La chica bajo la Luna

Sin consuelo...

La luna me ha contado su triste historia, y yo, conmovida con lo que escucho, lloro con mucha nostalgia, intento darle ánimos, pero es tan cruel el momento que no hallo palabras para expresarle.

Mi íntimo sentimiento y su eterno dolor, son los únicos que consuelan el desdichado momento. ¡Oh mi querida luna! Es tan triste estar en el ahogo profundo, es tan difícil no poder dejar de sentir tal dolor... ¡Oh mi dulce consentida! No encuentro cómo aliviarte la amargura tan insípida. 

No hay consuelo, ni para ti, ni para mí...
Mi luna adorada, mi luna querida, la tristeza será nuestra eterna compañía. 

El tiempo será un paso a la alegría, y tú y yo, estaremos aliviadas al comenzar el día...



Sttelar

Editado: 05.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar