Hey Quitate Enana

Capitulo 60 ¿Su novio o su amiga?

Nunca imagine escuchar esas palabras salir de su boca, lo consideraba algo sumamente imposible.

No sabia que hacer, no sabia que responder, no sabia nada, absolutamente nada.

¿Por que? ¿Por que justamente en la misma semana que Christian me dijo lo mismo?

— Callan...

— se que me odias y que no soy el chico con el que te gustaría estar pero tenia que decírtelo.

¿Donde estaba su actitud arrogante? ¿Donde estaba Callan el malo?

No dije nada, baje la mirada y al instante la subí, Callan se acerco a mi, me cogió de las mejillas y unió sus labios con los mios, inmediatamente respondí a su beso, miles de sensaciones y combinaciones recorrían mi cuerpo.

Tantos insultos, tantas bromas, tantos problemas, tantas cosas habían pasado que ya no sabia si eso era lo correcto, si Callan estaba hablando enserio o si solo quería jugar conmigo.

Me separe de el llevando mi vista hacia otro lado, me acerque hasta la puerta abierta indicándole que se retirara, no dijo nada y salio de la casa, se giro mirándome y antes de que pudiera decir algo lo interrumpí.

— adiós Callan— cerré la puerta sin dejar que articulará alguna otra palabra.

Suspire y me senté en el suelo.

*****

Mi papa y Regina sonreían felizmente debido a que el próximo fin de semana seria su boda.

— ¿que te parece este?— le pregunto a mi padre mostrándole la tablet.

— se ve delicioso—me miro— ¿tu que opinas?— mire las imágenes de los posibles pasteles.

— primero tendrías que probarlos y saber cual te conviene— ¿estas hablando de C y C? No.

Me levante, lave el recipiente en el que había comido y la cuchara, salí de la cocina y entre al baño, me lave los dientes y salí, cogí la mochila, el celular, las llaves y los audífonos.

Me despedí con un simple "Me voy" salí de casa y comencé a caminar hacia el instituto, la lluvia se hizo presente a mitad de camino, una gran lluvia que me mojo demasiado, seguí caminando hasta llegar a una parada de autobuses.

Ningún autobús pasaba, comencé a buscar los audífonos en la mochila y de pronto un auto paso por un charco que se había formado empapándome completamente de agua sucia.

Mi vida no podría ser mas miserable.
Yo creo que si.

Suspire, tal vez no seria mi día de suerte, a quien engaño, yo no tengo días de suerte, comencé a caminar aun empapándome mas, (si es que se podía) por la lluvia. Hasta que al fin llegue al instituto.

— hola— dijo Liliana acercándose a mi— ¿que te paso?— pregunto mirando mi ropa mojada y sucia.

— dos palabras, la-lluvia— intente explicar y ella rió — no te rías —comence a caminar hasta mi casillero.

Lo abrí y comencé a buscar algún cambio pero no encontré nada, el timbre sonó y todos comenzaron a entrar a los salones, di media vuelta y camine hacia el salón en el cual ya estaban todos.

— ¿otra vez Mckenzie? ¿Usted no entiende verdad?— pregunto el maestro molesto.

— estaba caminando y un auto me empapo de agua sucia.—trate de ser breve.

— no quiero excusas, veo que ni detención la hizo recapacitar, salga de mi clase, no quiero que vuelva hasta que esta clase en verdad le importe.

— usted no puede hacerme esto.— dije molesta, suficiente había soportado la lluvia y quedar completamente empapada para que no me dejara entrar.

— muy tarde, adiós Mckenzie— hizo que me diera media vuelta sacandome y cerro la puerta.

Bufé y me senté sobre el frío suelo.

Si sigo así reprobaré el año.

La estúpida clase término y todos salieron, Liliana se giro y me miro, tendió su mano derecha para ayudarme a levantar, cogí su mano y me impulse levantándome.

Comenzamos a caminar hacia la siguiente clase que seria música. Las demás clases siguieron hasta que terminaron y el timbre de salida sonó y todos corrieron hacia la salida empujándose.

Liliana y yo salimos encontrando a Alan parado en la salida, su rostro estaba lleno de golpes, incluso podría decir que estaba mas golpeado que Callan.

Liliana al verlo se lanzo corriendo hacia el y lo abrazo— ¿que te paso?— pregunto preocupada.

— un idiota me agarro a golpes— respondió normal y Liliana le dio un beso en los labios.

— ¿quien fue ese idiota?— preguntó molesta. Eso quería decir que Callan no le había dicho nada.

El chico miro hacia el frente, Liliana y yo volteamos y vimos a Callan el cual caminaba a un lado de la directora, parecía un niño regañado.

La directora le dijo algo a Callan y después se fue, el se acomodo la mochila y comenzó a caminar hacia el frente, me miro y sonrió y después vio a Alan y su sonrisa desapareció.

— ¿que te paso Callan?— pregunto Alan haciéndose el desentendido.

— un idiota —miro a Alan con enojo— se metió en mi camino, ¿y a ti que te paso? — pregunto también haciéndose el desentendido.

— un imbécil me agarro a golpes por sin ninguna razón.

Ambos se miraron retandose, Liliana los miro confundida, un silencio entre miradas amenazantes se hizo presente, lleve mi vista hacia otro lado.

— me voy— dije rompiendo el incomodo silencio gracias a las miradas de muerte que ambos se enviaban.

Me gire y comencé a caminar hacia casa, necesitaba cambiarme, las horas pasaron, Liliana me invito a ver una película en su casa y no aceptó un no como respuesta.

Toque el timbre de la casa y minutos después Liliana apareció, me invito a pasar y al entrar me encontré a Alan sentado en el sofá.

— ahora vuelvo—dijo Liliana y comenzó a subir las escaleras.

Lleve mi vista hacia otro lado, me incomodaba estar cerca del novio de mi amiga y mas sabiendo que el idiota me había guiñado un ojo y además le había partido la cara a Callan.

Suspiro — es una pena, tan linda y con alguien como Callan.—sonrio y se levanto del sofá.— tu y yo podríamos divertirnos mucho.

— ¿disculpa?— ¿a que se refiere?

— disculpada—imbecil—aunque si quieres aun podemos divertirnos.— dijo en tono seductor.



LuzCR

#728 en Otros
#213 en Humor
#2022 en Novela romántica

En el texto hay: humor, romance, amor

Editado: 30.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar