Entre la marea de sus mundos.

Capítulo 19.

Leer la nota del final, es importante.

***********************

En el desconocido.

Gaston.

Intenté bloquear el ataque inútilmente cruzando los brazos frente a mi rostro, como si aquello sirviera de algo para evitar el cometido de mi atacante. 

Este último ya ni siquiera me preocupaba, tantas veces había intentado protegerme fracasadamente que ya estaba empapado.

-¡Vamos! ¿Qué ocurre contigo? - Espetó furiosa Lilac, aunque la diversión en sus ojos no me pasó desapercibida, ella se estaba burlando - Es agua, no va a lastimarte.

-Lo sieeento, es que estoy cansado - Me queje como si de un niño pequeño se tratase.

-Si, bueno. No importa - Solté un bufido sonoro al saber que continuariamos con el entrenamiento, mi cuerpo ya estaba agotado - Intenta, esta vez, luchar y defenderte.      

Hacia unos dias el entrenamiento habia comenzado, a base de prueba y error logre controlar un poco la habilidad.

Ella me explicó que podía bloquear su ataque por medio de mi habilidad.Solo que aun no lo había logrado.

Lo hacía ver tan fácil, pero en realidad no lo era; lograr visualizar en tu mente lo que queres que el agua haga y luego hacerlo realidad en verdad era complicado. Algo que requería demasiada concentración.

Poniéndonos otra vez en posición de ataque, me prepare para recibir la ola que ella me lanzaba. Pensé en un muro frente a mi, solo que a diferencia de uno normal, este sería del agua proveniente de la fuente a nuestro lado. Así podría evitar su ataque.

Aunque ya lo había intentado muchas veces y había sido un fracaso total.

Sorprendentemente, esta vez funcionó, solo que no fue lo suficientemente resistente para bloquearlo del todo.

Fue un avance.

-El próximo entrenamiento no seré tan amable, así que espero que te esfuerces.

¿Acaso estaba siendo amable? Maldición, no me gustaría estar en su camino cuando se encuentre enojada.

En estos días incluso llegué a temer por mi vida.

Estaba ya por marcharme para regresar a casa de Adler, cuando Lilac me retuvo del brazo, gire y la observe confuso.

-Esta noche vendrá a cenar el gobernante de la nación del aire, tu y Elena están invitados. Quiero presentarlos - Estuve a punto de negarme, aquel no me parecía que fuera nuestro lugar - Ustedes son importantes para todos nosotros y él quiere conocerlos. - Agregó cuando me vió dudar.

-Bien...Le diré a Elena.

-¡Genial! No se preocupen por la vestimenta, se las haré llegar a casa de Adler.

Con un asentimiento de cabeza y una sonrisa ladeada le hice comprender que estaba de acuerdo y luego me gire para retomar mi camino.

Las calles estaban transcurridas, todos se veían alegres. Generalmente así se veían todos por aquí. Tan diferente a lo que es la tierra; un lugar lleno de maldad y desgracias.

Salude a algunas personas que encontré por el camino con una sonrisa en el rostro. No tenía porque no ser amable con ellos.

Al llegar, entre por la puerta principal y encontré a mi hermana y Adler recostados en el sofá, ella descansaba su cabeza en el pecho de él mientras que este la rodeaba con sus brazos.

Sonreían, hasta que me vieron llegar.

-Hola.

-Hola, ¿cómo te fue?- Adler preguntó con sincero interés, mientras que Elena solo se digno a mirarme de reojo.

-Bien, voy mejorando. Algunas veces creo que ella intenta matarme.

Pase una mano por mi cabello despeinandolo y observe a aquella persona que en tan poco tiempo se había convertido en una desconocida para mi.

-Lilac nos invitó a cenar hoy, quiere presentarnos a un gobernante. Dijo que enviará la ropa.

Ella me observó, asintió con la cabeza y volvió a hacer de cuenta que yo no estaba allí.

-Estaré en mi cuarto por si me necesitan…- Comencé a caminar al pasillo- Aunque dudo que lo hagan....- Dijo en un susurro al mirar hacia atrás y verlos tan cómodos y felices juntos.

Adler.

Gaston se marchó y nos dejó a solas. Elena volvió a apoyar su cabeza en mi pecho y yo comencé a acariciar su columna.

-Entonces… ¿Te emociona?

-¿Qué cosa?

-Conocer a un gobernante, cenar con dos gobernantes en su hogar…. Es el sueño de muchos.

-No - Dijo frunciendo el ceño - La verdad es que no, no es algo que me interese. Pero parece que a Gas le hace ilusión así que…

-Eres una buena hermana , lo sabes ¿no? - Pude ver la tristeza pasar por sus ojos, así que decidí continuar - Intenta hablar con él, arreglar las cosas.

-Si, se que debo hacerlo, solo que es difícil. No soy buena disculpándome.

-Solo dile lo que hay en tu corazón.

Se incorporó y me sonrió, dejando toda esa tristeza atrás. Sus dulces labios acariciaron los míos tiernamente, para luego devorarlos en un beso hambriento.

Cada vez que nos besabamos, sentía que estaba en las nubes. Era como si conociera el paraíso mismo e incluso cuando sentía sus manos acariciarme el cabello o las veces en las que me regalaba las sonrisas mas hermosas.

Me sentía afortunado.

Salí de mis pensamientos al oír la puerta ser golpeada, me levanté y la abrí encontrándome un guardia del reino con unas cajas blancas.

-Lo manda la gobernante - Dijo sin más para luego pasarmelas y marcharse sin mirar atrás.

Los trajes de esa noche, para los hermanos Lordanou, habían llegado.

********

Bien, se que la semana pasada no hubo actualización. Ultimamante estoy muy ocupada con mis clases y asuntos personales por lo que me cuesta lograr traer un capitulo cada semana. Asi que decidí que cada vez que no suba uno, lo recompensare en la proxima actualización con un maratón de los capitulos correspondientes. Por ende, hoy toca , ¿Quieren el capitulo hoy o mañana?



Violeta C

Editado: 23.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar