La Bestia

Capítulo 7

—Qué bueno que viniste Ev... ¿Leander?

Justo frente a mi esta Leander, solo me mira y luego sonrió, yo sentí una extraña sensación en mi cuerpo, no sé si es miedo, ya que él puede ser la bestia, o si es alegría de verlo después de mucho tiempo.

—¿No me dejaras pasar? ¿O no quieres verme?

—N-no, no es eso, claro que puedes pasar, adelante— le dije mientras me apartaba de la puerta para que pudiera entrar.

Al entrar comenzó a hacer lo mismo que Evan y yo, mirar todo a su alrededor, es obvio que todos extrañábamos mucho este lugar, luego se dio la vuelta y me abrazo, pude sentir un olor agradable, perfume, y luego me soltó.

—¡Woow! Has crecido mucho, estas hermosa— me dijo sonriente.

Sentí que mi cara se sonrojo, a pesar de que me siento mal, eso me cambio un poco el humor. Yo también le sonreí algo apenada.

—Gracias Leander, bueno t-tú también estas muy guapo— supuse que tenía que decirle algo igual ¿No? Además si es muy lindo, con su cabello rojizo, y sus hermosos ojos verdes.

—Bueno Aileen, vine a verte por que el otro día Evan no dejo que hablarás conmigo, y tampoco sabía que te estabas quedando aquí, y cuando te vi pues quise venir a verte...

—¿Cuándo me viste?— yo no lo había visto más que aquel día en el funeral.

Él se quedó callado.

—Yo no te había visto desde aquel día en el funeral—Insistí

—Bueno, la verdad... me di cuenta porque alguien en el pueblo dijo que otra vez alguien vivía en el bosque, y supuse que serias tú

Él me está engañando, ¿Enserio es la bestia?, y ya que anoche vino a la casa sabe que yo me quedo aquí.

—Claro

—Por cierto, ¿Qué fue lo que lo paso aquí?—parece que quiere cambiar un poco el tema para evadir.

—Creo que tienes una idea, la bestia estuvo aquí anoche

—¡¿En serio?!—dijo con falsa sorpresa, este chico no sabe mentir.

—Sí, y bueno, ahora no sé si deba quedarme—una persona normal no querría volver, pero por alguna razón yo estoy dudando en marcharme.

—No lo hagas, será mejor que te vayas, es peligroso

—Lo sé, pero

En ese momento apareció Evan por el umbral de la puerta, ellos se miraron como si se odiaran así que Evan no entro y se quedó parado afuera, para mí es difícil que ellos no se hablen después de ser mejores amigos.

—Hola Evan, entra ¿Por qué no nos sentamos en la sala y nos tomamos un té?—Tome a Evan y a Leander del brazo y los encamine hacia la sala, pero Leander se soltó.

—No tengo tiempo para eso, tengo que irme, pero volveré después, tengo algo muy importante que decirte— me tomo de los hombros y me dio un beso en la frente, de nuevo me sonroje, él sonrió y luego se fue azotando la puerta.

—Por dios, que dramático— dijo Evan, el cual se sentó en el sofá de la sala.

—Para dramas, los dos, según tú esa pelea fue muy estúpida, más vale que hagan las pases pronto— me senté en el sofá de enfrente.

—No lo creo, mejor dime ¿Qué haces?

—Me estoy yendo del bosque, anoche la bestia me ataco y no quiero quedarme

—¡¿Hablas en serio?!

—Sí, por suerte estoy viva, no creo poder quedarme por más tiempo aquí

—Bueno, supongo que siempre habrá alguien que te proteja, además esta casa es muy resistente, ya ves la ventana— luego se quedó callado y me miro como si hubiera dicho algo que no debía, y así fue.

—¿La ventana? ¿Cómo sabes lo que paso con la ventana?

—Porque… la vi desde afuera, esta estrellada, supongo que la bestia la estrello ¿No es obvio?

—Si— esto está muy raro, ellos saben algo que yo no, o si Leander es la bestia, ¿Evan será aquel sujeto de las hachas? O sea el cazador, según la leyenda.

—¿Evan tú crees que debería irme? O ¿Quedarme a descubrir quién es la bestia?

—Bueno, yo sé que no estás en peligro mientras te quedes en la casa, además, si Leander es la bestia deberías de asegurarlo, y si no lo es, entonces para que dejen de molestarlo



Cynthicena

#512 en Fantasía
#1927 en Novela romántica

En el texto hay: amor, magia

Editado: 06.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar