Eres mía

Capítulo 8

Alexandra Jeferson.

Me removi tratando de salir de entré las sábanas.

¡Un momento!

¿Las sábanas no respiran verdad?

Abrí los ojos de golpe, ví una cabeza encima de mis pechos y una mano en mi cadera.

Okey, las imágenes de ayer llegaron a mí

Trate de sacarlo lo más delicado posible, de encima pero me apretó más fuerte. Mi corazón comenzó a acelerarce cuando subió su cabeza hasta mi cuello .

Tranquila preciosa — susurró en mi oído, para luego dejar un beso y lamer mi cuello.

Levante la cabeza mirando al techo

Listo yo no soy yo si no la jodo ¿Verdad?

— ¡Tranquila se está cuando, se despiertas en tú habitación SOLA sin nadie encima tuyo! — dije/grité — ¡lamiendote como un perro!

Gruñó

Lobo, conejita— y lo que dijo a continuación si me dió escalofríos— me pones tan duro que quisiera tomarte aquí, mi pe...

Miré por primera vez su rostro

Jesús, María y José

Estaba como para darle y no hablo de comida

Pero sus ojos son ¿Negro?

¡ESTA POSEÍDO!

— ¡AAAAAAAAAA CRUZ, CRUZ QUE SE VALLA SATÁN Y VENGA JESÚS!— grité y empujarlo

Algunas veces me sorprendo, de donde mierda ¿saqué? fuerza para moverlo.

Y salí corriendo mirando atrás

Adivinen ¿que?

Choque contra la puerta

Me paré, rápidamente pero él endemoniado ya me tenía sujeta contra su pecho.

— Perdón bebé, Peter tomo el control— mi miró sus ojos estaban azules hermoso color, pero eso no quitaba el hecho de que me está ahogando.

—No puedo respirar — musite como pude. Me soltó y tomé aire

— ¡Que tengo que hace! — y ahora que le pasó —¡Necesitas respiración boca a boca!

—¿¡Que!? ¡No! — tapé su boca— ¡Aléjate de mí! Se que estoy buena pero tranquilo viejo

—¿¡Que!? ¡No soy tan viejo! — sacó mi mano, y su camiseta ¡khe zukulento!— estoy sexy si quieres, hago más ejercicio pero no me dejes

Definitivamente, eso de hacer ejercicio yo no lo diría ni al papa Francisco. Sí no me quiere con mi rollitos sexys pues pierdete

— Eres, mi mate ....— ¿mate?¡dijo! ¿mate?— ..... No te alejarías de mi ¿Verdad?

Un sicario, hombre lobo endemoniado

¿En qué mierda me metí?

— Eres, un asesino — palidecí

—¿Ehh? ¡No mate eres mi pareja! —se rascó la nuca — ¿Alex o tu padre no te explicaron nunca?

 

....

Pd: quién quiere maratón



Anónima000_1

#10848 en Fantasía
#4812 en Personajes sobrenaturales
#22974 en Novela romántica
#3897 en Chick lit

En el texto hay: posesivo, romance, hombre lobo

Editado: 15.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar