FÉmina

Lidia

A ella no la quieren.

Nada sabe sobre amor, pudor ni decencia.

Su voz cálida esconde un alma devastada.

Tiene aroma a promesas rotas y sueños abandonados.

Fue destrozada física y emocionalmente.

Renunció a su vida, familia y felicidad.

Sus grilletes están fabricados a base de centavos.

Su martirio abarca sexo y alcohol.

Ella no siente placer, solo miseria.

Y anda sin rumbo en un laberinto sin salida.

Sin saber nada de ella, porque todo lo que siempre quiso ser ya no lo fue.

Y la única culpable de su desgracia es la necesidad.



GailGodoy

#15080 en Otros
#5271 en Relatos cortos
#1492 en No ficción

En el texto hay: realidad, estilopoetico, perspectivafemenina

Editado: 03.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar