La bruja

9

Bajé las escaleras bruscamente con las hojas en mano y me acerqué a mi mamá que estaba mirando tele, ya era la tarde así que nadie estaba ocupado a esta hora del día —¡Mamá!- la llamé y me quedé frente a ella, tapandole la vista —¿Que pasa, Abigail?- me pregunta distraida por un segundo hasta que me observa —He leído un poco.- intenté decir pero ella me interrumpió con una risa —Eso ya lo sabemos.- ruedo los ojos a su pregunta y le enseño las hojas —Sobre la escuela, mamá. Tiene siete poderes y los describe a cada uno.- puse la página sobre la mesa, frente a sus ojos y le señalé cada poder, ella me mira con sorpresa y admiración. —¿No me digas que has adivinado tu poder?- la escucho decir con emoción y brillos en sus ojos pero niego y ella cambia su expresión —No, en realidad me confundí mas, no sé que será...- le dije a ver si ella podía descubrirlo, aunque ella no vio todas mis experiencias extrañas, ella es mi madre y tal vez lo sepa Observó detenidamente cada una mientras su ceño se fruncia y sus labios se apretaban en una linea, signo de que está concentrada, luego de terminar de leer su ceño se relajó y su rostro negó totalmente confundido —Abby, no lo sé... diría que ¿Elementus se dice?- vuelve a fruncir el ceño cuando lee esa parte, —Pero no estoy segura...- suspira y me mira a los ojos con ternura,—Mira Abby, tranquila, cuando estes en la escuela lo averiguaras, no debes ser la única que no sabe sobre su poder.- ella toma mi mano y la acaricia suavemente Aunque algo dentro de mi decía que no, simplemente asenti y fingi una sonrisa satisfactoria, asi que me llevé las hojas sin preguntar nada mas Pero la voz de mi madre me frenó en medio del camino —Acuérdate que mañana partes a Rumania, manten todo listo y revisa todo así no te olvidas nada.- su voz es fuerte y segura, de alguna manera mostrando su nerviosismo Me giro lentamente y la miro amargamente, los iba a extrañar mucho —Lo sé...- una lagrima rueda por mi mejilla, acariciando suavemente, rápidamente elimino todo rastro de tristeza Ella se levanta, se acerca a mi con una enorme sonrisa y me rodea con sus brazos dándome un enorme abrazo —Linda, te vamos a extrañar mucho ¿Lo sabes?- me dice al oído y yo asiento sobre su hombro donde descansa mi barbilla, ella me aprieta más a su cuerpo Luego nos separamos para poder mirarnos los rostros; Me gusta lo que llevo de mamá, sus labios gruesos que suelen ser llamativos porque el labio de arriba es mas grande que el de abajo, su nariz puntiaguda y pequeña, y también llevo sus pobladas y largas pestañas, que a pesar de ser rubias siguen siendo bonitas. Le sonrío aunque todavía triste, no puedo creer que en tan solo horas me iría de mi país y ni siquiera llegué a despedirme de mis amigos humanos pero bueno, es algo que no me deja opción —Yo también los voy a extrañar, igualmente llevaré mi celular y mi computadora, podremos estar conectados siempre que podamos.- le digo casi atropellandome con las palabras por la desesperación de evitar una despedida —Tranquila hija, claro que lo haremos, ¿Guardas eso y me ayudas a hacer la cena?- pregunta observando su reloj de mano, viendo que no faltaría mucho para que los hombres de la casa gruñan de hambruna aunque me incluiría —Claro.- dije ahora mas contenta, mamá tenia ese poder, aunque no me dijera nada podia levantarme el ánimo con su buena vibra que siempre lleva, excepto algunos días que esta como loca y solo papá puede aguantarla Volví a mi habitación, la escanee pensando donde podia dejarlo y lo guardé en mi mochila de mano que también usaria para viajar, rápidamente volví con mi madre Una hora después nos encontrabamos medio concentradas en el horno esperando que la carne se cocine pero pronto fuimos interrumpidas por los pasos de mi padre junto a los de mi hermano —¿Que vamos a comer?- pregunta mi padre pero nosotras no le prestamos ni el mínimo de atención ya que nuestros ojos se clavan en la cocina —Carne.- contestamos al unísono Mi hermano se interpone en nuestros ojos y toma una botella  de agua para beber de ella —Que divertidos últimos momentos, Abby.- lo miré al sentir mi nombre y veo como rueda los ojos Pero sonrío a medias para responder, tiene toda la razon pero no tenia sentido que haga algo distinto de lo que suelo hacer con mi vida, me encojo de hombros y vuelvo la mirada a donde debe estar la comida —No importa.- contesto con desinteres, una suave mano se posa en mi hombro y aprieta amistosamente —Tu hermano tiene razón, hoy podemos ver una película en familia.- miro a los ojos a mi padre y lo abrazo de una manera tierna, eso acaba de subirme el ánimo —Eso me parece bien.- aunque somos una familia normal y unida no siempre nos quedamos a ver una película Por lo general alguien falta o no siempre vemos una, ni tampoco es común estos momentos en familia —Yo tengo una sorpresa para después.- la palabra sorpresa saliendo de la boca de mi madre hizo que los tres la viéramos con emoción Sorpresa siempre es algo bueno y mas si viene de ella Asi que después de esa pequeña charla, prácticamente corrimos hacia la mesa para comenzar la cena y la.última cena en familia Bueno, tampoco tienes que ser tan dramática querida Abigail —Bueno Mary.. ya terminamos de comer...- dice mi padre en tono insinuante —Podríamos ver la sorpresa...-prosigue mi hermano, con los ojos brillosos de felicidad y los cubiertos en cada mano —¿Para mí?- terminé de una manera melodramatica Ella ve a mi papá y a mi hermano de manera fulminante pero luego a mi me sonríe calidamente haciendo que una sonrisa egocéntrica nazca en mi rostro —Es para Abby, par de tontos.- contesta mientras se aleja hacia la cocina —Deberías irte mas seguido.- dice Jame haciendome reír Luego llega mamá poniendo en medio de la mesa una gran torta de chocolate y que se leía sobre en ella en letra cursiva Protinus te videre Frunci el ceño al ver las palabras raras, es latin pero ¿Por qué? Ellos me sonríen emocionados pero la respuesta no es la que esperaban —¿Que dice?- pregunté con una sonrisa forzada Mi papá suspira y le hace señas a mi madre para que corte el postre —Hasta pronto.- prosigue él con su grabe voz Rápidamente les sonrío y tomo una porción —¡Muchas gracias! Se que nos veremos pronto.- pronuncie con calma y alegría —Sí que deberías irte mas seguido.- James vuelve a romper el silencio y todos reímos Seguimos degustando el postre junto a alguna película, que obviamente, mamá y yo elegimos Todo transcurrió normal, con algún comentario, risas o suspiros de amor hasta que terminó y cada uno fue a su habitación para descansar El día de mañana iba a ser agotador y ya se me avecinaban las lágrimas ¿Quién podría creer que tengo el coraje de irme sola, sin mi familia, a otro país y sin tener la menor idea de lo que me depara el lugar? Nadie, pero es lo que sucederá, es más, ya está sucediendo.



LolaB.

#15717 en Fantasía
#3338 en Magia
#3536 en Ciencia ficción

En el texto hay: brujas, escuela

Editado: 23.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar