Ironía

Un don una maldicion...

  

 

Impredecible los giros  bruscos de la vida...

29 de mayo de 1921 Martin Lombardo acaudalado pintor viaja de retorno a su hogar despues de presentar la obra que lo haria inmortal en el mundo del arte, sin embargo a Martin solo le importa algo en aquel momento, que ma añoraba era queria regresar a brazos de su inspiradora musa y con desesperante anhelo deseaba llegar a tiempo para disfrutar de como la naturaleza elaboraba una obra de arte que superaba por mucho las suyas, Martin queria llegar a tiempo para presenciar la venida del fruto del amor por su musa, el reloj parecia estar en contra, pero él estaba decidido a llegar a tiempo para ver nacer a su preciado legado.

29 de mayo a las 9:30 pm Martin se encuentra aun en un tren  nocturno con destino a su hogar, con arduas ansias de tactar la piel de su amada, con total entusiasmo listo para enamorarse otra vez y para siempre, durmiendo se encontraba hasta que una escalofriante vision llego a él en sueños...

11:45 pm la mujer de Martin esta a punto de dar a luz, él esta ausente, pero de alguna forma presencia el acto, sin poder hablar o tactar, pero si ver. Martin aunque ausente y mudo mira maravillado el nacimiento de su retoño, pero su gozo es cambiado por el miedo al notar que una figura Blanca como la nieve rodea a su esposa e hijo, dicha figura lo mira y dice con una intrigante voz...

_ La vida es caprichosa señor Lombardo, asi como da quita, la vida es un ente caprichoso que les otorga la existencia, pero junto a ello los llena de tanta mierda que los hace dudar de esa misma existencia, quizas la vida es peor que la muerte.

Martin quedo atonito e confundido no podia generar palabra alguna, pero sabia que conocia aquella figura blanca que ahora detallaba mejor, con la apariencia de un hombre muy fino de elegante vestimenta, llevando un traje blanco reluciente acompañado de una inocente sonrisa y una aura pura, tan pura que causaba pavor, Martin solo tiembla sin poder hacer nada al recodar que si conocia a este hombre.

_Sin palabras señor Lombardo, es entendible que tenga miedo, no hay arte mas hermoso que el natural, su hijo es prueba de ello, una hermosa criatura que nace en un mundo triste, pero bendecido con el amor de un padre y una madre, si eso seria hermoso, lastima que no es el caso ya que su padre estuvo hoy ausente y solo su madre disfruto de su calor, solo la brevedad de su calor... culpe a la vida, capricosa y ironica por esto.

Luego de esa palabras del hombre de blanco justo a las 12:00 pm muere un niño recíen nacido sin causa aparente, solo se apago su vida en brazos de una ahora desgarrada madre que en ojos colmados de dolor solo llora privada, con tal agonía, con inimaginable agonía, sin apoyo pues su esposo nunca llego, profundo el dolor de una madre al sufrir  la perdida tan prematura de una extension de ella misma, dolor que seria suyo por siempre.

29 de Mayo 10:50 pm, Martin despierta sobre exaltado con sudor frío por todo su cuerpo, con imágenes borrosas, pero con el terror claro invadiendo su cuerpo en fuertes escalofríos, sabia que lo visto no habia sido un sueño, él sabia que aquel hombre de blanco no jugaba y que en sus palabras la temible verdad se hallaba. Él en desespero se queda un momento congelado pensando en que su don maldito le habia permitido ver a aquel hombre de blanco más de una vez, Martin posee un don que le permitia ver en sueños fragmentos de la realidad alucible desde la perspectiva de un soñador guiado por un frívolo hombre vestido de blanco que con dulces palabras lo peor decía, colmando el alma y el pensamiento de ideas extrañas que terminaban convirtiendose en pinturas extraordinarias cargadas de un subrrealista dolor, dolor tan presente que pareciensen que las pinturas sufriesen, pero a su mente en aquel momento llego un recuerdo de un sueño que devastaria por completo la poca calma que le quedaba, sumergiendolo en total desesperacion, él recordo que hace ya algunos años en un sueño puedo visualizar la muerte de muchas personas que en la profundidad del océano, vio hombres que  se perdian en un abismo eterno destinados a quedar literalmente sin aliento hasta pedecer, lo tenebrosamente curioso de aquel sueño es que Martin vio una fecha 04/02/1910, él sintió una macraba inspiración despues de haber tenido aquel sueño y comenzo a pintar por días enteros hasta que su esposa lo interrumpe casualmente cuando había terminado su obra para informarle que mientras él se encerro a trabajar en su obra un submarino llamado “ La reina roja” se habia perdido y que hoy se había confirmado la muerte por falta de oxígeno de todos los tripulantes,  Martin quedo consternado preguntandole a su esposa con el corazon acelerado por la fecha, ella le respondio -hoy es 4 de febrero cariño- Martin quedo desconcertado con gran temor volteo a ver su gran obra, en la cual solo pudo apreciar el miedo y desesperanza de todos los hombres ahogados destinados a perecer lentamente, cada trazo ligero  se habia convertido en miseria extendida, cada hora dedicada era ahora tiempo invertido en una masacre de almas, de pronto Martin comenzo a oír unos fuertes lamentos que provenia de su pintura, eran fuertes gritos que lo atormentaban como si el sufrimiento de aquellos hombres se encontra dentro de su obra, él aterrorizado y confundido solo grita descontroladamente pidiendole a su mujer que destruya la pintura, la mujer lo duda por un momento, pero al ver los ojos totalmente desequilibrados de su esposo accede sin preguntar y destroza aquella pintura. Luego de un rato Martin sigue en shock mientras su esposa lo abraza y acaricia en total acto de amor, ya que aunque no entendia lo que ocurrio lo amaba tanto que no le importaban las explicaciones, estuvieron asi un rato largo hasta que él por fin reaciono y en un tartamudeo leve por fin pudo decir algo dijo -y...o...yo pu...de haberlos... sal...vado, pe...ro es que esto no pue...de ser real- tras esas palabras su esposa lo abrazo y dijo...



Alexander S'Póete

#18614 en Otros
#6606 en Relatos cortos
#8287 en Thriller
#4721 en Misterio

Editado: 27.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar