Entre plumas y papel

Capitulo 3: Desconocidos.

 

Axel que seguía parado frente a la puerta del apartamento de Camila pudo distinguir a esta silueta que se acercaba tambaleando como un sujeto de unos 24 años, corpulento de piel blanca  y mientras mas se acercaba mas daba la seguridad de que esta completamente envenenado por el alcohol.

-Solo Dios sabe lo que se esconde en esos débiles y borrachos corazones. -Dijo Axel mientras soltaba un pequeño suspiro.

Pero Axel no se había percatado de que este extraño se dirigía en dirección hacia donde el estaba parado y para el momento en que callo en cuenta de ello este desconocido ya estaba a solo escasos pasos de el, así que Axel un poco desconcertado decidió dar un par de pasos atrás pero nunca despegando los ojos de aquel sujeto, pero para asombro de Axel aquel extraño ignoro por competo su presencia, al parecer su propósito era llegar hasta la puerta de Camila.

-¡Camila! -Grito este extraño sujeto frente al apartamento de ella. -Te lo imploro por favor abre la puerta, he venido aquí borracho, melancólico y con el corazon roto, lo único que quiero es verte o aunque sea escuchar tu voz. -Decía este hombre embriagado mientras lagrimas bajaban por sus mejillas.

-Las palabras ebrias, son los más sobrios pensamientos. -Enuncio Axel mientras veía aquella escena.

Aunque Axel en ese instante estaba un poco confundido ya que no sabia con certeza que era lo que estaba pasando pero sabia que de alguna manera tendría que hacer que ese sujeto se fuera de ahí. En el momento en que Axel empezó a moverse en dirección a aquel extraño con la intención de arrastrarlo fuera del lugar pero su caminata se vio pausada cuando pudo apreciar como la puerta del piso de Camila se abrió de golpe.

-Lárgate de aquí, Necesitas una mujer que sepa quererte… Y esa no puedo ser yo.  -Dijo Camila mientras miraba con indiferencia a aquel extraño sujeto.

El sujeto que estaba parado frente a Camila de repente callo de rodillas se veía destrozado como si le hubieran dado una paliza, metafóricamente hablando.

-Lo veo en tus ojos, estás decepcionada, porque yo soy el tonto al que designaste tu corazón . Y lo hice pedazos, qué desastre hice con tu inocencia y no hay mujer en el mundo que merezca esto, pero aquí estoy de rodillas pidiendo una oportunidad más. -Expreso este sujeto mientras veía a Camila fijamente a los ojos.

-Apestas a alcohol, ademas ya tengo a alguien mas. -Respondió Camila que parecía no importarle nada de lo que le dijera aquel individuo.

Las lagrimas comenzaron a brotar de los ojos de ese sujeto como si de una cascada se tratase al mismo tiempo Axel al escuchar esas palabras sintió como su corazon se partía en dos, tenia emociones encontradas.

-¿Puedo saber al menos como se llama? -Pregunto este hombre con una voz afligida.

-Axel. -Replico Camila, girando su vista rápidamente hacia donde se encontraba parado Axel. -Ven aquí, amor. -Dijo Camila a la vez que lo tomaba de la mano.

En ese segundo la mente de Axel exploto, la confusión que tenia encima era enorme pero eso no le importaba ya que ahora mismo estaba sosteniendo la mano de Camila, su corazon no paraba de latir y trataba de disimular la sonrisa que inevitablemente se le escapaba.

-Entiendo... no tengo nada que hacer aquí entonces -Enuncio este individuo mientras se ponía de pie a la vez que le dirigía una mirada de aborrecimiento a Axel. 

-Bueno ya fuera de aquí, no te quiero volver a ver nunca, Bradd. -Manifestó Camila.

-Adiós. -Dijo Bradd mientras se alejaba de ellos dándoles la espalda.

En ese momento Camila y Axel ingresaron al apartamento rápidamente había muchas preguntas que contestar.

-Quieres explicarme ¿que fue todo eso? -Pregunto Axel.

-Lo siento, toma asiento si quieres te explicare todo. -Contesto Camila.

Mientras tanto en otro lugar....

-Oye Taylor ya es un poco tarde, no se cuanto tiempo llevamos caminando ¿y si mejor te llevo a casa?.  -Cuestiono Alejandro.

-¿Estas loco? la noche aun es joven, ven hay un lugar que te quiero mostrar, por favor -Respondió Taylor a la vez que hacia pucheros y miraba a los ojos a Alejandro.

-¿Como decirle que no a esa cara? esta bien, vamos. -Dijo Alejandro a la vez que Taylor se apoyaba en su brazo con una gran sonrisa en su rostro.



Estrafalario

Editado: 15.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar