Eres MÍa Nena!!!!

CAPITULO 9

DANNA

Después de llevar a Liam a su casa y devolverle su celular me fui directo a casa, fue un día muy intenso y me sentía agotada. Encendí el celular y tenia varia llamadas perdidas de mi madre; seguro estaba preocupada por mi pequeña desaparición.

Todo estaba muy tranquilo cuando entre a casa, parte de mi familia estaban reunidos en la sala, salude a todos y me fui a mi habitación antes que comenzara la inquisidora de mi madre con preguntas, me puse el pijama y a dormir….

Cuando abrí mis ojos eran las once de la mañana y me sentía muy descansada y con mucha energía, revisé mi celular y había varias llamadas perdidas de Liam.

Me fui directo a tomarme una ducha corriendo para llamar a Liam, ya quería verlo, abrazarlo y besarlo… pensar en él me hacia estremecer todo mi cuerpo de una forma mágica y muy excitante, él tiene una magia ¡oh Dios! Mi Dios griego esta tan bueno y tan sexy.

Soy muy afortunada de tenerlo conmigo.

Estaba poniéndome mi ropa cuando llego Alina abordándome con muchas preguntas. ¿Donde estaba ayer? ¿Por qué me había desaparecido? y muchas más…. pero sabía que la curiosidad la estaba matando, cogí mis cosas y salí de la casa sin decir nada a nadie.

Llame a Liam para saber donde estaba e ir a su encuentro, me dijo que fuera a la casa porque quería decirme algo muy importante.

−Hola amor, ¿Cómo estás? –le pregunté a Liam con voz cálida

−Hola Nena, ¿puedes venir a casa de Dylan ahora?

−Sí, ¿sucede algo? porque vi varias llamadas perdidas tuyas en mi celular.

−No amor, solo ven

Conduje hasta la casa de Dylan y no les negare que me quede preocupada por el tono de su voz.

Cuando llegue a la casa entre y estaba en la sala Felipe y Thomas los cuales me indicaron que subiera a la habitación de Liam que estaba esperándome.

−Hola bebe –le dije dándole un tierno beso en la boca.

−Hola princesa –susurró mientras me indicaba que me sentara en la cama porque teníamos que hablar. Por un momento me sentí helada y pensando un sin número de cosas y todas eran malas.

−Nena, esta mañana hable con mi madre, mi padre está en terapia intensiva grave, anoche le dio un infarto. En dos horas vuelo a Seattle. –Sabía que nada bueno sucedía desde que hablé con él por teléfono porque su voz era de preocupación y parece que acerté en mi presentimiento.

−Amor lo siento mucho, sé que es muy difícil por lo que ahora estas pasando, pero ya verás que tu padre pronto estará bien.

−No sé cuánto tiempo estaré por lo que no volveré al país, sino que me iré a Republica Dominicana cuando mi padre mejore. Nos mantendremos hablando por teléfono, Thomas y Felipe se van a casa, los demás se quedarán por dos días más. ¿Cuándo ustedes se van?  

−No sé con exactitud, pero si te vas yo también me iré a casa. –me tomó entre sus brazos haciéndome sentir segura y amada.

Lo acompañé junto con Thomas al aeropuerto, no se había ido y ya sentía un vacio en el estomago enorme. Es tan difícil decir adiós o hasta luego.

−Amor mírame –me dijo tomando mi barbilla – tu eres la mujer que yo he buscado para toda la vida, tú me haces sentir completo y feliz… tu eres mía Nena… ya verás que los días pasaran rápido y mi padre mejorara y pronto estaremos de nuevo juntos.

−Te quiero en mi vida para siempre y estaré esperándote con ansias, cuando llegues escríbeme. Vuelve a mí. –le dije con los ojos llenos de lagrimas, era difícil despedirme de él.

Thomas se despidió, lo vimos alejarse y con él se iba mi corazón.

−Estarán juntos pronto –me dijo Thomas para animarme.

−Espero…

Agradecí a Thomas que me llevara a la casa, me fui a mi habitación llena de tristeza y melancolía porque algo dentro de mí me decía que iba a pasar mucho tiempo para volver a ver a Liam.

−Hola mi niña –decía mi madre mientras entraba a la habitación con una taza de té en las manos.

−Hola mami –la salude dándole un fuerte abrazo y parece que fue en automático como comenzó a salir lagrimas de mis ojos, estaba llorando desconsolada.

−¿Qué te sucede mi niña? –me preguntó prestando mucha atención a mis palabras.

−Mami me siento muy mal con la perdida de abuela y ahora Liam.

−¿Qué le paso a Liam? –indagó un poco angustiada.

−El se tuvo que ir a Seattle, su padre sufrió un infarto y está en terapia intensiva.

−Cariño, veras que él se va a mejorar y volverás a ver a Liam pronto. –me dijo dándome un cálido beso en la frente.

Me quede sola en la habitación sumida en mis pensamientos queriendo que las de la vida fueran más fáciles, ayer estábamos Liam y yo queriéndonos y disfrutando de un maravilloso día y hoy estoy aquí en mi habitación llena de tristeza porque él no está.

Escucho mi celular sonando, tengo un mensaje por whatsapp y es de mi Dios griego.

Nena llegue a Miami, estoy bien, cuando leas este mensaje escríbeme, por favor. Te extraño…



Liam23

#23042 en Novela romántica

En el texto hay: pasion, amor, amor primero

Editado: 30.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar