Huracán Hannia

One-shot

Agarro la botella de tequila y le doy un trago, me encuentro viendo aquella puerta por la que mi ex salió, puedo observar el golpe que tiene ella en dónde minutos antes estaba siendo atacada por todos los portarretratos que guardaban nuestras fotos, cuando nos conocimos en mi graduación de instituto, de cuando estábamos en aquel restaurante que en su momento fue mi favorito el cual ahora detesto, de nuestro primer aniversario, primer san Valentín y ahora, sólo descansan en el suelo. Encontrarlo con Aimé mi mejor amiga fue tan, ¿impactante? ¿escalofriante? ¿asqueroso? Ella la que me decía que no pasaba nada que sólo eran ideas mías que olvidara la idea, la que de un momento a otro me decía que lo dejara. "ahora entiendo, ella sólo quería la vía libre". Me estoy parando, agarrando aquellas fotos, las pertenencias que él dejó, la caja en dónde guardo cosas que me recordaban lo hermosa que era la relación, pero es verdad lo que dicen "Cualquier pareja puede durar más de cuatro años, con cuernos y mentiras, todos". Mi hermano tenía razón cuando dijo que le daba mala espina. Estoy poniendo todo en un bote de basura, el encendedor que usaba antes para fumar, el habito que dejé por él, al reverso se ven mis iniciales, un regalo que me hizo Ian días antes de que se fuera y termináramos. No asistió a la graduación porque su padre lo obligó a irse antes de la graduación. 

La fotografía está empezando a consumirse y la estoy dejando caer con las otras en el bote. El fuego está consumiendo todo, las cartas, los pétalos secos que guardaba, su pañuelo con el que limpie mis lagrimas en la graduación al ver las fotos que pasaban e dónde estaba con Ian. Me paro para ir al baño y llenar la bañera, comienzo a agregar las esencias, las sales, me acerco al espejo y mi reflejo no me espanta, me da tristeza. La mujer de hace un año no es la misma que está parada aquí hoy, bajé de peso, mi cabello está a la altura de mi cintura, maltratado. Me adentro en la bañera con ropa, me siento y abrazo mis piernas dejo que el agua se lleve aquellas cenizas de aquel amor que lo consumió la mentira, infidelidad, desamor propio. Grito por aquella mujer que se dejó llevar, por aquella que creyó las mentiras, se dejó manipular por sus seres queridos, por todo lo que se llevaron de ella. Inhalo antes de acostarme y hundirme para no escuchar los pensamientos perversos que pasan por mi mente frágil, lloro por mí, porque si no fuera por Ian o su padre no hubiese conocido a Dylan, lloro porque dejé a mi familia, me aparté de ellos, mis hermanos. Uno en especial se me viene a la mente, Philip, lo que me dijo cuando me enteré de que quedé en la universidad de mis sueños "Las tormentas más poderosas casi siempre llevan nombre de mujer por alguna razón". Como si fuera una película y la falta de aire me siento de pronto, el agua sale de la bañera y eso es lo de menos. Esa frase ahora tiene sentido, no puedo dejar que un obstáculo me haga estancarme, en algunos casos las tormentas son malas, pero en otros las tormentas llevan agua a lugares en dónde es escasa, lleva aire a lugares que parecen el mismo infierno. Cuando una puerta es cerrada, se busca la ventana o lo que sea. Si pude salir de mi ruptura con Ian puedo salir de esta con Dylan, puedo recuperar los lazos con mi familia, hacer nuevas amigas, concentrarme en aquellas cosas que renuncié por amor. Dicen que la calma viene después de la tormenta, pero se equivocan, cuando te vuelves una con la tormenta, se desata un huracán, no destruiré a los que me hirieron. Destruiré las murallas que crearon a mi alrededor, destruiré los miedos e inseguridades. Les demostraré que soy mejor que esto, que soy esa tormenta interminable que en vez de dejar desastres dejará mejores cosas y todos me recordarán, como la tormenta Hannia.



FIN.


 

Creada miércoles 16 de septiembre.



Kamely Marello

Editado: 18.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar