Entre el amor y el odio

Capitulo 65: Samuel

Gabriel- Aún no podía asimilar lo que me acababa de confesar mi padre,  sabía que mi madre odiaba a Paula y todo pero no creí que hiciera cosas más allá de eso, era un monstruo me dolía el alma porque se trata del ser que me trajo a la vida pero también debía pagar todo el daño Ocasionado- Y que esperan? -espete furioso por no poder hacer nada - Que haga más daño? -mi mujer me cogió la mano ella igual estaba sorprendida por la confesión- Por su culpa sufrí por perder a Paula, no sólo eso también la amenazó con matar a su familia y ahora me entero que es una asesina no le importó el bebé sangre de su sangre que esperaba Andy ella sufrió por años trate años en sacarle la verdad de su alejamiento y no lo logré-aprete más mis puños- Y ahora ella está muerta esta vez no por su culpa, pero de alguna manera fue culpable de todo su sufrimiento y ahora también estuvo involucrada en la muerte de los padres de Andy hace años,  creen que deba seguir libre como si nada? -mi padre y Samuel negaron.

Ignacio- Gabriel hijo ya estamos cerca de tener todo para que pague queríamos informarte solo te pido un poco más de tiempo por favor-lo miré furioso.

Gabriel- Tiempo? -me levanté- No más tiempo ya basta y tu Samuel le darás el tiempo sabiendo que tu mujer perdió a tu hijo por su culpa? -Samuel me Miró y negó sus ojos lucían tristes.

Samuel- Lo se y que tarde me di cuenta ella me lo dijo y no le creí-cubri mi rostro con mis manos.

Gabriel- Entonces de que tiempo hablas papá? -lo encare indignado.

Ignacio suspiro no podía decirles la verdad a sus hijos aún no era conveniente Cecilia es peligrosa y no descansará hasta encontrarlos y terminar lo que no pudo hace años no se perdonaría si algo le llegase a pasar a Danilo y Andrea por su indiscreción. 

Ignacio- Por favor hijos un poco más, su madre debe ser arrestada y lo será, lo prometo.

Istanbul, Turquía

Miré la hora eran las nueve con nueve minutos seguro en Seattle ya eran las diez de la mañana y en Chicago las ocho ya que le llevamos nueve horas.

Cogí el sobre donde estaban las fotos de Samuel, en uno de los papeles estaba su número de teléfono,  cogí el teléfono de la casa tenía para llamadas internacionales marqué el número escuche los pitidos esperaba que me contestará.

Samuel- Estábamos Desayunando Estefanía lo había preparado se veía riquísimo le ayude a poner los platos mientras Gabriel ponía los vasos y el jugo.

Estefanía- Samuel- cogí su celular que estaba en la cocina ví el número no era de aquí-te llaman parece que el número no es de aquí-el lo cogió y se apartó ví que se iba hacia la Sala seguro era importante.

Un número internacional, frunci el ceño fui hasta la Sala para contestar.

Samuel- Bueno -escuche solo la respiración de la persona- Bueno-volvi a repetir.

Andrea- Tenía el corazón latiendo a mil escuchar su voz, simplemente mi voz no salía toqué mi vientre sintiendo el pequeño abultamiento que empezaba a sentir, escuchaba su respiración.

Samuel- Me molestaba que me llamaran para no responder no tenía paciencia para bromas - Bueno quién sea que eres no estoy para bromas-espete furioso.

Andrea-Lo noté molesto- Sam no cuelgues-dije queriendome morir había alzado la voz.

Samuel- Tenía que esta alucinando esa voz tan inigualable tenía que estar volviendome loco,  no podía ser ella, ví cuando enterraban su féretro- Maldita sea quién quiera que seas no juegues con la voz de mi mujer si tienes un simulador de voz quitalo y habla bien.

Andrea-Sentia mi alma en un hilo Seguro pensaría que se está volviendo loco para él y todos estoy muerta, de pronto la puerta se abrió y se escucho clara la voz de mi padre.

Danilo- Andrea que haces? -dijo mirándome, mis manos temblaban.

Samuel- Escuche de fondo la voz de un hombre "Andrea que haces"- Bueno sigues ahí? -escuche como colgaba la llamada.
Me fui a sentarme a comer sentía las piernas temblarme la impresión había sido muy fuerte ví como me miraban todos.

Estefanía- Samuel pasa algo? Te veo pálido-dijo preocupada y se levantó de la mesa cogió mi mano me llevó hasta mi asiento- Bebe un poco de jugó estas pálido.

Gabriel-Estas bien Samuel? -asenti después de beber un poco de jugo.

Samuel- Negué no estaba bien- No lo estoy Gabriel acaban de llamar a mi teléfono un número que ni siquiera es de este país al principio nadie hablaba pero iba a colgar y aparece la voz inigualable de mi brujita que no cuelgue -me miraron sorprendidos- No entiendo quién es tan malo para hacerme esa broma de mal gusto con la voz de mi mujer me quieren volver loco?.

Ignacio- Samuel pasame tu teléfono debo ver el número -dijo algo nervioso.

Se lo pasé Miró el número sorprendido.

Samuel- Conoces el número papá? -el negó.

Ignacio- Por supuesto que no-dijo tratando de sonar seguro- Opinó que tal vez fue eso alguién que te quería hacer sentir mal hijo, no le hagas caso.



Flor Sanchez

Editado: 23.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar