Guardianes:azulina

CAPITULO 12: EL VIEJO MOLINO

Si había un lugar que me gustaba más que mi casa, era el viejo molino abandonado, sus aspas desgastadas y rotas por el tiempo ya no giraban. Solo servía como resguardo de animales salvajes de la zona y donde yo solía pasar las tarde calurosas de verano. Justo atrás de él se divisaba un amplio lago, donde me gustaba nadar.

Inconscientemente me había dirigido hasta mi lugar, me baje de regad y camine hasta la entrada del molino, una brisa empezó a soplar entre mis faldas, la noche había caído y traía con ella algunas nubes. Allí me deje caer sobre mis rodillas.

No podía creer que nunca me hubiese dado cuenta, estaba todo tan claro como el agua, un flash de momentos cruzo por mi mente: Ross y Eegon danzando en la celebración del consejo, la tardanza de Eegon al entrenamiento, Ross que casi nunca estaba en casa Y como ella había evadido todas mis preguntas ese día. Eegon intento decírmelo el día del beso y yo Salí corriendo. En parte era mi culpa, no quise ver lo que mis ojos me mostraban.

Mis lágrimas caían intensamente por mis mejillas, me recosté sobre el pasto abrasando mis rodillas, mientras la brisa comenzaba a encrespar mi piel. De pronto palpe algo en mi pecho, recordé que traía con migo el regalo de mi madre. Me recline y lo tome con ambas manos, lo contemple por un segundo, lo destape cuidadosamente y decidí beberlo sin dejar caer una sola gota. Desee que lo que estuviese adentro me quitase ese inmenso dolor que me estremecía entera, y porque no, la misma vida.

Un fuego bajo por mi garganta y se esparció dentro mío de forma abrupta, podía sentir un ardor en todo mi cuerpo, como si me estuviese quemando desde dentro, estaba asustada no sabía que me ocurría, el ardor se intensifico , mi cuerpo se tensaba abruptamente sobre el largo pastizal ,sentía puntadas que recorrían mis venas ,lance un grito desgarrador mirando al cielo, todo comenzaba a cesar lentamente, el dolor se hacía más soportable, mis parpados pesaban yo solo me deje llevar ante el silencio de la noche.

**EEGON**

-Como pude ser tan estúpido, debí decirle que Ross y yo salíamos desde hace algún tiempo, mi hermano me advirtió ciento de veces...pero no podías dejar de pensar una sola vez en ti y tus deseos carnales, maldito vanidoso....-pensaba el príncipe mientras se dirigía a todo galope al molino, él había compartido algunas tarde de verano junto a ella, por eso sabía dónde podría estar.-ojala ella este bien...Si tan solo le sucede algo...no me lo perdonare.

Cuando llego la vio tirada en el suelo, bajo de su caballo y la sostuvo en su regazo intentando reanimarla.

E-Rowena, despierta...que es esto?- mientras veía el recipiente de vidrio entre sus manos.

Ella lentamente volvía en si, y lo primero que vio fue eso ojos verdes casi cristalinos y llenos de culpa...

E- te encuentras bien? Que te sucedió?-algo preocupado, aun viendo el frasco.

R- Eegon? Tu..- mientras retomaba la conciencia...volteo a verlo y pregunto- que haces aquí? No quiero verte.-recordaba todo a la perfección.

EE-Rowena por favor.!! Necesitamos hablar...- insistió, mientras ella se ponía de pie..

R- Hablar...y que es lo que el príncipe desea hablar ? ..-con ironía

EE- quiero explicarte...-la detuvo de los hombros.

R-porque necesitaría tu explicación, eres el príncipe, hijo del rey de bestania, puedes hacer lo que te plazca y con quien quieras ¡!...dijo con el ceño fruncido.- e incluso con mi propia hermana.-bajando la mirada.

EE- Si es cierto no le debo nada nadie, pero te considero mi amiga y quiero hacerlo!!-acercándose a ella - aun así quiero que sepas que no fue mi intención que lo descubrieras así, Rossalí y yo nos hemos sentidos atraídos desde algún tiempo y..

R- Eegon..!! crees que quiero saber eso ahora...? No entiendes nada verdad?... tu y ella me traicionaron,confiaba en ella mi hermanas, que sabia lo que sentía por ti.. – se lejos de el -será mejor que te vallas..-le dio la espalda y se adentró al molino.

EE-no es seguro que estés sola a estas horas lo sabes,porque no regresamos..-la siguió hacia adentro.

R-porque dejaste que te besara?- confundida miraba unos sacos de gano viejos-pudiste haberme detenido y no lo hiciste.-voltee a verlo.

EE- yo no me esperaba ese beso, quede sorprendido al verte hacerlo...por lo general soy yo quien toma la iniciativa-contesto arqueando una de sus cejas.

R- por que no me ves como a ellas ? que tiene rossali ? -indagaba de cerca al príncipe.

EE- tú no eres como ellas, eres distinta... y no se explicarlo.- se quedó en silencio y volvió a ver sus ojos – debí alejarme cuando lo supe y no dejar que tus sentimientos crecieran- dejo escapar un suspiro.-lo siento rowena.

R- tu sabias que me gustabas y que sentía cosas por ti?-confusa abrió sus ojos sorprendida.

EE- bueno para ser sincero,Dorian lo vio,y me advirtió hace un tiempo ,pero no creí ..

R-y aun así dejaste que ese día te besara? –movía su cabeza de lado - ya estabas con mi hermana?- se enfureció - que clase de pervertido eres...o tal vez pensaste que tendrías oportunidad con ambas en una de tus revolcad....

EE-ya basta ¡! No sabes lo que dices, jamás pensé tal cosa tu me importas ¡! -freno en seco las acusaciones de ella.- no puedo darte lo que tu necesitas, entiendes? -suavizo su tono de vos.



ARIAD.C

#9035 en Fantasía
#5489 en Thriller
#3090 en Misterio

En el texto hay: principes y reyes, magia y hechiceria, seres oscuros

Editado: 26.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar