Eres mía

Capítulo 3

Alexandra Jeferson.

— Gracias Martín pero estás seguro, que es aquí dije mirando el inmenso bosque — ya era de semi-noche y daba un poco de miedo

— Si su hermano, debería estar llegando en este momento — dijo bajando mis maletas — ohhhh, mira hay está

Wow es, como un puto caballo auque papá es más grande se inclinó hasta quedar acostado supongo que me teng...

— Debe, subir en su espalda — sugirió

— Y mis maletas

— En tres minutos llegan los demás que llevarán, su equipaje Xandra — asentí Martín también era un hombre lobo y la razón por la cual respondía mis preguntas era por qué tenían una conexión de manada.

Aunque él no viva aquí, alguna vez fue uno de los mejores guerreros, pero con la muerte del Alpha  su hijo tomó el mando y Alex tomo el cargo de Beta de la manada.

Así que mi padre decidió dejar, la manada en busca de tranquilidad y Martín decidió ir con él.

Después de que dejarán de mirarse.

— Creo que debería atajarse señorita

— Que le dije hace....RCA DE LLAMARME SEÑORITA — Grite lo último para que me escuchará

[…]

— Y como has estado

— Podía estar mejor sí no hubiera chocado con la rama del árbol — respondí metiendo los tapones en mi nariz para que dejar de sangrar

— Creo que será mejor que te lleve a tu habitación, para que descanses enseguida te subo la cena— suspiro — lamento lo de tú  nariz, en fin Lía puedes acompañar a Alexandra a su recámara

Esta asintió con la cabeza, me hizo un seña para que la siguiera.

— Cuanto, tiempo te vas a quedar — pregunto tratando de establecer una conversación conmigo

— Me quedaré, hasta que termine las vacaciones

— ¡Genial! mañana regresa mi hermano y podemos pedir permiso la que te muestre el pueblo

—¿Permiso?, no podemos salir y ya —

— Es cierto, nunca te explicaron como se maneja la manada ¿Verdad? — negué con la cabeza— no importa mañana te lo explico, aquí espero que te guste

Abrí la puerta, era una  habitación muy grande pero no tenía tantos muebles. A mí nunca me gusto que los lugares en donde esté sea muy lleno de cosas, y por lo visto Alex todavía se acuerda

— Tú hermano, mando sacar la mayoría de las cosas, diciendo que te gustaba los espacios abiertos— ella suspiro — si necesitas algo has saberlo

— Esta bien

— Entonces, me retiro descansa

Me hacer que a la cama y me tiré boca para abajo

—¡MI JODIDA, NARIZ Y ME LLEVA LA MIERDA!  — me di rápidamente la vuelta y comencé a toquetear mi cara dando suaves masajes.

Sín, nada que hacer dispuse a cargar mi móvil ya que está no tenía batería. Me volví a acostar hasta que el sueño me venció y caí en brazos de Morfe

Ya mañana me daría un baño, total que de malo tiene no bañarse.



Anónima000_1

Editado: 15.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar