Erín

capítulo 5

Capítulo 5  

Las luces de colores brillaban en el cuarto de Erin. Los tapices eras tristes y sombríos demasiado oscuros para una niña llena de luz. La habitación estaba en penumbras mientras la niña y el pequeño hada en su forma original estaban sentados en la cama jugando. 
Lorcán con su dedo mandaba Chispita de luces que hacían reír a la pequeña de modo tan natural que iluminó con un sol esplendoroso y brillante toda la ciudad de Galway.  


Lorcán trataba de mantener a Erin entretenida en lo que su nueva nana le traía el desayuno a la pequeña. Las luces de colores como fuegos artificiales iluminaban la habitación en un estallido de colores tan hermosos, que la pequeña niña saltaba en la cama de la alegría. 
Erín en un intento de imitar al pequeño hada que era su cuidador agitó su dedo cual varita mágica apuntando a los tapices de la habitación y estos se prendieron en un fuego abrasador, Erin y Lorcán se asustaron poniendo en sus rostros un gesto de horror sin siquiera poder pensar en ese desastre Erin dio un grito con toda la fuerza de sus pulmones en el momento en que la nana estaba abriendo la puerta. Al ver lo que sucedía la bandeja se le cayó al piso cubriendo su boca con sus manos en un gesto de horror que duró menos de un segundo. Levantó a la niña en sus brazos y salió de la habitación pidiendo ayuda a los gritos.  
Lorcán al ver entrar a la nana se escondió debajo de la cama sin dejar de mirar con horror la situación, Erín tenía más poderes de lo que cualquiera pudiera adivinar y ese descubrimiento solo reforzaba la idea de que era necesario cuidarla de todo y de todos. 
Bron que venía de entrenar con el resto de los guerreros, en el momento que escucho el grito de Erin seguido del de Alondra pidiendo ayuda corrió como alma que lleva el diablo hacía la habitación. Miro a la niña asustada en brazos de la nana e ingresó al cuarto quedando estupefacto ante la imagen que se revelaba. Todos los tapices se prendían fuego de forma aterradora el fuego se extendia por el largo de los taces arrasando con ellos , pero solo eso estaba encendido y poco a poco a medida que los tapices se iban consumiendo el fuego se iba apagando como si los muebles de madera o la ropa o la misma cama no le interesara lo más mínimo como si para ese fuego en particular el resto del mobiliario no sirviera solo los tapices estaban siendo destruidos,  y de ellos solo quedaban apenas cenizas. Achico los ojos y se dio vuelta mirando a Erin. Está bajo la cabeza y le dijo en tono suave 
- Perdón papá. Sólo quería jugar con las luces de colores,. Fue sin querer. levanto la vista hacia el gigante y con una sonrisa agrego  
-   Pero igual esos tapices eran horribles. 
La niña lo miro a los ojos y pestañeo. A Bron se le pasó todo el  enojo en cuanto la escucho decirle papá y por un momento viajo en el tiempo hasta uno donde su hija vivía y corría a abrazarlo cuando el llegaba a casa. Volvió a mirar a la habitación y el fuego se había extinguido dejando solo cenizas de los tapices quemados que flotaban en el aire tranquilamente. Se acercó a la pequeña y le estiró los brazos, ella saltó a los brazos de Bron con una sonrisa de felicidad. 
- Estas bien pequeña te has lastimado? 
- No papá  
- Bueno, pues mientras alondra limpia este desastre nosotros iremos a comprar unos tapices nuevos al pueblo, que te parece? 
- Siiiíi grito la niña con felicidad 
Alondra ingresó a la habitación dispuesta a comenzar a limpiar pero completamente aturdida con lo que había pasado. No entendía como se habían apagado por si solos creía que todo iba a terminar hecho cenizas.  
Lorcán aprovechó una distracción y salió de su escondite ya que en el barullo creado por el fuego no llego a esconderse con Erin antes de que la nana la saque. Salió volando por el pasillo sin darse cuenta que por el otro extremo venia caminando Rory que se quedó pasmado mirando al hada que se escondía entre el cabello de Erín.   
La gente en la calle se preguntaba por las frutas que no dejaban de aparecer, mientras el rey cantaba de alegría y hacía planes con la pequeña bruja, en su mente ya se imaginaba casándola con Rory y reclamando el trono de Irlanda del Norte por derecho de nacimiento ya que al día de hoy la bruja fue la única mujer capaz de darle un hijo. Ese viejo desgraciado las violentaba hasta que no aguantaban más y las mataba. Le preocupaba sobre manera la nueva locura de Ruaidri por lo que estaba meditando con sus consejeros de guerra la posibilidad de mandar una comitiva para matar a la nueva bruja. Seguro que si es tan mala como para Matar a niñas pequeñas porque si, matándola le haría un favor al Reino. Ya había mandado a llamar a todo el Consejo para preparar el proceder. 
Lo que era seguro es que haría que Rory se case con Erín y unificarían los reinos. 
Rory corrió tras Bron que en ese momento salía con  la pequeña en brazos, Luke  había ido a su cabaña a buscar sus pertenencias ya que ahora viviría en el castillo junto a la habitación de Erin pero del otro lado al de Bron, por lo que no sabría de lo ocurrido hasta que volviera. 
- Bron. Grito el pequeño Rory mientras el gigante se daba la vuelta con la pequeña en brazos.  
- Rory estábamos yendo al pueblo a buscar unos tapices. No me preguntes como hizo pero esta pequeña traviesa los prendió fuego, fue algo en verdad tan maravilloso como aterrador. Aunque me preocupa mucho la fuerza de los poderes que está demostrando tener.  
- Puedo acompañarlos? Ya termine de entrenar y estoy aburrido, aparte me encanta pasar tiempo con esta belleza. Le guiño un ojo a Erín mientras le revolvía el pelo tratando de dar con el hada sin que se den cuenta 
- Por supuesto príncipe de paso me ayudas con este sol, me da miedo que prenda fuego el puesto de tapices si no le gusta ninguno de los que hay.  
Las risas se escuchaban mientras los tres caminaban hacia la salida del castillo le hacían bromas a la niña por su acto incendiario. Antes de llegar a salir se cruzaron con el rey quien venía caminando en dirección contraria. Se acerco a ellos con una sonrisa en los labios y le estiro los brazos a Erín para alzarla. Ella no tan feliz como con Bron se dejo hacer  
- Pero miren quien está aquí. Le dijo mientras le hacía cosquillas con la nariz 
- Y a donde es que van tan hermosa niña con dos guerreros tan fuertes? 
- Nos vamos a comprar tapices para su habitación. Contesto Bron un tanto serio y completamente confundido por la reacción del rey quien nunca había sido demasiado afectuoso, sobre todo desde que su esposa murió. 
- Bron por favor si van a bajar al pueblo lleva algunos hombres más para cuidarla, no sabemos si hay algún forastero del norte en busca de niñas que robar. 
- Si señor. Contesto Bron ya no tan contento al recordar lo ocurrido la noche antes de llegar.  
- Yo iré por ellos si no le molesta señor. Rory se ofreció 
- Por supuesto hijo, no hagas a la damita esperar. Mientras Rory salió corriendo el rey pregunto 
- Porque van a comprar tapices, los de la habitación tenían algún problema? 
- Pues solo que de algún modo un tanto caliente estos ya no existen. 
El rey puso cara de confusión sin entender el chiste 
- La niña los prendió fuego queriendo hacer luces. La cara d asombro del rey hizo reír a Bron, seguramente el puso la misma cara´. 
- Ho ella puede manejar el fuego? 
- En realidad no sabemos de lo que es capaz. Solo sabemos lo del clima según su estado de ánimo, las frutas que aparecen a donde vaya 
- Si la gente no deja de hablar y agradecer a dios por el milagro, esperemos que nadie se entere de que es la niña quien lo hace.  
En lo que Bron y Erín hablaban con el rey, Rory llego con cuatro de sus mejores hombres para escoltar a su bruja favorita, según el pensaba.  
Salieron caminando al  mercado donde todos tenían sus puestos 
- Con que piensas pagar los tapices?. No has traido nada 
- Tu padre me dijo que los pagaría el, asi que solo buscaremos alguno que le agrade a Erín. 
- No me lo esperaba. Tu si que le gustas preciosa jamás lo había visto cargar a ningún niño 
- El quiere qué cuando seamos grandes tu y yo nos casemos. Dijo como si nada 
Ambos hombres se quedaron helados ante tal declaración 
- El te lo dijo? Pregunto Rory no pudiendo creer lo que la niña decía. 
- Lo vi anoche. Aquí. Dijo señalándose la cabeza 
Ninguno dijo nada y aunque a Bron no le asombraba se sentía molesto por lo que el rey pretendía hacer con la niña y entendió del porque del supuesto cariño del rey.  
- Y tú qué piensas de eso? Le pregunto Rory aun un poco aturdido  
- Pues debemos salvar la tierra y el árbol me dijo que para eso debía casarme con el príncipe y gobernar juntos de modo justo. 
Ambos hombres se quedaron helados ante la revelación de la pequeña quedándose si se puede un poco mas enamorados de ella.  
Luke llego al palacio un rato después de buscar sus cosas traía en una bolsa toda su ropa. El resto de sus cosas las dejo en la cabaña pues en el Palacio no necesitaría nada mas, cuando iba caminando por el pasillo a la que sería su habitación vio a una muchacha limpiando lo que parecían cenizas en el cuarto de Erín y al  acercarse más le llamo la atención lo iluminado del cuarto y las paredes vacías.  
- Que sucedió en este lugar.  
Alondra dándose el susto de su vida se quedó petrificada viendo en el lugar al dueño de sus fantasías desde hacía mucho tiempo y se quedó embobada mirándolo. Sus pensamientos aletargados por los nervios de su presencia la hicieron quedarse muda y con la boca abierta mirando a aquel muchacho que siempre le robaba suspiros. Su cabello entre Rubio y colorado según la luz que el sol le refleje y esos ojos celestes que son el reflejo del punto justo donde el cielo se une al mar, su quijada ángulosa y la espalda ancha y musculosa arriba pero estrecha en su cintura hacía que se perdiera en si misma 
A Luke se le plantó una sonrisa en la cara al ver la expresión soñadora de la muchacha al mirarlo y decidió jugar con ella un rato  
- Acaso no tienes lengua niña, te pregunte que había pasado en este lugar 
Alondra saliendo de su aturdimiento a fuerza de voluntad se sintió furiosa por la forma de hablarle y en tono firme pero aún sin poder ocultar sus sentimientos contestó 
- La niña Erín prendió fuego los tapices 
- Como dices? Le pregunto Luke acercándose 
- Lo que escucha señor. Fui a buscar su desayuno y cuando llegue los tapices ardían. 
- Donde está Erín? Luke muerto de preocupación por la pequeña se acercó a alondra intimidante 
- Dije que donde está Erín. El tono frío de Luke obligó a la joven a contestar 
- El señor Bron la  llevo a comprar tapices nuevos. 
Luke se dio la vuelta más tranquilo pero a paso seguro se marchó hacía el mercado para ver que la pequeña estuviera bien y si tenía un solo rasguño le sacaría la piel a tiras a la nana.  
- Bron. Crees que sea cierto lo que dijo de mi padre.  
- Seguro que si. Es más poderosa de lo que nos imaginamos. Aparte si te casas con la única heredera de Irlanda del Norte pues se unificarían los reinos ya que su hijo heredaría todo. 
- Y si no la quisiera? O amara a alguien más? Incluso ella podría amar a alguien más 
- Ella sabe lo que tiene que hacer. Un rey primero es rey y Luego hombre. 
Rory miro a la pequeña que estaba mirando los tapices del puesto sin ser para nada consciente de lo que a Rory le pasaba por la cabeza con su revelación. El la veía como un hermano mayor no era tonto ya más se una de siervas se le había insinuado, una le había robado un beso era consiente del deseo. Erín sólo le provocaba ternura y mucho cariño.  
Luke los alcanzó cuando la niña elegía un tapiz claro y muy hermoso. La alzó y dándola vueltas en el aire le decís 
- Pequeña sabandija.  Como has hecho para incendiar tu cuarto? 
- Estábamos jugando y yo también quería hacer luces de colores pero se prendió fuego. Bron achico los ojos 
- Con quien jugabas pequeña. Erin se dio cuenta de su error muy tarde pero no dijo una palabra más  
- Seguro que fue con el hada que lleva en el canelo escondida 
Luke la bajo  al piso mientras la inspeccionaba moviéndose el pelo hasta que encontró a Lorcán. El hadita se puso frente a los ojos de Luke enojado por ser descubierto 
- Ho por dios te has robado un hada del bosque. Le dijo a Erin mientras la miraba espantado 
- Desde cuando está contigo? Hablo Bron  
- La reina hada lo asignó como mi custodia.  
- Pero si nos tienes a nosotros. Exclamó enojado Rory  
- El me salvo en la taberna antes de llegar 
- Y vive en tu pelo? 
- Más o menos cuando nos quedamos solos jugamos mucho. 
Todos miraron asombrados al hada pero en la cara de Rory se reflejaba la molestia porque no confiaban en el para cuidarla. 

 
 



tatipolo

#17564 en Novela romántica
#8385 en Fantasía

En el texto hay: fantasia celos romance amor

Editado: 04.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar