La chica bajo la Luna

Infeliz...

En la noche fría y lúgubre, se escucha a lo lejos como caen gotas de lluvia al estanque, el sonido de las ranas que es inconfundible. Una voz de llanto que desvanece cada vez que más fuerte son las gotas. Caen los relámpagos y alumbran el campo. 

Todos duermen, pero alguien con insomnio lleva un vacío, tiene tristeza y una angustia de culpa que lo carcome sin piedad alguna, un amor frustrado que lo ha dejado sin aliento, un deseo inalcanzable que se esfuma entre los recuerdos, toda una vida reprimiendo un sentimiento de tristeza, donde la oscuridad es la compañía que nunca le suelta...

Sin piedad se castiga por los errores de su vida, sin dolor se atraviesa una afilada espada que sin duda es, la verdad de su vida. 

Es un pobre infeliz, resultado de un mal querer, de un recuerdo de antaño, de un corazón dañado que lo hizo trizas. En sus ojos se refleja un miedo infinito, en su rostro se mira, la palidez de un hombre que ha dejado de vivir, que no sabe ya amar, que ha blindado su corazón a cualquier sentimiento que lo ponga en peligro. 

En la oscuridad de su habitación, por la endijas de las paredes, la poca luz que entra le quema el cuerpo, su vida se la pasó encerrado con miedo a salir, el sol no le conoce ni mucho menos la luna, es un completo extraño que no ha sabido sino aferrarse a un pasado, el cual le ha condenado por ser un triste humano... 

 



Sttelar

Editado: 05.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar