Esto es guerra, querido vecino

12. Pecas

—Imposible —me miro incredulo, paso sus manos por su frente para luego mirar a Tyler para pasar nuevamente a mi —pero si tu lo odias, es ilógico pensar que alguien puede tener una relación con alguien que aborrece.

Aunque quisiera negarlo tenia razon, Tyler Stone puede calificarse como una persona de mi lista negra, una persona que me cae muy mal; ya de por si este papel es bastante dificil como para que Noa me lo repita una y otra vez —. Exacto —mis ojos se posicionaron en Stone quien me miraba como diciendo "que estas haciendo idiota", y como negarlo, disfrute esa reaccion de panico —lo odiaba; pero ya no, ahora el y yo estamos...

—Estamos mas que bien —completo por mi.

Noa aun incredulo me miro por ultima vez mientras se ponia su camisa deportiva —aun no puedo creer que estes haciendo todo esto Kelsie, crei que te valorabas un poquito... pero por lo que veo no. Te aconsejo solo una cosa, que te valores un poco mas.

—¡Ah pero mira quien me esta dando consejos! —dije con falsa amabilidad —no idiota, no necesito tus consejos.

Lo que menos me importaba era el estupido partido, no me interesaba en lo absoluto cual de esos dos ganaria. Me apoye sobre el hombro de Becca mientras mis ojos se veian cansados y algo somnolientos —¿sabes? Este es el momento en que tu frio corazon se quiebra y nos dices la verdad.

—Este es el momento en que mueves tu sucia boca y nos cuentas ¿porque diablos besaste a Tyler? —claramente Jack tenia una manera mucho mas poco elegante de referirse a ciertas cosas.

—Creo que ya les deje bastante clara la razon.

—No te creemos —harta de ambos me levante de alli, esta situacion era insoportable, tener que fingir intereses en un juego que no me importaba en lo mas minimo, tener que besar a mi peor enemigo y de paso soportar a este par. Realmente no me sorprendería si terminaba por explotar. Total el juego estaba tan solo a pocos minutos de terminar. Le di una ultima mirada a Noa y Stone mientras mi hermana ensallaba sus tipicas coreagrafias con sus amigas la porristas.

Sin un rumbo aparente me sente justo afuera de la cancha frente al estacionamiento. Un mensaje de Sara no tardo mucho en llegar.

Sara: Donde estas? Estaba por buscarte para decirte que si vas a casa no me esperes

No podia importarme menos.

Bien. Solo te dire que no te molestes en venir, no quiero despertar en medio de la madrugada y mirar como vienes hecha un desatre y vomitando toda mi sala.

Sara: Estare en la fiesta.

¡Espera! ¿cual fiesta?

Sara: Felicidades Tyler esta bueno, yo que tu iria a esa fiesta. No valla ser que una chica como yo termine enrrollandose... seria una lastima

¿soy yo o esta insinuando que...? —No estaras pensando en cogertelo ¿verdad? —no es como que si me importara solo que... ya bastaba con lo de Noa como para que quisiera humillarme con el. Era cuestión de orgullo.

Sara: No se, depende como se de la noche

Estaba a punto de contestarle de una manera indiferente hasta que alguien arrebato mi celular. Con una sonrisa malvada clavo su mirada en la pantalla para luego pasar a mi. —No me digas que estas celosa conejito —no, eso nunca —ya les deje claro a todas estas chicas que soy solo para ti —me sorprendi por sus burlescas palabras.

—No te ilusiones amigo. —los celos estaban muy lejos de toda esa situacion —solo devuelveme ese telefono y cumple de una vez tu parte del trato.

—Todo eso fue un fiasco, terminamos empatados —eso solo significaba una cosa: otro partido para definir el ganador ¿que podria empeorar ahora mi pesadilla?

No bastaron ni un par de segundos para que mi pesadilla viniera por partida triple, literalmente triple, porque aparecieron de la nada sus dos amigos igual de egocentricos y pesados Black y Dustin. Tuve que dar un paso hacia atras tratando de huir de la situación pero inmediatamente me di cuenta que me veria ridicula.

—Pero mira que tenemos aqui —su alto amigo moreno poso sus dos manos en mis mejillas tal como lo hacen las abuelitas con sus nietos —si es la buena señorita loca de las listas. —no me molesto, mas bien ya estaba acostumbrada a ese apodo. Como pude me solte de su agarre y acaricie mis adoloridas mejillas.

—Corre lo mas rapido que puedas pecas, no me gustaria ver tu inocencia perverida por este lobo —. Mis mejillas se tornaron rojas al ver la cara divertida de los tres.

Si creian que podrian intimidarme con sus tonterias estaban muy equivocados, lo ultimo que queria era pasar por la tipica niña buena —¿quien te asegura que soy inocente?

Dustin y Black rieron por mis palabras mientras estrujaban una y mil veces a Tyler —no dejas de sorprendernos pecas, eso me gusta.

—¿Podrias dejar de llamarme pecas? —inquiri en la ultima frase con notable molestia.

—No, pecas.

—Cuidado Dustin, no valla ser que la chica con cara de niña buena termine rompiendote los dientes.

—No te sorprenda que te los rompa a ti tambien —no parecian tomarse enserio la situacion. Parecia ser la nueva diversion de los amigos de Tyler.

Estaba por decirle su par de cosas mas pero el grito de Becca llamo nuestras atenciones, bajaba las escaleras mientras me hacia señas con las manos —¿iras? —pregunto cuando ya estaba lo bastante cerca —a la fiesta —aclaro.

—No lo se.

—Deberias ir pecas, de paso me presentas a tu amiga.

Se separo lo suficiente mientras lo fulminaba con la mirada —contigo ni a la esquina amigo.

—Auch eso dolio preciosa —contesto poniendo su mano sobre su pecho con falso dolor. Lo siguiente que vi fue a Noa desde lejos subiendose en su auto junto a un par de amigos a lo que deduje la fiesta.

Debia admitirlo, ver la cara de menso de Noa al recibir esa falsa noticia me habia divertido —conejito ira ¿verdad linda?

—No te queda Tyler —le dije refiriéndome a la ultima palabra.



Natalia Moreno

#258 en Otros
#79 en Humor
#115 en Joven Adulto

En el texto hay: novelajuvenil, comedia romantica, vecinos

Editado: 05.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar