Hada de hielo

El peso de las acciones

Desperté en la enfermería, estaba un poco mareado y no distinguía bien las cosas, comencé a mirar a mi alrededor y a mi lado izquierdo se encontraba el chico intimidante con el que pelee, al parecer ambos terminamos igual de malheridos, aunque me fije que él estaba con más vendajes en diferentes partes de su cuerpo, mientras que lo mío solo se centraba en mi hombro, quise levantarme pero sentía como si tuviera un carro encima de mi hombro, era sumamente doloroso intentar moverlo, enseguida me quede quieto recostado, el dolor era tan intenso que empecé a lagrimear.

–Creo que por más fuerte que me haya vuelto, no dejo de ser un ser humano–

–¡¡Exacto!!–

–Oh, eres tu Lyna, ¿Sabes cuánto tiempo me quede dormido? –

–Aproximadamente 3 horas, y por medio de mis hermanos sé que van por la mitad de las pruebas físicas–

–Oh, comprendo… bueno supongo que estaré aquí hasta que se termine el examen físico, bueno al fin y al cabo ya estoy dentro de la universidad, no tengo mucho de qué preocuparme–

–Pues deberías… tu despreocupación me cae mal, luchaste sin medir las consecuencias, podrías haber muerto–

–Pero fue muy divertido, y creo que aquel chico piensa lo mismo–

–¡Me da igual!, escucha… por más que tu cuerpo se haya adaptado a usar el Soul y te haya dado una fuerza mayor a la que tenías antes de que yo entrara a tu cuerpo, no dejas de ser un humano, mi presencia no cambia tu origen, si llegas a caer de una altura gigante morirás, si te ahogas morirás, si te lastiman de gravedad morirás, no eres inmortal por el hecho de estar yo aquí, has un poco de conciencia de a lo que te expones, aparte si mueres yo también moriré–

–Lo siento–

–Uhm– suspira –Cielos–

–Prometo no volver a preocuparte así Lyna, me cuidare mejor para que no nos tengamos que exponer a demasiado peligro, aunque no prometo nada–

–Uhm, bueno mientras lo tengas en mente está bien–

Me mantuve en reposo un buen rato, no había mucho que hacer, el chico de a mi lado descansaba demasiado bien, se veía tan tranquilo que mi cara debió haber sido un poema cuando pensaba en qué hacer con él para no aburrirme. Al final me decidí en usar mi Soul para crear tapitas de hielo e ir colocándolas en su nariz, formando así un edificio tambaleante.

–Es increíble el pesado sueño que debe tener para no despertarse, tiene como 18 tapitas de hielo en la nariz y no despierta–

Coloque una tapita más y se cayó todo en su cuerpo, inmediatamente se despertó creando un tornado de viento mandándome a volar hacia la puerta de la habitación.

–¡¡Lo siento, lo siento, no me mates!!–

–Ah, sí solo eres tu…¡¡Auch!!, duele– Se mira el cuerpo –¿Eh?… sí que estoy vendado–

–Veo que eres de los que primero actúan y luego piensan–

–Si… bueno, tampoco es que me importe demasiado, por cierto, muy buena pelea–

–Lo mismo digo, fue increíble, me hiciste polvo–

–Al contrario, me derrotaste aplastantemente con ese ataque final, por ello te agradezco–

–¿Y eso por qué? –

–Fue emocionante, es todo lo que necesitas saber–

–Uhm, bueno, también me pareció muy emociónate, por cierto, ¿Cuál es tu nombre? –

–¿Te interesa mi nombre? ¿Ya no me tienes miedo? –

–Ahora que lo mencionas… ya no tiemblo como antes, que raro, pero en si es bueno ¿No lo crees?, aparte no eres un mal tipo, eres alguien interesante por lo que quisiera que seamos amigos–

En eso se echó a reír como si hubiera sido lo más gracioso que había escuchado en su vida, era incluso un poco terrorífico verlo reír tanto, ya que su apariencia me hace verlo como una persona muy seria.

–¿Te ocurre algo? eres un poco raro–

–¡¡¿Raro yo?!!– Hace el esfuerzo de parar de reír –Creo que tienes razón, soy raro, pero tú eres el señor se los raros, realmente eres muy divertido–

–Pero ¿Por qué te hace tanta gracia? no lo entiendo, solo quiero que seamos amigos–

En ese momento se puso un poco más serio, cerro sus ojos por un rato y luego los abrió mirando al techo.  

–Eres la primera persona que me lo pide así de directo, no sabes nada de mí y pese a la mala impresión que te di en nuestro primer encuentro, aun así, me miras con esos ojos diciendo que quieres que seamos amigos–

–Las apariencias siempre engañan y tu solo eres una persona al igual que yo que se esfuerza en el día a día, somos diferentes, pero con algo en común, eso me es más que suficiente–

–Realmente… no espere conocer a alguien tan idiota como tú, está bien, seamos amigos, me llamo Nash–

–Yo soy Even, será un auténtico placer, podremos veremos más seguido cuando ya empiecen las clases–

Pasamos un poco más de tiempo conversando, no de nuestras vidas personales sino más bien del Soul, le explique todo lo que me dijo Lyna anteriormente, sobre sus diferentes usos y sus variantes, respondiéndome que ya lo sabía, que el también habla bastante con su hada, siendo de género masculino, tal parece que al momento de caer en la tierra, las hadas entraron en la conciencia de nosotros de manera aleatoria, un hombre podría tener un hada masculino o femenino, lo mismo va paras las mujeres como Melisa, que le toco un hada masculino. Conversamos también en la posibilidad de lo que pasaría si dos hadas espirituales habitaran la conciencia de un ser humano, interrumpiéndome Lyna inmediatamente contestando que es imposible, o al menos para la raza humana, ya que al ser nosotros una de las especies más débiles del universo estamos limitados, pero hablando hipotéticamente de lo que pasaría si dos de sus hermanos entraran al mismo tiempo a la conciencia de un ser humano, este humano moriría inmediatamente, ya que no soportaría tal carga. En el caso de otras razas más fuertes no morirían, más bien se pondría en juego la compatibilidad, siendo que solo podría resultar si son dos de la misma variante, por ejemplo, si son dos manifestadores entrando al mismo tiempo, sería compatible y el portador podría utilizar ambos Soul, si fueran un catalizador y un manifestador o un manipulador y un manifestador, chocarían completamente y no se podría utilizar ninguno de los dos Soul.



Anonimo0230

Editado: 15.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar