Gruñón Particular

Formando parejas felices


CAPÍTULO XIII  

Como saben el tiempo pasa volando y cuando menos lo pienso estamos ya alistando las maletas para viajar a Mérida, como ya les dije en plan cupido y con un nuevo objetivo que es el de hacer recapacitar a Alejandro, sigo pensando en donde lo veré si en su casa o en algún restaurante pero eso todavía no lo decido y tampoco quiero pensar mucho.
-¿Chicas todo listo, no se les olvida nada? -pregunta Pablo cuando todos estamos en el coche listos para salir al aeropuerto mi papá maneja porque él nos dejara y después regresará con el coche.
-Todo listo por mi parte no me falta nada- dice Vanesa que no me crean pero últimamente como que le pone mucha atención a mi hermano, algo me dice que después de todo si terminaremos emparentados con la familia Tornel y lo cierto es que me daría mucho gusto ver a mis hermanos en compañía de buenas mujeres.
-Ya papi nos podemos ir, todos estamos listos y ya queremos llegar a Mérida nos espera unos días muy interesantes.
-¿Es cierto no me han dicho cuantos días estarán por haya? -pregunta mi papá a Joaquín.
-Si todo sale bien será por una semana.
-¿Una semana? 
-Si papá -le digo- recuerda ya lo habíamos planeado no podemos llegar y secuestrarla tenemos que asegurarnos de que todo salga bien.
-Si papá no quiero equivocarme y hacer las cosas mal solo será una semana .
-Ok, ok no se preocupen tarden el tiempo que consideren suficiente solo vengan sanos y salvos.
Llegamos al aeropuerto y nos subimos en el jet de los Tornel el viaje solo dura unas tres  horas porque llegamos a Mérida en lo que para mí es un tiempo récord, nos instalamos en mi casa ya que es más grande que la de Joaquín y porque en caso de que lo necesiten queremos que ellos tengan su espacio. De las hermanas de Alejandro nos despedimos cuando llegamos a Mérida ellas se fueron a su casa no sin antes pedirme y recordarme una vez más que por favor no me olvide de su hermano y lo visite, como saben una promesa es una promesa y como bien les asegure a ellas la pienso cumplir.
-Entonces hermano ¿invito a Reichell a casa?
-Si de una vez habla con ella por favor -sin preámbulos le marcó a Marta quien contesta en el segundo tono.
-¿Nena eres tu?
-Hola amiga claro que soy yo estoy de visita en Mérida -y antes de que pueda decir algo más me pregunta.
-¿No me lo creo estás jugando?
-Claro que no y como sabes nos debemos una noche de baile.
-Eso es obvio Reichell tenemos que vernos ¿dime cuándo puedes?
-De hecho por eso te marco para preguntarte ¿si puedes venir hoy a mi departamento?
-Faltaba más saliendo del trabajo te voy a ver ¿Oye nena vino tu hermano?
-Si y ya me contó lo que hiciste te juro que no me lo creo -le refresco la memoria y le recuerdo el beso que le dio a joaquin.
-Ni me lo recuerdes que me muero de vergüenza no sé cómo pude hacerlo te lo juro.
-Fue lo mejor que pudiste hacer.
-¿Porque lo dices él te dijo algo?
-Jaja no creas que te diré algo por teléfono, solo te digo que te vengas apenas salgas para que te cuente.
-Oye solo dame un adelanto no seas así.
-Jaja sabes cómo soy no te diré nada hasta verte ya sabes te estaré esperando besos y hasta pronto -y sin más la llamada se termina mi hermano está con los nervios a flor de piel.
-¿Qué te dijo?, vamos Reichell  ¿dime que te dijo, vendrá?
-Siiii -le digo de manera efusiva porque con solo escuchar la reacción de mi amiga sé que la historia de ellos apenas comienza- vendrá tienes que ponerte muy guapo.
-Vamos Pablo que tú y yo tenemos que salir porque Joaquín la tiene que ver solo nosotros no haremos mal tercio.
-Es cierto teneos que salir deja le marcó a Vanesa para que salga con nosotros.
-¿Qué te traes con ella eh?
-Aún no lo sé hermana pero espero y quiero conocerla mejor.
-Entonces no lo dudes márcale pero invita también a Daniela para que yo tenga con quien platicar.
-Claro mal hermanos menos mal que era un plan para que me ayudaran en cambio piensan salir a bailar y dejarme a mí solo en el matadero.
-Ya llorón solo te damos espacio -dice Pablo- además después nos lo agradecerás y yo también quiero ver qué pasa con Vanesa.
-Ándale pícaro hasta de Vanesa... Además  ya deja en paz a Joaquín y marca para que vengan por nosotros a las ocho, mientras esperaremos en la casa de Joaquín porque lo más probable es que Marta venga como a las cinco y media.
-Tienes razón hablaré con ella -y sale de nuestra vista muy feliz, no sé que tenemos los hermanos Montalbo que caemos rendidos ante los Tornel, bueno casi todos menos Joaquín obviamente.
A las cinco de la tarde bajamos al departamento de mi hermano Pablo y yo con nuestras respectivas ropas de salida para la noche, porque cuando Pablo le comentó a Vanesa y esta le comentó a Daniela de nuestros planes, aceptaron de inmediato así que quedaron de pasar por nosotros a las ocho de la noche.
Cuando son las siete de la noche no sabemos nada de Joaquín y Marta, espero que su encuentro vaya bien pero aunque Pablo y yo estamos impacientes y queremos saber qué pasa no los molestamos y nos disponemos a arreglarnos para estar puntualmente vestidos cuando las chicas aparezcan.
A las ocho en punto como típicas hermanas del maniático puntal llegan por nosotros tocando la puerta de manera escandalosa soy yo quien sale a recibirlas porque aunque suene extraño estoy lista primero que Pablo porque él como quiere ir perfecto se atrasó al buscar su ropa, o sea como si fuera mujer, quiere salir perfecta.
-Holaaaa ya casi estamos listos -las saludo de beso a cada una.
-Que bueno nos da gusto, pero  nosotras estamos impacientes por saber cómo le fue a Joaquín.
-Ya me imagino así estamos nosotros igual -dice Pablo cuando sale del cuarto vestido como todo un hombre completamente guapo, que grande está mi hermanito, ya es todo un hombre, creo que esta noche romperá muchos corazones porque todas querrán bailar con el pero el solo mira a Vanesa como Joaquín mira a Marta.
-Hola Pablo - saluda una Vanesa bastante roja y apenada. Hay el efecto amor como te estupidisa de verdad.
-Hola Vanesa que bella estas -y después de unos segundos habla Pablo de nuevo- y tu igual Daniela.
-Hombre conmigo no tienes que disimular ya sé que solo es de compromiso anda que solo tienes ojos para mi hermana y despreocúpate que no me enoja por el contrario estoy feliz por ustedes.
-Ya deja de ponérmelo rojo Daniela que de por sí está hecho un manojo de nervios.
-Reichell no me ayudes tanto deja de hablar y vamos salgamos de aquí. 
Subimos al coche ellos dos atrás solos y Daniela y yo adelante ella desde luego maneja porque yo no sé, llegamos al temoson porque aunque me trae un poco de recuerdos debo reconocer que es un lugar agradable para pasar el rato. Bajamos del coche y apenas entramos somos recibidos por el gerente o al menos esa impresión me da. Que es un hombre como de unos treinta y cinco años de buen ver pero con el típico asentó yucateco al igual que la forma típica del cráneo. Porque déjenme les digo que si no se han dignado a observar a un yucateco estos tiene la cabeza anormal ya que esta no es ni circular ni ovalada porque en la parte de arriba está tiene una pequeña hendidura que no he visto en ningún otro estado es algo característico de aquí. Se cree que está de esa forma por dormir en hamaca pero yo por el contrario creo que es más genética que cualquier otra cosa.
-Señoritas Tornel y compañía un justo recibirlas por aquí de nuevo, vengan chicas tenemos apartada su mesa de siempre -dice el muy salamero como todo mundo conoce a la familia Tornel por eso siempre le dan buen trato, pero igual en esta ocasión no me importa mucho porque esa buena atención también me incluye a mi.
-¿Vienen mucho a este lugar? -les preguntó una vez que el gerente se ha retirado.
-Si casi todo el tiempo si no somos nosotras es Alejandro pero siempre hay un Tornel por aquí por eso nos dan buen trato, que igual nosotras somos agradecidas con ellos, ese que nos atendió es Romeo el gerente del lugar siempre sale a recibirnos.
-¿Nada mal el señor eh?.
-Si está un poco mono.
-Pero no es nuestro tipo.
-Claro Vanesa ya tengo una idea de cuál es tu tipo -le digo volteando a ver a Pablo que se pone rojo como tomate.
-Jaja eso no lo dudes Reichell mis gustos son exquisitos.
-Voy por unas bebidas -dice mi pobre y apenado hermano.
-¿Ya vez lo que ocasionas? ya lo apenaste.
-Haber Vanesa necesito que seas sincera conmigo -aprovechó que Pablo fue por las bebidas para cuestionar los sentimientos de Vanesa- ¿qué te traes con Pablo?
-¿Hay Reichell eso es obvio? -dice Daniela y al decir eso termina recibiendo un codazo de parte de Vanesa.
-Callense que les puede escuchar Pablo. Y si Reichell tu hermano me interesa pero como soy mayor que él no sé si lo nuestro tenga futuro -Vanesa saca a flote la diferencia de edades que existe entre ella y Pablo que es un poco considerable.
-Mira si de verdad se quieren eso es lo de menos no pienses en la edad piensa en sí es el hombre que tú necesitas al igual que él solo debe pensar si eres tú su alma gemela.
-Reichell tiene razón hermana, vive tu momento con Pablo y si descubres que es el amor de tu vida no le des más vueltas y sé feliz por nosotras.
-Gracias chicas ya veremos qué pasa además ¿no me veo tan vieja verdad?
-Claro que no son solo inseguridades tuyas si solo le llevas como ocho años no es para tanto.
-Hay ni lo digas que es un buen tiempo de vida.
-A eso no le tomes importancia si lo quieres lo demás sobra -le digo a Vanesa pero ella me mira cambiando un poco de actitud.
-Mira no me lo tomes a mal pero es lo mismo que te digo con mi hermano que luches por el pero tú...
-Vamos chicas dejen a mi hermana en paz ya después podemos hablar de eso hoy venimos a pasarla bien -nos dice Pablo salvándome de explicarle de nuevo mi decisión.



Vianey Medina

#2289 en Novela romántica

En el texto hay: amistad, amor, romance jefe

Editado: 05.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar