"Eres TÚ: Mi Verdadera Esencia De La Libertad"

V E I N T I O C H O

|C A P Í T U L O: V E I N T I O C H O|

Continuación...

¡Maldita sea! ¿¡Estaban por querer abusar de ti?!

Vamos que tenía que ser una puta broma... de muy mal gusto, por supuesto, pero al fin y al cabo: una broma. Sí, como si obligar a alguien a hacer ciertos actos sin su consentimiento fuera un juego que todos fueran haciendo con otros por ahí sin repercusiones... Lo que te estaban haciendo iba muy serio... y más cuando tus lágrimas me explicaron, todo lo que con las palabras no habrías podido decirme... Un sonido lastimero proveniente cuando apretaron tu agarre, fue lo que me hizo perder el poco control que me iba quedando...

Solo puedo ser consciente del momento en que mi cuerpo exigió moverse por inercia, yendo como un toro persiguiendo una bandera roja, solo que mi "bandera roja" no iba a poder zafarse de mi ataque, como lo hacían los toreros. No calculé el perímetro antes de abalanzarme haciendo que cayéramos al piso, que para nada amortiguó la caída que trajo consigo un estallido en seco. No lo medité, porque de hacerlo, me arrepentiría... Dejándole ver que era el debilucho que aparentaba por mi contextura, cuando no era así; también que le tenía miedo. Y en ese momento, podría tener de todo... menos esa emoción de la que frecuentemente era presa fácil. El miedo no era una opción cuando defenderte a ti era la prioridad que adoptaba; cuando lo único en lo que podía pensar era en darle su merecido a ese imbécil partiéndola toditita su madre, para que sintiera por sí mismo lo que es meterse con alguien mil veces peor a lo que él quería aparentar. Por la posición en la que estaba tenía una enorme ventaja, así que no pensaba desaprovecharla en lo más mínimo. Apretando el puño que me temblaba, no impidiendo que lo pusiera firme para atacar atestándoselo contra su maldita cara sin parar, resultándome adictiva aquella actividad de hacer, volviéndose un verdadero desafío dejarlo a medida que veía como solo se cubría a modo de defensa. Estaba dándole replay a los motivos con los que me alimentaba para no rendirme en mi travesía; para no desistir el manjar de golpes que quería propiciarle. Ni porque los nudillos empezaron arderme fui capaz de querer detenerme. Si eso derivaba en que me descompusiera la muñeca, quería que fuera por haberme pasado con todo el derecho (que constara). 

El maricón era él que se había atrevido a tanto excediendo los limites; el maricón era él que necesitaba de otros para llevar a cabo sus artimañas porque solo no podía; el maricón era él... no tú ni yo como nos quiso dejar ver delante de todos tratándonos tan despectivamente.

¡DÉJALOOO, DAVID! —gritabas llorando, pero eso hizo que me encendiera más. Ese hijo de su perra madre tenía que pagar por lo que había intentado hacerte y yo era quién estaba más que dispuesto a cobrárselo con todo e intereses.

No esperé que te acercaras intentando separarme por detrás, fue por eso que reaccioné tan brusco pensando que era el amigo de Pablo el que había intervenido, no pudiendo retener mi codo que con violencia se fue  hacia atrás haciendo que cayera en cuenta que eras tú por un quejido. ¡Maldición, precisamente tú! Mierda, era un grandísimo idiota, percatándome cuando fui testigo de que al parecerte había dado fuerte, porque tu instinto fue cubrirte la cara agachándote.

(continuará)

 

***

NOTA DE AUTOR: ¡Holaaa, mi clan lector de Booknet! ¡Klk Familia Metalera! ¿Qué tal, criaturitas mías? Espero que estén súper bien y  más que es ¡inicio de finde! *eso era divertido cuando no estábamos con una pandemia haciéndonos compañía, lo sé :(* Yo como siempre muy feliz, complacido pero, sobre todo, agradecido de tenerlos otro día más aquí conmigo acompañándome. Gracias por estar aquí hermosa personita.

No sabía si iba a actualizarles hoy a sinceridad (si estás leyendo esta nota es porque finalmente lo termine haciendo); sin embargo, encendí el ordenador y pues aquí estamos, gente, solo quería que lo supieran nada más. La razón es que a veces me pongo muy ansioso y no debería pero siento una extraña presión, de la que ustedes nunca tendrán la culpa sino el compromiso que tengo de actualizarles los días correspondientes (es de su conocimiento la dinámica con la que me manejo).

Como ya es tradición aquí, quiero agradecer a las tres personitas nuevas que se sumaron agregando esta historia a sus cálidas bibliotecas. Graciasss hermosas personitas por esta valiosa muestra a esta historia escrita con tanto amor. Espero seguirlas viendo por acá acompañándome hasta finalizar este viaje. Les mando un abrazotote virtual sin cobro como muestra de agradecimiento. Si quieren una mención, ¡que esperannn para hacerlo si es el caso! Ustedes saben que hago esto porque quiero, que no me están pagando nada, así que mi único pago es todo el apoyo que me quieran a ofrecer.  

En el otro cap. les iba a hacer una recomendación de una aplicación, sin embargo no sé qué pasó que cuando le di a publicar, pues la información que detallaba al respecto no se había guardado, lo cual me bajoneó; pero ya dejé de darle vueltas a eso porque no nos vamos a volver loco por cosas que pasan, porque no todo lo puedo manejar… Si se borró no pasa nada, porque se vuelve y se escribe y listo compai’. Bueno, dejando de enrollarme tanto (lo cual no es novedad en mí ustedes lo saben, gente) la app que les quiero recomendar es ‘El Libro Total’ ¿Y qué es el El Libro Total? *preguntaras con inquietud tú* Tranquilx, que para eso estoy yo acá para explicártelo con mucho gusto, personita. El Libro Total: es una app en la que puedes encontrar libros muyyy antiguos de nuestra literatura, es decir “clásicos”. Pero no lo que conocemos todos… sino una amplia gama de otros que si no lo viéramos, no sabríamos ni que han existido, por lo que se pueden ir imaginando...



Chico de Metal

Editado: 02.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar