahora era feliz lo tenía todo.

Renzo- Esta bien me parece perfecta idea Gabriel,  mi hija no pudo elegir mejor esposo sé que la cuidarás y la harás felíz.

La empleada se acercó con un sobre.

Empleada- Disculpe Señor pero llegó este sobre para la señorita Estefanía- ella Fruncio el ceño.

Estefanía tomó el sobre y lo abrió.

Mariana- Que dice hija? -pregunto interesada por su reacción

Estefania- Es un citatorio al juzgado para el juicio de Gael-dijo aún con un nudo en la garganta a pesar de todo hasta hace poco fue su esposo.

Gabriel tomó su mano y la besó- Estamos contigo mi reina,  se lo difícil que deber ser esto para ti- Estefanía asintió y se fundió en un cálido abrazo a Su esposo por años fue su mejor amigo y aún seguía siéndolo.

Andrea despertó estaba en su cama, Samuel seguro mientras dormía la llevó en sus brazos, miro a su lado y ya no estaba. Decidió ir al baño a darse una ducha la necesitaba,  después se coloca una bata y el Albornoz fue a la Sala no estaba allí,  un olor inundó su nariz estaba en la cocina.

Estaba cocinando para ella,  hacia unos hotcakes se veían deliciosos y esponjosos tal como le gustan.

Andrea- Samuel- dijo para llamar su atención él sonrió.  

Samuel- Buenos días Bonita,  dormiste bien? - ella asintió con una leve sonrisa Y empezó a servirle el desayuno- Miel?- ella asintió- le colocó miel y pico unas fresas,  Y el café,  ella degusto el Primer bocado estaba ansioso- Y?.

Andrea- Esta delicioso- volvió a meter otro bocado a su boca- No sabía que cocinabas tan bien- él sonrió complacido por su comentario.

Samuel- Aprendí,  mi madre y Bárbara no nacieron para la cocina- Andrea cambió de expresión por un momento le dolió que allá mencionado a Bárbara a caso aún la quería?.

Andrea- Samuel tu amaste a Bárbara? - Samuel negó- Entonces porque te casaste con ella?.

Samuel suspiro - Conocí a Bárbara me pareció atractiva y pues seguía siendo un Inmaduro ya sabes empezamos a tener relaciones y en una de ellas quedó embarazada- lo miré sorprendida por un momento sentí una opresión en mi pecho que creí que no podría respirar- No podía dejar que ese bebé que no tenía culpa de mis actos se quedará sin una familia- Respiro profundo- Entonces me casé con ella mi madre estaba encantada con mi matrimonio y mi padre me apoyo - Cerré los ojos no me gustaba recordar aquellos momentos- Un día Bárbara tenía cinco meses de embarazo y sufrió un accidente al resbalar por las escaleras- Ví como sus ojos se humedecian- Yo estaba hablando por teléfono hasta que escuche sus quejidos la llevé al hospital pero allí el doctor confirmó que el bebé no había sobrevivido- mis lágrimas comenzaron a salir fue doloroso saber que mi hijo había muerto.

Sentía un gran nudo no podía respirar,  él estaba llorando por su hijo.  Todo en mi cabeza daba vueltas, por un momento me puse en su lugar si tan solo supiera que también esperaba un hijo suyo.  No sabía cómo reaccionar.



Flor Sanchez

Editado: 23.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar