Heridas Ocultas

Capítulo 25

Por la noche, pasé por Megan. Cuando estuvo a unos centímetros de mí, la abracé. Tenía la cabeza llena de pensamientos aturdidos que no podía solucionarlos y necesitaba un poco de su calma para equilibrar mis tormentos.

—¿Estás bien? —preguntó, dándose cuenta de lo tenso que estaba mi cuerpo.

—Sí, no te preocupes —la besé, tomándome el tiempo de saborear la textura de sus labios antes de entrar al auto y llegar al gimnasio.

Tenía un asunto pendiente con Derek y Jay. Ellos seguían en el bar pero ésta vez, estaban acompañados de Marissa. Había olvidado que aparecería ésta noche. Lucía exactamente igual desde última vez que la vi, que fue cuando le grité lo mierda que era por haber dejado a Derek como a un perro. Nos llevábamos mal desde que recordaba. No sabía qué demonios había visto Derek para caer en sus encantos. Sí, tenía unas tetas increíbles y un trasero contorneado, pero su cuerpo había sido manoseado por todos. Afortunadamente yo no caí en esa tentación por respeto a mi amigo.

Ajusté mi agarré en la cintura de Megan, deseando no cruzar palabra con Marissa. Su presencia me ponía de mal humor y si se le ocurría hacer algún comentario ridículo, me marcharía de aquí.

—¿Qué hay, Dominic? Hola, Megan —saludó Jay.

Megan sonrió, y miré a Derek. Me devolvió la mirada y se removió incómodo cuando Marissa le dijo algo al oído. Los ignoré y en su lugar, pedí un vaso de whisky y una bebida sin alcohol para la dulce persona que estaba a mi lado.

—¿Quién es ella? —susurró Megan cuando Marissa se alejó para atender una llamada.

—Alguien que no vale la pena —dije lo suficiente alto para que Derek lograra escucharme.

—No puedo quitármela de encima —dijo él, apagando su cigarrillo—. Ya le expliqué que estoy con otra persona, pero parece que no es un problema para ella.

—Cecy vendrá en cualquier momento —comentó Megan un poco molesta—. Deberías decirle que se vaya.

—Como si fuera tan fácil —suspiró y se dejó caer contra el respaldo de la silla.

Me irritaba que Derek se comportara tan débil cuando Marissa estaba cerca. Si se tratara de otra persona, no dudaría en apartarla mediante palabras frías o indirectas específicas.

—Si no le dices que se vaya de nuestra mesa, lo haré yo —aclaré, antes de darle un trago a mi bebida. 

—Dominic, tienes suerte que no haya traído a Ashley —comenzó Jay, acomodando el brazo en la silla vacía que estaba a su izquierda—. Estaría restregándose en tu cara en este momento.

Megan se removió en el taburete y desvió la vista. Fulminé a Jay con la mirada y captó la advertencia. Más que indignado, me sentía avergonzado. Había follado con ella hace unos años. Era demasiado empalagosa y no dejaba de insinuarse cada vez que la encontraba por aquí. Le di el gusto de empotrarla contra la pared y regalarle algunos minutos de mi tiempo. Pude librarme de ella cuando se matriculó en alguna universidad prestigiada fuera de la ciudad.

Desde entonces no he sabido nada de su vida y la verdad, esperaba no verla de nuevo. No la necesitaba. De hecho, nunca la necesité. Sólo era una simple distracción. 

Mis propósitos era encargarme de mi padre y mantener la promesa de hacer las cosas bien con Megan. No iba a permitir que la única persona que realmente me importaba, se alejara. Se me revolvió el estómago al imaginarme los días sin mirarla. Sería un calvario insoportable para mí. Uno que no lograría sobrevivir.

Me incliné hacia a ella, inquietándome por su silencio. Veía el ring sin ningún entusiasmo y sabía que los engranes en su cabeza estaban formulando ideas desagradables en donde yo era el protagonista. Tomé su mano y se volvió hacia a mí. Pude notar que estaba preocupada a pesar de que mostró una pequeña sonrisa. Miró por encima de mí y mi oído se agudizó cuando escuché los tacones de Marissa aproximándose a la mesa.

—Vaya, Dominic. No sabía que ahora te interesaban las chicas delicadas. Ashley se decepcionaría —la miré con disgusto y se acurrucó en el brazo tenso de Derek, esbozando una sonrisa malévola—. Oh, por cierto, me mandó decir que si algún día quisieras, ya sabes, repetir lo que hicieron, ella estaría encantada de complacerte.

Demonios. Era un arpía venenosa. Sabía que su visita no sería nada bueno. Lo había presentido desde que la vi. Megan soltó mi mano repentinamente y noté su incomodidad. 

—Derek, te lo advierto de nuevo. Llevátela a otra parte —espeté, lanzándole una mirada endurecida a Marissa, quien tenía una expresión de satisfacción marcada en sus ojos—. Te juro que no me voy arrepentir de todo lo que le diga cuando pierda la paciencia.

Me enfurecí, pensando que no podía agredirla físicamente. Podía tener todos los defectos que existían pero golpear a una mujer no era una de ellas. Aunque podía humillarla con palabras hirientes y Derek lo sabía más que nadie. Ni yo mismo me reconocía cuando la ira aparecía. Esa sensación fue creciendo cuando ella rió, burlándose posiblemente de mí o de la reacción tímida de Megan. 

No aguanté más, no iba a seguir soportando esta mierda. La silla rechinó ruidosamente cuando me levanté y Jay me miró con precaución, como si temiera que en cualquier momento tiraría las botellas de la mesa o algún tipo de espectáculo que solía hacer cuando me enojaba. Ganas no me faltaban, pero lo que me frenaba era la persona que me acompañaba. No me arriesgaría a complicar la noche más de lo que ya estaba.

—Vámonos, Megan —quise tomar su mano pero ella simplemente se puso de pie y se adelantó a la salida. 

Maldita. Sea.

Respiré hondo, absteniéndome a tener un arranque agresivo en contra de Derek. Tenía una parte de culpa por ser un cobarde cuando estaba con esa perra sin escrúpulos. Dejé de preocuparme cuando Cecy llegó. Marissa dejó de reír y frunció el ceño mientras la observaba. 

En otra ocasión, me hubiera quedado para ver cómo Derek arreglaría la situación. Pero esa su puto problema y debido a lo sucedido, no iba a entrometerme. Me despedí fríamente con un «los veo luego» y me marché, dando zancadas sólidas. Planeaba contarles sobre lo que sabía de mi padre, pero ahora debía esperar a otro día.



#2122 en Novela romántica
#839 en Otros
#143 en Acción

En el texto hay: romance, accion, amor

Editado: 03.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.