Friendzone voluntario.

Quinto capitulo

QUINTO CAPÍTULO
Mi rutina de diario, levantarme y hacer todo lo que siempre hago antes de salir a la escuela. Saliendo de mi casa coincido con Lay el también Hiba saliendo, nuestras miradas se cruzaron y el latido tranquilo volvió a salir. El solo alsa su mano y me saludo hago lo mismo y camino hacia mi coche, salgo yo primero y después el. Tal y como el dijo en el trató, fingiremos que ninguno de los dos sabe del tema y continuaremos como lo habíamos echo días antes, ambos nos ignoramos en público. 
Al llegar a la escuela estacionó mi coche y voy hacia mi clase. Hoy me toca literatura, no es una de mis favoritas sin embargo lo soporto. 
- Bueno, el día de hoy analizaremos un libro recomendado por una de sus compañera, quien no diré nombre para evitar sus abucheros, el libro se llama "La selección" ¿alguien alguna vez escucho de este libro?.- El maestro Héctor intenta que nos adentremos a la literatura de alguna o otra forma pero casi nunca lo consigue.- Señorita Brow ¿Alguna vez escucho de este libro?
- Si.- Alguna vez lo leí en la primaria.
- Muy bien, nos puede comentar de qué trata a grandes rasgos.- La cara de ilucion en mi maestro me daba un poco de pena.
- A grandes rasgos trata sobre cómo tú futuro está determinado por el tipo de familia que tienes, y que aveces lo que tú quieras no importa por qué tú futuro está marcado.- Respondo con voz aburrida.
- ¿Y usted qué opina? ¿Cree que es cierto?.- Dice mi maestro para que participe pero lo que menos quieria era participar.
- Yo opino que es algo controversial, si tiene que ver mucho en dónde naces pero tú puedes cambiar tu futuro por qué es tuyo.- El resopló de Lay hace llamar la atención del maestro.
- Señor Worg ¿Algo que quiera aportar a la clase?.- Dice mi maestro hacia la dirección de Lay.
- Si, solo un poco. Solo que escuchar que tú puedas hacer lo que quieras con tu futuro sin importar tu familia es difícil, a veces simplemente tu destino está marcado por esa mancha ya sea por pertenecer a una familia rica o pobre.- Lay sigue hablando mientras sigue mirando su cuderno y sin voltiar hacia donde estaba yo.
- Entonces ¿Quiere decir que la afirmación de su compañera es incorrecta?.- 
- Si, solo un poco, tal vez puedas cambiar tu futuro pero siempre tienes que vivir con la mancha de tu pasado, son cosas que no se pueden borrar, es por...
Lo interumpir y alzó la voz.- Yo no digo que se pueda borrar tu pasado tienes que aprender a vivir con el, pero tú decides si quedarte estancado o no.- Mi corazón está ajitado y mi sangre corre rápido no sé por qué pero quiero defender mi opinión.
- ¿Estancada? A puesto que sabes que es eso.- Se voltea y me mira a los ojos, entiendo su indirecta .- Y sin embargo no puedes hacer nada por qué la gente te apunta con el dedo y siempre resalte tu pasado por eso digo que no es posible solamente cambiar tu futuro.- El tono de su voz cambia y vuelve a poner su vista en su cuaderno.-  Tienes que cargar con esa mancha.- Su voz se escucha apagada y cansada ¿Cuál es su problema?.
- Muy bien chicos, esto que acaban de observar es lo que quiero, debates sobre un libro.- La campana suena y todos empiezan a acomodar sus cosas.- Bueno nos vemos después.- Lay es el primero en irse de la clase.
No entiendo que es lo que le pasa, empezó atacar sin miedo hacia un estúpido comentario, pero su expresión en su rostro al contra atacar fue lo que llama la atención, es como si el supiera de eso.
Llega la hora del almuerzo y es momento de poner mi plan en marcha, como siempre estaba sentada con Hani y los chicos llegaron a sentarse con nosotras, de nueva cuenta sentía la mirada de Gricel junto con la de Alex, eran como dos cuchillas enterrando se en mi espalda.
Frank se sienta enfrente mío y alado de él Dan, por su parte Lay está sentado hasta la esquina sin decir ninguna palabra. 
- Nat abra otra fiesta el sababo ¿Deberías venir?.- Dice mark mientras los otros chicos empiezan a decir mi nombre como en la fiesta.
- No gracias, esa vez fue única y espero la ayan disfrutado.- Digo mientras le ofresco mi agua como siempre a Frank. Me mira un poco pero lo acepta.
- Hani, convensela, debe de ir.- Dice Mark mientras coloca su mano encima de la de Hani
- Lo siento chicos pero la nena estará ocupada, su madre tiene que ir al hospital y yo la acompañaré.- Dice Hani mientras quita su mano. Es bueno tenerla por qué se me había olvidado por completo que el sábado será el chequeo de mi madre. Tengo pésima memoria incluso para recordar cosas importantes.
- ¿Que?¿Tampoco iras? De verdad que son malas.- Dice Mark mientras hace una carra de perro regañado.
- Pero podemos ir nosotras ¿Si quieren?.- Dice Gricel, quien estaba atrás de Mark. No sé en qué momento llegaron y ni me importa pero ante su presencia toda la mesa se empezó a tensar.
- Claro ustedes están invitadas, no hay ningún problema.- Mark siempre es amable con todos incluso con ellos que lo incomodan; por ejemplo Alex. Ellos en su momento fueron más que conocidos.
Alex abre paso para sentarse a lado de Frank y hace un espacio para que Gricel se siente alado de Lay, sin embargo el se para y se retira, Lay de verdad que no soporta estar a lado de Gricel. Todos nos quedamos en silencio mientras vemos cómo Gricel sale atrás de él. Yo por mi parte me retiro ya que no quería ver a Álex sentada alado de Frank. 
- Bueno chicos, me voy tengo que ir ala biblioteca.- Me levanto y le doy mi comida a Frank cómo siempre. Solo que esta vez el sale atrás de mi.
- Espera voy con Tigo tengo que imprimir.- Dice mientras se suelta de Alex y se levanta rápido antes de que pueda hacer algo Alex.
No tenía intenciones de ir a la biblioteca pero ahora tendria que ir ya que Frank me siguió, el camino hacia la biblioteca fue callado, al llegar a la biblioteca busque cualquier libro y me senté a leerlo. Frank por su parte solo se sentó enfrente mío y me observaba. Me alegraba un poco que se safara de Alex para venir con Migo. Tal y como dijo Lay, has que escoja entre tu y ella.
- ¿No ibas a imprimir?.- Digo sin alzar la mirada.
- No, solo menti, estar alado de Alex me molesta, no me agrada del todo la soporto por qué es prima de hani.- baje el libro y le alze una seja en señalacion del beso entre ellos dos.
- Eso no parecía el día de la fiesta, incluso se veían muy sercanos.- Digo mientras alzó el libro y lo coloco de nuevo enfrente de mi cara.
- No empezemos Nat, por favor... Empezemos de nuevo ¿si?.- Su mano baja mi libro y sus ojos inundan mi cabeza.- Me llamo Frank y e desarrollado sentimientos por ti, no sé cómo ni por qué pero toda esta señorita me enamora todos los días.
Mis mejillas se pusieron rojas y el calor de la pena invadió toda mi cara.- Hola Frank me llamo Nataly e intenta ganarme una vez más.- Digo mientras me inclino hacia el.
- Lo haré señorita.- Imita mi posición para que su cara este un poco más sercas del mio. Mi sonrisa invadio mi cara y el mismo gesto a apareció en su rostro, tenía tiempo que no nos sonreíamos haci.
- Me agrada que apesar de lo antes dicho sigas un tanto normal.- Mi mirada volvió al libro para intentar esconderme, sin embargo coloco su mano encima de mi libro y lo bajo hasta que dejó de cubrirme la cara.
- Si supongo.- Fue lo único que dije, fueron las únicas dos palabras más estúpidas que deje salir.
- ¿Te parece si te invito al cine?.- Su mano la movio hacia la mía.- El sábado tú no puedes haci ¿Que te parece dentro de ocho días?.- Su sonrisa me hacía sonrojar, la incomodidad que yo creía que Hiba a salir entre nosotros dos no se hizo presente, todo se sentía tan comodo
- Está bien, me parece.- Digo con una sonrisa.
Las clases continuaron tranquilas, Está vez Hani se fue en su propio auto, su padres decidieron darcelo desde la vez de la fiesta. Al llegar a mi casa el auto de Lay ya estaba estacionado. Por el momento no tenía ganas de hablar con él por el inconveniente de la clase, ocupo la palabra "Estancada" como arma contra mi.
Subí a mi cuarto para hacer mi tarea, mientras escuchaba un poco de música, el sonido de mi teléfono sobre la mesa, me hizo alzar la mirada hacia el teléfono. El mensaje estaba registrado bajo el nombre de Gute y de nueva cuenta un punto. Mire átra vez de mi ventana para ver si el estaba en su patio, su pelo alborotado se podía ver. Haci que saque una chaqueta y fui hacia el patio.
Me senté sin decir nada de nuevo, pero está vez por qué realmente no sabía que decir.
- Lo siento.- Fue lo primero que salió de su boca.- Lamento, lo que pasó en la clase de literatura.
Me quedé en silencio un momento, recuerdo que cuando era niño era muy orgulloso como para ofrecer una disculpa.- Está bien, no te preocupes todas las personas tienen sus motivos y supongo que tú tuviste tus motivos, aunque ocupaste esa palabra para atacarme.- Ignalo profundo.- Eso me dolió.
- Lose por eso te pido disculpas, no fue mi intención.- Su voz se escucha apagada.
- Bueno si era todo, me retiro que aún me queda un poco de tarea.- Me levanto pero la voz de Lay me frena.
- Cuando me mudé a esta ciudad fue por la culpa de mi papá, ya que en el lugar donde nací y crecí hasta los cinco años mi padre se metió con la madre de mi mejor amigo, las pálisas y burlas que resivi por su culpa fueron duras, termine en el hospital por qué en una pelea me rompieron el pie, recuerdo que me facinaba jugar fútbol y soñaba en convertirme en un profesional, pero simplemente todo se fue.- Lo que me estaba contando Lay era impresionante, su familia no parece portar este oscuro secreto.
- Cuando llegaron a tales límites mi madre decidió que sería pertinente cambiarnos de casa y fue cuando llegué aquí, pero volví a ir hacia esa ciudad donde perdió todo porque a mi padre le ofrecieron un mejor trabajo, sin embargo la gente aún reconocía que los Wong era una familia de problemas. Por eso mi comentario en la clase, la mancha por más que quieras borrarla  se sigue viendo.
- Wow.- Por dios ¿Fue lo único que pude decir?.- Perdón, pero esque me sorprende por qué no parece que tu familia tuviera ese tipo de pasado, esque ustedes se ven tan...- La voz de Lay me interumpe
- ¿Unidos?.- Dice con una riza sarcástica.- Deves de aprender que no por hablar y reunirse en familia  quiere decir que las cosas están bien, mi madre lo perdono pero yo no, de los dos yo fui quién perdió más.- El tono que ocupa se puede distinguir el coraje y rencor que a un guarda.
El silencio se hizo presente, era impresionante lo que me contaba lay, tenía que hacerle entender que para mí siempre va hacer el mismo Lay.
- Con migo esa mancha no existe, simplemente eres Lay se que tu padre cometió un error y tú pagaste por ello pero tú decides si disminuir la mancha o hacer que sea muy notorio.-
Ambos suspiramos, y guardamos silencio, era impresionante que cuando yo lo conocí no sé notaba ni un poco que la estaba pasando mal, el siempre a tenido una gran confianza en sí; lugar que pisaba lugar que conquistaba y ahora que lo veo haci, tan vunerable, me hace sentirme mal.
- Por eso cuando llegué aquí tu fuiste con quién siempre me gustó estar por qué mostrabas interés en los demás, tenías una parte humana que los demás no.- 
- Gracias.- Digo con una risa.- Pero algo que no me cuadra es ¿Como juegas joki si tu pie está mal?.- Espero que la pregunta no lo incomodara.
- De todo lo que te dije y fue lo único que se te quedó.- Por la risa que se escuchó daba a entender que no se había molestado.- Con el frío duerme el dolor, como soy portero los movimientos que hago no son muy bruscos.- 
- Con razón, oye.- me aclaro la garganta.- gracias por contarme esto, sé que no es fácil abrirse hacia los demás sin embargo tú lo hiciste, gracias.
-  Es fácil abrirse con Tigo, eres una gran oyente.-  una media sonrisa se empezó a formar en mi cara.
- Si necesitas algo más o con quien hablar cuentas con migo Gute, ahora sí ya me voy que tengas linda noche.- 
Nos quedamos un rato sentados y después nos levantamos para entrar a nuestras casas. Analizando las cosas de verdad no podía creer la vida pasada de Lay, el siempre se mostró fuerte, libre, sin problemas pero eso solo era una máscara para ocultar lo que estaba pasando en verdad.
El sábado llegó, me levanté temprano para preparar el desayuno para mi mamá. Papá hoy iría aver unos pendientes en el despacho de mi madre por eso era que yo la acompañaria a su chequeo. Todo en ella y el bebé estaban bien nada por qué preocuparnos, el doctor dijo que al bebé no le gustaba llamar la atención por qué ahora que sabíamos de su existencia el vientre de mi mamá broto unos diez sentrimetros hacia afuera. En el ultrasonido se veía claramente todo en el, sus brazos,manos,cabeza... Y por supuesto su sexo, mi madre y yo pensábamos hacer una fiesta con todos nuestros conocidos para dar la noticia sobre el sexo del bebé, un poco tarde pero se dará la noticia.
Mi mamá planeaba dar la noticia a finales de este mes, ya que para el otro ya estaría casi en lavor de parto. Le di mis ideas y ella dió sus ideas, en un solo día los preparativos para el bebé ya estaban listos.
En la tarde Hani me mandó un mensaje preguntandome si quería ir a la cafetería que está cerca de la plaza comercial, ya había terminado todo y tiempo libre tenía mucho haci que acepte, tome mis llaves para sacar a mi bebé de la cochera, al mismo tiempo Lay Hiba saliendo; al verme alzó la mano para saludarme mientras se hacercaba hacia donde yo estaba
- ¿Vas a salir ?.- Se hacerca hacia mí, ya que no se pondría a gritar en todo el vencindario para hablar con migo.
- Si, Hani quiere que valla ala cafetería.- Digo con voz tranquila y normal 
- Voy para aya también, ¿Quieres que te lleve?.- Su jesto era amable pero no lo aceptaría 
- No, estoy bien no te preocupes.- Digo con una sonrisa mientras cierro la cochera.
- A lo que me refiero esque tambien me invitó Hani junto con Dan y Frank, si llegas de mi coche aplicaremos un plan más, darle celos a Frank para que muestre el interés por ti.- 
- ¿También a ti?... Me alegra eso, ya eres parte de nuevo a nuestro club.- Digo con una sonrisa, saber que nos reuniríamos casi todos me da una gran alegría.- Está bien, deja guardo a mi bebé de nuevo.
- ¿Bebé?.- Dice con una pequeña risa
- Lay te presento a mi bebé.- Digo mientras señaló el coche.- Bebé te presento a lay.- Digo mientras acarisio el toldo de mi coche.
- En poco tiempo deverdad vas a tener un bebé.- Dice mientras me sonríe 
- Por cierto vamos hacer una fiesta para anunciar su sexo, estás invitado será a finales de este mes, no puedes faltar gute.- Digo mientras caminamos hacia su carro.
- Hai estaré panquesito...- Subimos a su coche y prende el motor para irnos.
Llegando ala cafetería Hani, Dan y Frank ya estaban ahi. Tal y como dijo Lay Frank presto atención a nuestra llegada. Fuimos a sentarnos donde estaban ellos, está cafetería me agrada por qué siempre tiene un aroma a café recién echo y en fechas frías siempre está caliente.
- Hola.- Digo mientras me ciento a lado de Hani, Lay por su parte se sentó a lado de Frank.
- Bueno, los reuní con la siguiente finalidad, como saben de nuestro club también pertenece lían y Edy, pues con la novedad que el día de la fiesta ambos compactado perfectamente y Lian quiere declarase a Edy pero quiere algo especial y nos a pedí nuestra ayuda.
El día de la fiesta se veían muy amiglabes y no me sorprendería que hubiera algo, pero ahora que lo confirma Hani me quedé impactada, aunque eso explica por qué ambos me mandaron por un tubo ante mi confesión.
- Espera estás diciendo ¿Que Edy y lían son gay?.- Dice Dan impactado por la noticia.
- Si eso mismo, y quiere nuestra ayuda para declar se a Edy .- Dice Hani mientras bebé su café
- Por mi está bien.- Digo mientras tomo un poco de mi café.
- Si Nat lo hace yo también, estoy adentro.- Dice Lay mientras me mira.
- Por mi está bien ¿Cuándo sería?.- Dice Frank un poco seco y cansado.
- Justamente el viernes de la semana que viene.- Dice Hani mientras revisa el calendario de su telefono.
- Sigo sin creerlo pero está bien... ¿Supongo que tú eres la organizadora verdad Hani?.- Dice Dan.
- Si haci que are un grupo y por ahí estaremos comunicándonos, el lugar para la declaración es esta cafetería ya la emos rentado lían y yo para ese día, solo faltan algunos detalles por aclarar pero eso será después.-
- Por cierto chicos, hoy nos revelaron el sexo del bebé y pensamos hacer una fiesta para revelarlo haci que están invitados... Mamá solo dijo que sería a finales de este mes pero cualquier cambio yo les mandaré un mensaje.- Me gusta ser la portadora de esta linda noticia.
Todos me felicitaron y echaron a volar su imaginación al pensar como me vería con un bebé en brazos, siempre habían Sido libros, cudernos, tareas pero ahora mi rutina podría cambiar un poco.
Al término de la reunión todos se fueron por su lado, Frank antes de irse me dijo que me vería en sábado para nuestra salida, con todo lo que a pasado se me había olvidado por completo.
- ¿Van a salir ?¿Cuando? Y lo más importante ¿Por qué no me dijiste nada?.- Dice Lay a espaldas mías
- Perdón se me había olvidado.- Digo mientras me volteo hacia el.
Su rostro estaba tan serca del mío, su fragancia podía oler la desde aquí era tan penetrante pero a la vez fresca, sus pómulos toda su perfección se puede a precisar mucho mejor de serca. Mi conciencia actuó y dió dos pasos hacia atrás si no hacía eso sería capaz de lanzarme hacia él y probar una vez más sus labios carnosos. Claro eso fue cuando éramos niños no sería igual a esa vez ¿Como sería si fuera ahora que somos mayores?. 
- ¿A dónde planean ir?.- Dice con una sonrisa haciendo sobresalir sus lindos hoyuelos.
- Todo casual, vamos a ir al cine.- Digo 
- Perfecto, pues entonces señorita tendremos una cita de simulación para que el día de tu cita te veas cómo toda una experta.-  Dice mientras se pasa del otro lado de su coche.- Sube
No creo que sea necesario, digo según yo no estoy tan perdida en tener citas, pero no tenia nada más que hacer por la tarde haci que no tengo nada que perder.- Ya voy.
Al subir a su coche prendió el motor y empezamos a avanzar, la plática se hizo presente tenía tiempo que no platicaba con el como cuando éramos niños, ahora que lo pienso Lay siempre estuvo con Migo en las buenas y en las malas era como mi cofre de secretos cuando era pequeña. Me alegro de tenerlo en mi vida de vuelta la forma en como me hace sentir cómoda y segura; ningún otro chico lo a logrado hacer.
Llegando al cine escojimos una película de comedia, el quería una de romance pero por el momento no había alguna y de terror por otra parte no es uno de mis fuertes. Al término de la película fuimos a una cafetería serca del cine "cooking good" el lugar era como de los años 80 la temática era perfecta, había una rocola, chicas con uniformes de meseras de esa época, una máquina para sacar peluches, todo era fantástico.
- Muy pocos conocen este lugar.- Dice mientras ve mi cara de emoción al ver lo lindo y geñal que era este lugar
- ¿Que?, No creo que eso sea haci este lugar es geñal.- Recuerdo las fotos de mi mamá cuando era joven, siempre me a gustado más esas épocas que en la época actual que vivo.
- Pues tú no lo conocías, ¿No es haci?.- Dice mientras nos sentamos en una mesa sercas de una ventana que apuntaba hacia afuera.
- Buenas noches jóvenes ¿Cual va hacer su pedi... Hola Lay ¿Que milagro que visitas alos desveneficiados?. - La mesera era joven pelo corto, lacio, color negro, ojos grandes y labios pequeños, era linda.
- E regresado, ella es Nataly es una amiga de infancia y compañera de clase.- La sonrisa de la chica es cálida haci que le regreso el gesto de la misma forma.
- Deberías ir más al rato a ver al anciano, mi abuelo te extraño mucho.- Dice mientras coloca su mano encima de la de Lay.
- Lo haré ¿ Nataly que quieres ?.- Dice de forma cortante mientras aleja la mano de la chica de la su ya.
- A si, me puedes traer una tarta de chocolate amargo y un frape de vainilla.- No entiendo por qué Lay se porta haci con cualquier persona, es muy evasivo con las demás.
- Claro nena, ¿Y tú ?.- Dice la chica mientras finge una linda sonrisa
- Lo mismo que ella, dile al viejo que iré a verlo después.- Dice mientras la mira a los ojos.
La chica se aleja y Lay solo baja la mirada, algo a de ver pasado por qué siempre hace eso cuando se topa con personas de su pasado pero esta vez no tengo ganas de preguntar. El silencio era incómodo haci que se me ocurrió la grandiosa idea de cortarlo.
- ¿Quiero un peluche?.- Le digo mientras señaló la máquina de peluches que estaba alado de la barra.
- ¿Que?.- Dice mientras arquea sus sejas y sobresalta sus dos hoyuelos.
- Ayúdame a conseguirlo, esa pinta de macho incontrolable que tienes hace que piense que puedes sacarme una.- Digo con una sonrisa.- ¿O acaso no puedes ?.- Digo mientras le hablo de forma arrogante.
- ¿Me estás retando ?.- Dice mientras coloca sus manos en la mesa y arquea su espalda hacia mi dirección para acercarse más hacia mi.
- ¿Tu qué crees?.- Digo mientras copeeo su posición.
- Acepto, si gano me concederlas un deceo y si tú ganas cumpliré un deseo tuyo ¿Aceptas ?.- Dice mientras extiende su brazo hacia mi.
- Pues claro, acepto niño y cuando pierdas no pidas que mi deceo sea fácil.- Digo mientras le giño un ojo y me levanto para ir hacia la máquina.
Primera moneda, primer intento, primer falló, segunda moneda, segundo intento, segundo falló, tercero,cuarto,quinto, sexto, séptimo, octavo y noveno intento fallado, su cara roja por no poder sacar un peluche me hacía reír.
- Vamos chico, un intento más, si no puedes ganaré.- Digo mientras meto la moneda en la máquina.
- De acuerdo.- Tomo el control con mucha firmeza sus ojos estaban muy concentrados, movimientos muy precisos pero el resultado fue el mismo. Falló.
- Si!!!, Gane.- Digo mientras grito y salto en mi lugar.
- Carajo.- Dice en voz baja mientras agacha su mirada.- Muy bien señorita cuál es su deceo.- Dice mientras echa su pelo para atrás con su mano.
- No lo se, no lo e pensado.- Digo mientras mis ojos se clavan en los de el.
Tomo una servilleta de la barra junto con una pluma y anotó algo.- Cuando sepas que deseo quieres presenta este cupon participante en todas las tiendas Lay para ser válido.- Dice mientras toma mi mano para colocar la servilleta en mi mano.
Su toque es calido, sus manos son mucho más grandes que las mías. Las miradas de ambos estaba clavadas, esos ojos verdes son como un gran y hermoso campo, me podría pasar todos los días viendo los y nunca me cansaría de eso. Sin embargo quito mi mano y desvío mi vista hacia nuestra mesa.
- Ya a llegado nuestra comida, vamos .- Mi voz interna me dice lo mismo que siempre "No te puedes enamorar de el", y tiene razon haora Hiba a empezar una nueva etapa con Frank y lamentablemente a esta fase Lay no está invitado.
Llegando a la mesa, la comida se veía realmente deliciosa y el sabor era mejor de lo que aparentaba al probar el primer trozo fue como si a mí paladar lo acarisiaran, el chocolate era dulce y amargo para nada empalagoso y el frape era delicioso.
- Se nota que te gusta.- Dice mientras me observa con una cara realmente divertida.
- Mucho, sabe exquisito.- Digo mientras pruebo otro pedaso.
- Me alegro, te invite para que no te sintieras nerviosa al momento de tener tu cita sin embargo creo que estarás bien.- Su sonrisa disminuye un poco, pareciera como si estuviera desepcionado de alguna forma.
- Te puedo asegurar que el sabado estaré nerviosa, quisiera que fueras con migo, de alguna forma me siento bien cuando estoy con tigo, puedo ser como soy en realidad.- Lo que dije era verdad, pero mi mirada la coloque en plato para evitar que mi cara se pusiera roja.- Puede que sea que eras mi amigo de la infancia.- O puede que sea otra cosa pero no lo quiero admitir.
- Si, puede que sea eso.- El silencio se hizo presente un momento, la conversación había llegado a un fin.- Bueno señorita coma rápido que se hace tarde.
Terminando de comer salimos y yo comencé a burlarme de sus intentos fallidos en la máquina, en el camino hibamos platicando cosas sin sentido como el por qué gente obesa se poner playeras que hacen resaltar sus gorditos, él decía que era asqueroso sin embargo yo decía que quisiera tener esa actitud y autestima para hacer eso sin importarle lo que los demás digan o piensen. Llegando a casa me baje del coche y empeze a caminar hacia la puerta principal.
- Hasta mañana.- La voz de Lay hiso que me diera la vuelta, solo le regale una sonrisa y asenté con mi cabeza. 
Una vez a dentro escuché como avanzaba su carro y se estacionaba en su casa. 
- ¿Ya has llegado?.- Dice mi madre desde la sala.
- Si, perdón por la tardanza salí un rato con lay.- Digo mientras coloco mi chamarra en el perchero.
Al entrar ala sala me quedé con la boca abierta sentados estaban Hani y Frank. Hani estaba con la boca abierta mientras que frank solo tenía la mirada hacia abajo.
- Chicos, ¿Que hacen aquí?.- Digo tartamudeando un poco
Hani con los ojos me dice que la he cagado.- Veníamos a pedirte de favor si nos prestarias el viernes la bomba de aire .- Dice con una leve risita nerviosa.
- Si claro no hay problema.- Digo aún parada en la entrada de la sala, Frank sigue sin mirarme.
El silencio es mi acompañante siempre por qué está vez se volvió a presentar junto con su buen amigo incomodidad, incluso mi mamá se me quedó viendo ella sabía que algo había pasado y que no era bueno.
- Bueno, yo me retiro que ya es un poco tarde.- Dice Frank mientras se levanta del sillón.- Compermiso señora Carson y felicidades.- Se voltea hacia mí pero sin mirarme.- Hasta el lunes Nat descansas.- Dice mientras pasa alado mío
- Te acompaño.- Digo pero el ya se había ido.
Después de escuchar que la puesta se cierra Hani comienza a hablar.- ¿Lay? ¿Es encerio?.- Dice Hani desde el sillón
No le podía contar aquí, necesitaba privacidad haci que mi mamá por medio de miradas me dijo que fuéramos a mi habitación. En ese aspecto amo mucho a mis padres no piden que les expliqué todo de mi vida, ellos confian en que se distinguir entre lo bueno y lo malo. Una vez arriba en mi cuarto empiezo hablar.
- Si, es encerio salí un rato con Lay  .- Digo mientras me siento en la silla de mi mesa de estudio
- Wow no lo puedo creer...¿ Pero y lo que sentías por el que?¿Lo has superado?.- Dice mientras aprieta un colchón hacia ella.
- No, no lo e superado mi corazón aún se agita pero eso ya no importa, por qué estoy dispuesta a intentar lo con Frank, no me quiero quedar estancada.- Digo con voz firme y segura de mi
Hani se hacerca hacia mí y me empieza a tocar me la cara, mis cachetes y mi pelo.- ¿Que hiciste con la Nataly de antes?.- Dice mientras me sigue analizando.
- Basta.- Digo meintras me aparto de ella y me siento en la orilla de mi cama.- Sigo siendo esa Nataly solo que no me quiero quedar estancada ese ha Sido mi mayor problema y tú más que nadie me decía que me enfrentará y es lo que voy hacer.- Digo meintras me acuesto en mi cama.
Hani empieza a apluadir mientras su voz dice .- Wow, absolutamente wow.-
Esta vez entraba segura de lo que quería, y lo que quería era intentar algo con Frank, no había nada más en mi mente, está vez me aseguraría que no sería como cuando era niña, voy a riesgar todo para que mi mente y mi corazón coincidan y pueda enamorarme. No sé si me arrepentire pero por el momento haré todo sin arrepentimientos.



yaz_cori2001vazquez

#18695 en Novela romántica
#12074 en Otros
#1813 en Humor

En el texto hay: friendzone, amor adolecente, tringuloamoroso

Editado: 27.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar