Entre sangre y amor

Capitulo cuatro

Anastasia se paró rápidamente de su cama, solo había sido un sueño se tocó la cabeza con las dos manos, su celular sonó unos segundos después, ella se quejó unos instantes antes de agarrar el celular de la mesita de noche que estaba al lado de su cama.

Pudo ver en la pantalla con letras negras diciendo.

No cumpliste el trabajo te toca pagar todo lo que has ganado en estos años

Ella solo aventó el celular a la cama y se volvió a acostar tratando de conciliar el sueño otra vez, pero no pudo, se paró de la cama en dirección a la cocina.

Abrió el refrigerados saco un cubo de leche, lo destapó y lo dirigió a su boca para tomarlo, pero un sonido en su habitación la izo voltear y dejar el cubo de leche en la mesa.

Sus pies descalzos se movían como plumas sin hacer algún sonido, entro a su habitación, saltando a su cama para después acomodarse y agarraba el celular que seguía sonando escondido en las sabanas de color claro.

- Como que perdiste dinero de la empresa???

La voz del otro lado hablo antes de que ella pudiera decir algo.

La voz gruesa y fuerte como de un chico no mayor de 20 años la hizo rodar los ojos y después poner su dedo en el lugar donde decía "altavoz" sujeto su celular frente a ella y lo desbloqueo rápido para ver los mensajes.

- Lo pagare después no te preocupes

Dijo ella con una voz tranquila, casi casi se acababa de despertar y lo que menos quería era una plática con puros gritos he insultos.

- ese no es el problema sabes?

El suspiro y ella su mirada estaba perdida en aquella ventana con vistas a una avenida llena de carros.

Sostenía el celular con la mano izquierda mientras que la otra estaba Posada en el marco de la ventana.

La persona del otro lado de la línea se mantenía en silencio, no era el tipo de silencio incómodo si no que de alguna extraña manera era agradable.

La chica cerro sus ojos y se recargo en la ventana y dio un gran suspiro.

-Hablamos luego, sí?

Ella dijo lo más tranquila posible a lo cual volvió a abrir los ojos.

-yo me encargaré del chico junto con mi hermano y hablare con mi padre, espero que no te metas en aquello que dejaste, nos encargaremos.

Ella estaba a nada de replicarle lo que había dicho, pero antes de que pudiera hacer algo el colgó la llamada.

Al darse cuenta tiro de nuevo el celular a la cama quedado por segunda vez enterrado en las sabanas.

Ella miro por última vez la ventana antes de que se dirigiera a su closet.

Habría las dos puertas del clóset y mirando lo que contenía, agarró una chaqueta blanca y un short celeste, se lo puso lo más rápido que pudo, para después dirigiste al baño, tomar un cepillo de dientes amarillo, ponerle en un extremo pasta y dirigirlo hacia su boca, lo movía lentamente mientras se veía atentamente al espejo, escupió la pasta y enjuague su boca, se ató aquel cabello rubio en una coleta alta y salió del baño dirigiéndose a la puerta principal donde de un clavo que salía de la pared agarraba unas llaves, abría la puerta un poco rápido, salió después de haberla abierto la cerro y le hecho llave a la puerta.

Empezó a caminar por el pasillo hasta llegar al elevador donde apretó el botón del primer piso.

Noto que atrás de ella había otra chica la cual se veía preocupada.

~ y si llegue tarde y si me rechaza? ~

Eso hizo que no pudiera evitar soltar una pequeña risa, la cual dejó de nuevo un silencio en aquella pequeña caja rectangular.

Las puertas del elevador se volvieron a abrir en par y salió rápidamente de aquel edificio, no tenía tiempo de disfrutar del bello día el cual era un poco helado, se arrepintió unos momentos de haberse puesto un short en vez de un pantalón.

Camino rápidamente por las calles llenas de personas dirigiéndose a diferentes lugares con gran rapidez.

Pasaba por las personas como si evitara obstáculos, necesitaba llegar a tiempo al hospital.

Llegó más rápido de lo que esperaba, entró en él, la gente de un lado a otro, enfermeras con papeles en la mano o dirigiéndose a las habitaciones.

Su visita vagaba buscando algún lugar, de pronto quedó viendo un letrero pegado a una puerta color menta.

Solo personal autorizado

Sonrió y se dirigió a ese lugar, abría la puerta con cuidado y se encontró lockers grandes y diferentes bancos, al lado unos baños parecían más grande de lo que aparentaba por fuera.

Habría cada locker uno por uno buscando un uniforme, encontró uno saco el uniforme y fue directamente a cambiarse.

No le quedaba tan mal se puso una bata de doctor y salió de aquel lugar mientras se cubría con un cubrebocas azul celeste.

Su visita estaba concentrada enfrente que no noto a un doctor el cual chocó con ella haciendo que está casi cayera, pero el la sostuvo del brazo.

-Lo siento mucho

Dijo y se fue apresurado, ella quedó ahí sin saber que hacer su mente le jugaba una broma ahora no sabía qué hacer.

 

 

 

-Te amo.

Un chico de piel un poco bronceada agarro las manos de la chica solo tenían una mesa en medio de los dos, eso impedía que aquel chico le abrazara.



Dulce_vale

Editado: 17.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar