Eres MÍa Nena!!!!

CAPITULO 8

HOLA A TODOS... DISCULPEN POR TARDAR TANTO EN ACTUALIZAR.. LES AGRADEZCO A CADA UNO DE USTEDES QUE ESTAN COMPARTIENDO CONMIGO MI HISTORIA... ME GUSTARIA QUE COMENTEN PARA SABER QUE PIENSAN. GRACIAS!!!!

DANNA

Muevo mi cabeza momentáneamente en dirección a Liam y veo como el está contemplándome, cuando se da cuenta que lo estoy mirando sonríe y pone sus manos en mi cara, él es tan tierno….

Desearía tanto que este cuento de hadas no terminara y que este hechizo no desapareciera cuando volviéramos a la realidad y a la vida cotidiana.

−¿A dónde vamos a ir? –le pregunte mientras acariciaba su cabello y rosaba su labio inferior con mi dedo índice.

−Sé que no estás bien y seguro no tendrás ánimos de hablar, pero quiero que estés todo el día conmigo, los dos solos hablando, comiendo, besándonos… poder ver tus bellos ojos verdes, sentir que eres mía y yo tuyo. – Lo miré ruborizada por sus bellas palabras.

−Está bien soy toda tuya –le dije entre carcajadas, pero no me lleves a tu habitación por favor.

Estuvimos mucho tiempo en la carretera, íbamos muy entretenidos hablando o más bien el haciéndome reír con sus chistes malos.

−¿Falta mucho para que lleguemos? –le pregunte un poco impaciente y con ganas de estirar las piernas, pero aun sin saber a dónde me estaba llevando.

−Nos vamos a parar a comprar algunas cosas para comer y comprar unos bañadores.

Cuando el dijo bañadores lo mire con cara de incredulidad porque íbamos para la playa, ¡súper! Lugar que amaba. Nos paramos en un mall donde compramos cosas para comer y ropa de playa, Liam se volvió loco comprando cosas, bañadores, toallas, bloqueador solar y algo que no podía faltar… alcohol.

Alrededor de una hora después llegamos a lo que debía ser el mejor día entre ambos porque por fin estábamos solos, cogí nuestros teléfonos y los apagué para no ser interrumpidos. Voy a contarle a Liam lo que me paso y que sea lo que tenga que ser porque ese dios griego me gusta y mucho, por primera vez en mi vida un hombre me atrae tanto, quiero sentir que sus manos me toquen y que sus labios no me dejen de besar.

−Llegamos –me dijo con una mirada muy enigmática, –pero tenemos que caminar un poco para llegar donde está la playa, veras que valió la pena el largo viaje –Prosiguió diciendo.

Apago el coche y le dije que me diera un momento a solas para cambiarme de ropa y ponerme el bañador, me cambie y encima me puse un vestido de playa blanco amarrado al cuello, el decidió cambiarse en la playa, recogimos todas las cosas que nos íbamos a llevar y comenzó la aventura.

−¡Dios mío! No lo puedo creer… este lugar es hermoso, llegamos a un paraíso −corrí a darle un abrazo a Liam, estaba muy emocionada.

−Sabía que te iba a gustar –me dijo mientras me acariciaba la espalda – Gracias amor por este bello gesto –le dije dándole un cálido beso en las mejillas.

La playa era pequeña con arena muy blanca, estaba protegida del oleaje por enormes rocas a su alrededor que formaban una gran muralla, está localizada en la costa norte de la isla y es solo para nosotros porque no había nadie.

Nos sentamos en la arena encima de una gran manta color carne, no había un lugar para refugiarnos del sol, el comenzó a quitarse la camisa mangas largas color blanco, los zapatos color negros y las medias marrones oscuro, luego el pantalón negro por un rato se quedo en bóxer y franela blancos que tenia. Yo no dejaba de contemplar a ese Dios griego que tenía frente de mí, el me mira y se ríe, −¿que estará pensando esa cabecita bella? –me preguntó mientras me miraba fijamente, con una mirada muy picará y brillante.

−Solo estoy contemplando la belleza de mi novio. –Me sonríe.  

Liam se puso de pie quitándose la franela y poniéndose el bañador. –Vamos me dijo haciéndome señas con la mano indicándome el agua; me quite el vestido y nos fuimos a bañar. Cuando estuvimos ya en el agua me agarro por la cintura y tiro de mi hacia él, enrollé mis pies en su cintura y lo abracé por el cuello acariciando su cabello mojado, nuestras miradas se cruzaron por un largo rato; yo no podía dejar de mirar mis bellos labios, me tenían hipnotizada, instintivamente me mordía el labio inferir de deseo él hizo lo mismo.

Dándole riendas sueltas al deseo nos besamos con tanta pasión chupando mi lengua y mordisqueando mis labios que todo mi cuerpo se tenso y comencé a temblar entre sus brazos, el coloco sus manos en mi trasero y comenzó a besar mi cuello lentamente mientras mi respiración se estaba acelerando y sintiendo que mi cuerpo se estaba tensando.

−Te voy a besar por completo –Murmura con una sonrisa muy sexi, pero yo no puedo seguir, sueltos sus manos de mi cuerpo y retrocedo abruptamente hacia atrás.

−Liam necesitamos hablar, por favor –le pedí con la voz ronca y con un pavor horrible.

−Está bien Nena, pero ¿qué te pasa? –me pregunta mientras me sigue hacia afuera del agua.

−Danna ¿tú no quieres estar conmigo? ¿Por qué siempre que te beso te tensas y sales corriendo? 

−Tenemos que hablar muchas cosas de mí, la razón de porque yo actúo de esta forma cuando estamos besándonos.

−Hace poco que nos conocemos, pero siento que tu estas en mi vida desde hace años y te puedo decir que me enamore de ti a primera vista, tengo mucho miedo que mi sentimiento no sea correspondido al mismo ritmo, se que yo soy muy joven y que no se mucho de que es el amor, pero yo te di permiso para que te apoderaras de mi mente y mi corazón.



Liam23

#22915 en Novela romántica

En el texto hay: pasion, amor, amor primero

Editado: 30.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar