FÉmina

Magdalena

¿Dónde escuchó que está permitido que una dama salga por las noches? Es un hecho que lo pidió a gritos por llevar un vestido, porque provocó a esa bestia.

No debe estar asustada, ni llorando como intento para tranquilizarse, para que las lágrimas calmen la rabia que le quema.

Es válido que su resistencia y voluntad estén deshechas, ve mutilada su integridad.

Siente varias embestidas, el tiempo parece correr tan lento, prolongando su sufrimiento.

Y cuando él queda satisfecho no se molesta en mirar atrás, no se percata de que la ha dejado en ruinas.

Pero ella se lo buscó.



GailGodoy

#14997 en Otros
#5236 en Relatos cortos
#1490 en No ficción

En el texto hay: realidad, estilopoetico, perspectivafemenina

Editado: 03.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar