La búsqueda del asesino de viento

Noxus

¿Cuánto tiempo habrá pasado desde que escapó de su lugar natal? Para él, una eternidad. Todos esos años no eran más que el infierno mismo invitándolo a recibir las llamas de la desesperación, pero eso no era suficiente para detener, más que una venganza, la búsqueda de limpiar su nombre. Claro, el honor sería imposible de recuperar; su hermano yacía muerto en tierra fértil, atravesado por la espada con la que empuñó desde joven.

La única pista que dejó el verdadero asesino fue el corte que acabó con la vida de su ser más querido, cuya forma y profundidad demostraban ser hechos por una técnica específica del viento, una rama de la lucha con espada que muy pocos dominan. Desde entonces, ha recorrido parte de Valoran en busca de aquel responsable, y el primer lugar sería Noxus. Dado que la guerra fue provocada por esa misma nación, era muy probable que encontraría su objetivo. Vistió una capucha desgastada acompañada de ropaje joniano. Vio el camino a la tenebrosa ciudad, se quitó la cinta del cabello y avanzó.

Vislumbró una ciudad gigantesca, en el centro de ésta se encontraba una gran montaña con forma de calavera, adornada de grandes edificios y amurallada, protegida por un gran lago de desechos tóxicos, cuatro puertas gigantescas eran el único acceso al lugar.

Pasó por la ciudad desapercibido hasta llegar a la entrada norte de la muralla, el guardia encargado de custodiarla le llamó la atención        

Pasó por la ciudad desapercibido hasta llegar a la entrada norte de la muralla, el guardia encargado de custodiarla le llamó la atención.

-Hey, el de la capucha.-

Yasuo se detuvo, colocó su mano en la empuñadura.

-¿Sucede algo?- preguntó Yasuo.

El guardián del umbral se acercó.

-¿Por qué tienes ropa joniana?-dijo el hombre.

-Me encontré con un grupo de esos desgraciados cuando venía para acá, destrozaron mi ropa mientras los despedazaba, así que tome los suyos.-

¿De verdad era Yasuo el que hablaba? Sabía que los noxianos se caracterizaban por ser crueles y sanguinarios, así que antes de entrar a la ciudad se preparó para engañar a los curiosos. Hubo una sonrisa de satisfacción al saber lo útil que fueron sus preparativos. El guardia se tranquilizó.

-Creo que está bien, no es la primera vez que alguien se encuentra basura como esa de camino. Puedes pasar.- el guardia dio la espalda a Yasuo, caminando de nuevo a su puesto. -Idiota- susurró Yasuo.

El vigilante se dio cuenta, probablemente por su bien entrenado oído, de la palabra que le dirigió Yasuo. Molesto por el descaro del encapuchado, corrió hasta el espadachín hasta acertarle un golpe al estómago. Yasuo se retorció.

-¿A quién le dices idiota? Al parecer necesitas una lección.- dijo el guardia, furioso.

El espadachín no reaccionó y eso causó que el noxiano se enfadara aún más, entonces asestó un nuevo golpe en la cara, Yasuo se inclinó por el dolor. Satisfecho, el hombre dio la vuelta para ordenar echar al hombre, entonces una ráfaga de viento pasó por su espalda, cortando su vestimenta y dejando al pobre guardia desnudo.

-No querrás que te haga lo mismo que a los jonianos ¿O sí?-dijo Yasuo mientras le daba la espalda.

El noxiano humillado, pidió disculpas mientras corría asustado a su caseta. El espadachín avanzó por los puentes, usados para atravesar el foso envenenado de líquidos tóxicos que rodeaban la montaña, hasta llegar a su destino, ahí tomó el camino inclinado que llegaba hasta el cuartel general del Alto Mando Noxiano. Mientras cruzaba, un grupo de soldados, sobrevivientes de la guerra entre Noxus y Jonia, pasaban cerca de él. Uno de ellos reconoció al espadachín que mató a muchos de sus compañeros. De un momento a otro, se halló rodeado de militares.

Yasuo se enfrentó a decenas de tropas mientras avanzaba por el camino, pero hubo un momento en que el cansancio lo dominó. Decidido esconderse hasta la noche, así podría llegar a la estructura más alta de la montaña y al mismo tiempo recuperar energía. A pesar de ser buscado, logró evitar ser visto gracias al poder del viento, que de alguna manera escondía los sonidos que producía. Una vez llegó a la cima de la montaña, vislumbró el hermoso paisaje que le permitía observar los largos ríos y las empinadas montañas de Valoran. Observó la parte exterior de la muralla, habitada por la gente pobre o considerada débil por Noxus, luchando por su supervivencia.

Se dio cuenta del tiempo que tardó en subir al ver el sol mostrando su agradable amanecer. Yasuo sabía bien que el día sería una desventaja para él sino tenía cuidado, además el hambre y el cansancio aparecieron de golpe, obligándolo a allanar una tienda de frutas secas que recién había cerrado, cortando la cerradura de la puerta trasera. Seguro de que el dueño no regresaría en un buen rato, se dispuso a comer y dormir en el almacén.

Cuando despertó, su sorpresa fue tan grande que quedó paralizado durante unos segundos. Una mujer de aspecto extraño le apuntaba con su bastón, adornado con una gema brillante. Ella sonrió.



Creatasy Fantive

#499 en Fanfic
#1571 en Otros
#131 en Aventura

En el texto hay: venganza, leagueoflegends, yasuo

Editado: 10.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar