Esto es guerra, querido vecino

43. Me siento tan sucia

Luego de salir del édificio no había encontrado otra opción más  que sentarme en una de las bancas de un parque un tanto alejado.

Las madres con sus hijos empezaban a verme raro, había estado sentada ahí por más de tres horas pensando que iba a hacer.

Tenía mas de 30 llamadas de Tyler y eso ya me tenía harta.

Escuché otro tono de mi celular y cuando estaba dispuesta a colgar por milésima vez, vi de quién se trataba.

—¿Halen? —en la otra línea se escuchó un pequeño quejido que afirmaba.

—Asi es. ¡Kelsie! Tyler me llamó, me preguntó si tu estabas conmigo. Se veía preocupado —puse mis ojos en blanco.

Al parecer para que las personas empiecen a preocuparse por ti, debes tratarlos mal. Vaya ley de la vida confusa... 

—Ni siquiera me hables de el —pause para cerrar el cierre de mi maleta, las listas se alcanzaban a ver junto con los cuadernos y un par de exámenes —en resumidas cuentas... es un grandísimo idiota.

Escuché una pequeña risita de su parte —dime algo que yo no sepa. —asenti. Sentí un dolor intenso en mi estomago.

Claro, no había desayunado en la mañana para no llegar tardé y luego al salir de la escuela no había comido puesto que no había tenido tiempo de llegar a casa luego del incidente con Noa y Sara.

—¿Dónde estas?

Miré el panorama, y me encogi de hombros. Las madres apoyaban a sus hijos mientras estos practicaban con la pelota.

—En un parque —contesté sin mas.

—¡¿En un parque?! —chillo sorprendida —¿que diablos haces en un parque a las cuatro de la tarde?

¿YA ERAN LA CUATRO DE LA TARDE? con razón empezaba a tener hambre.

—Larga historia.

Pude percibir su tono de desaprobación —¿porque no vienes a mi casa? Debes estar muerta de hambre, además todos estamos preocupados. Kelsie te pueden secuestrar, o violar o vender tus órganos...

—Bien... —digo con naturalidad —aunque eso de que vengan y vendan mis órganos en el parque es medio exagerado.

Ella solo se ríe y yo niego.

¿Ir a casa de Halen? Que mas podría perder...

.

.

.

.

Toco el timbre un par de veces hasta que ella me abre con una sonrisa. Me mira de pies a cabeza, y su cara se descompone totalmente.

—Kelsie, diablos, te ves terrible.

—Estoy muy bien... gracias por preguntar —digo con sarcasmo. Me desabrocho la corbata del uniforme mientras paso, y ella solo se ríe.

—¿Que te paso? Parece que alguien te hubiera...

—Ya se que parezco un desastre —la calló—no me lo repitas—le advierto. Mientras camino por el pasillo y me abro paso a la sala. Miró por todos lados y la casa esta totalmente callada —¿hay alguien? —me giró en su dirección y ella niega.

—Nah, mi papás se la pasan trabajando, apenas si los veo una vez por semana y con suerte.

Yo sonrió —bueno pues ya somos dos.

Ella asiente —no solo dos, lo mismo pasa con Tyler, con Dustin y Blake solo con su mamá —dando a entender que el padre no esta presente en la vida de él.

Me siento en el sillón, y ella va a la cocina.

No pasa mucho tiempo cuando viene con una bandeja en las manos. —No es la mejor comida del mundo pero... esperó que te guste... —se muerde el labio.

Asiento. Tomó la cuchara y la sumerjo en una clase de sopa de un color amarillo, tiene pedacitos de pequeñas verduras. Abro los ojos de par en par.

Ella se sienta frente a mí y se alarma abriendo con fuerza sus manos —¡¡¿que paso?!! ¿esta muy fea? O ¿muy caliente? Demonios debí darte otra cosa.

—¿Bromeas?—ella frunce el ceño  —esto es delicioso —al mismo tiempo mis mano toman un rollito relleno de queso y algo más... y es aún mas delicioso. Levantó la mirada y ella me mira burlona —¿que es?

Señala la sopa —crema de calabaza al curry y esto —sus ojos pasan al rollito que tengo a gustó entre mis manos —tacos de pollo y queso al horno. Tengo ascendencia italiana y mexicana por lo que se algo de ambas culturas.

Meto otro bocado a mi boca.

Entonces de pronto su cara se pone sería. Y trago saliva porque se a donde viene todo esto.

—Kelsie, ¿porque.... —se muerde el labio, al parecer no muy segura de si seguir con su pregunta. Pero finalmente continúa —¿porque Tyler esta tan preocupado por ti? Jamás lo había visto asi, al principio pensé que solo exagerada pero cuando me enteré que estabas en ese parqué y a esas horas yo tomé todo mucho mas enserio.

Mi rostro se torna serio al instante. —Verás —Halen se hecha sobre su almohada —Tyler hoy me trató muy mal, para empeorar el asunto el estaba, con esa chica... Ross—abre los ojos de par en par.

 —¿Ross? —asiento mientras me limpió los labios.

—¡Tenía marcas! —ella abre los ojos aún mas sorprendida —me dijo que ya sabes... no había tenido sexo, pero el es un maldito mentiroso.

—Diablos... —ella se queda callada y piensa —lo siento Kelsie. Si fuera un desconocido te aseguro que estaría diciendo cosas horribles sobre el, hasta te ayudaría a planear su asesinato —ríe, y yo no puedo evitar hacer lo mismo por lo que acaba de decir —pero, aún que sea un idiota, es mi amigo... 

—Lo entiendo —le sonrió, a la vez ella hunde su rostro entre sus rodillas.

No supe en que momento las lágrimas empezaron a caer, hasta que los pulgares de Halen calleron en mis mejillas.

—Oh cariño —finalmente se acerca y sus mano pasan alrededor de mis brazos —Tyler es amigo mio, pero tu también lo eres, y lo que menos quiero es que cualquiera de los dos se hagan daño.

Me apartó, y agradezco su preocupación. —Pero no solo paso eso...

Me mira extrañada. Sus ojos verdes me miran con sorpresa.

—Encontré a Noa y a Sara, en el sillón, en mi casa —suspire cansada —estaban a punto de tener sexo y además me enteré que Sara esta embarazada de el —su cara parece indicar no creerlo —y como si eso no fuera suficiente Noa quiere deshacerse de ella.

—Mierda, ¿Sara embarazada? Eso si que no me lo esperaba. A decir verdad Noa es un hijo de puta, siempre lo supe. 



Natalia Moreno

#248 en Otros
#79 en Humor
#114 en Joven Adulto

En el texto hay: novelajuvenil, comedia romantica, vecinos

Editado: 05.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar