Guardianes:azulina

CAPITULO 7:NO CORRESPONDIDO.

Me levante como todas las mañanas y me dirigí a asearme y prepararme, hoy me tocaba un largo día, debía asistir algunas clases de latín, historia y por ultimo tenia entrenamiento. Baje a la cocina y sobre la estufa humeaba una vieja pava.

-buen día Denis ¡! -Dije y ella me sonrió, Denis era no hablaba, había nacido con un defecto en sus cuerdas vocales, lo que le permitía hacer escasos sonidos. Me sirvió un té, lo bebí y tome algo de pan para el camino. Cepille a Regad mi negro corcel, obsequiado por mi padre a los quince años. Lo ensille y partí a la ciudad del rey.

Cruce el gran salón del rey y caminaba leyendo un escrito de latín, por uno de los pasillos del castillo, cuando sentí que alguien me llevo por delante, dejando caer mis libros. –maldición ¡! porque no miras bien por donde caminas –dije algo irritada sin saber de quien se traba, mientras recogía del suelo mis cosas.

- la que debería ver por dónde camina eres tu pichoncita distraída -.. me detuve ,sonreí y Levante la mirada del suelo lentamente sabiendo que esa voz la conocía. Ahí estaban esos majestuosos ojos verdes que tanto deseaba ver..-y no creo que sea forma de hablarle a tu futuro rey- continuo diciendo con tono jactancioso.

R- lo siento, no sabía que eras tú ..-respondí atontada- de haberlo sabido hubiese sacado mi daga – agregue tratando de mantener la postura para no saltar a abrazarlo y decirle lo mucho que lo eche de menos.-Dorian es el futuro rey ,tu solo le secundas..-algo sabionda e intentando molestarlo.

E-Cuanto ímpetu con tu entrenador creo que debo darte lecciones de modales..-dijo ironicamente- me voy cinco días y ya estas maldiciendo por los pasillos del palacio...-y se echó a reír

R-Claro que no fastidioso, solo me tomaste por sorpresa iba a mi segunda clase que ya voy retrasada...

E- ya se que voy a obsequiarte en tu cumpleaños, un libro de buenos modales -continuo diciendo ya que mi cumpleaños seria en unos días.

R-te veo más tarde futuro rey ¡!- le dije de forma burlesca dejándolo ahí parado.

E- si claro que seré el rey ¡!! – con cierto enfacis,mientras yo seguía mi camino.

****

Pues solo algunos se animaban a contradecir u objetar al príncipe, pero haberle maldecido abruptamente y sin dar una disculpa, eso sí que era demasiado para una simple muchacha. Pero el la conocía y sabía que no era una lambiscona como el resto, eso le agradaba de ella.

****

Una vez concluidas mis clases, fui a uno de los vestidores del salón de entrenamiento, había esperado días para volver a verlo, el encuentro fortuito del pasillo me tomo por sorpresa ,pero lo disfrute, pensaba mientras cambiaba mi vestido, por calza azules y una camisola blanca con el escote en v bien discreta .se coloco una pechera de proteccion ,en cuero marrón acordonado a los lados, coloco muñequeras ,trenzo delicadamente su cabello dejándolo car de lado y se dirigió al gran salón de entrenamiento.

En el centro había un gran circulo de color verde era firme pero mullido a la vez, servía para amortiguar caídas. En las paredes se encontraban amuradas todas las armas con las que se podía interactuar . Desde cuchillos pequeños, espadas, hachas, escudos y hasta lanzas de doble hojas embellecían con su brillante acero el amplio lugar.

Empecé a pre-calentar sola y el tiempo paso...estaba ansiosa, él nunca había llegado tarde a un entrenamiento, -que le sucede?, Porque no aparece?, será que debió irse de nuevo y el muy idiota no me aviso, lo olvido? O será que esta con alguna buscona de esas que el acostumbra a frecuentar? Me empecé a preguntar mientras caminaba de lado a lado por el salón.

Ya debía volver a casa la noche casi llegaba, algo ofuscada decidí buscar mis cosas e irme. Cuando la puerta se abrió.

E- tuve un retraso ,pero ya estoy aquí, solo te daba unos minutos de ventaja..-dijo entrando tranquilamente por la enorme puerta. Traía una de sus blusones favorito en verde oliva, pantalones gris humo, y botas negras por debajo de la rodilla.

R-no son horas de llegar, dónde estabas?- pregunte con vos firme mirándolo directo a sus ojos -me sentía molesta él me había hecho esperar no solo media hora, sino cinco días para volver a verlo..

Al notar mi tono de vos molesto me miro por sobre sus hombros mientras se colocaba una pechera negra de cuero y rio.

E-veo que me echaste de menos-dijo volteando y con su espada en mano- empecemos..!! –se puso en guardia ,la punta de su espada espada me apuntaba y me desafiaba con la mirada.

R-claro que no iluso,- disminuyéndolo -creí que regresabas la semana entrante –dije al mismo tiempo lanzando el primer golpe ,Bloqueo y respondió activamente, volví a atacar una , dos y tres veces, todo ese enojo lo había cargado en mi espada, el solo intentaba no ceder espacio, pues esta vez si se la veía difícil, podía sentirlo nervioso –lo haces bien- hablo, yo solo seguía concentrada.

El rechino de las hojas se podía escuchar en todo el salón,dio un cimbronazo, bloquee,gire y con mi cuerpo le di un empujón en su pecho haciéndolo retroceder,su espada callo y me miro desconcertado, ni yo sabía cómo logre desarmarlo, pero no se daría por vencido jamás.



ARIAD.C

#8946 en Fantasía
#5450 en Thriller
#3069 en Misterio

En el texto hay: principes y reyes, magia y hechiceria, seres oscuros

Editado: 26.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar