La ciudad magica

Capítulo 5

Capítulo 5

Una y  otra vez sueño con esto, no puedo avanzar, no sé qué es lo que hago mal pero llegó hasta una cueva, camino por un bosque con dificultad y luego por un prado tranquilo y por último me encuentro en un desierto de nieve y hielo. Días y noches paso en cada lugar pero siempre vuelvo al mismo punto a  veces me encuentro con aquel ser y caminamos juntos, otras veces estoy sola; veo morir una y otra vez a esas bestias una y otra vez caen frente a mí no sé qué debo hacer.

Lo peor es que me siento ya muy débil ya no tengo fuerzas para seguir; no podré ver  qué es lo que sigue en el camino de mis sueños, no podré saber quién es él y no volveré a ver a las personas que amo.

Esta enfermedad me consume, no quiero morir, no quiero dejar a Charlie solo, él ya ha perdido a muchas personas, no tengo forma de protegerlo.

Una vez más tengo el mismo sueño pero qué quiere decir, será que ya no tengo salida que sin importar lo que haga terminare en el mismo sitio. No, no debo rendirme, seguiré luchando contra esta enfermedad, no me dejare ir no dejaré a Charlie, aunque no sé qué puedo hacer para cambiar el sueño o para cambiar mi destino…

 

 

Interrumpí la lectura, para preguntar a Alan

—ya has estado en este sitio por lo que se ve ¿Por qué no nos dijiste que la escena se repetía una y otra vez, acaso tienes idea de cómo salir de esto?

—Bien les diré, si ya he vivido esto con ella y varias veces recorrimos este camino que se repita. Pero no sé cómo se resuelve. —mientras nos miraba con algo de vergüenza nos develó la verdad—. La verdad es que Eli me dijo que los ayudara, ella sabía que vendrían. Yo hice ese libro para ella y de alguna forma pudo llevarlo a su realidad donde empezó a escribir sus sueños. ella había soñado con ustedes, ella los había visto aquí, recorriendo sus pasos, es más la última hoja mírenla, es un dibujo de ustedes, aunque no sé porque se ve como si no estuviera terminado, solo se ven los portones líneas y sombras.

Nos dio ese papel y nosotros no podíamos creer lo que veíamos,  el dibujo, aparecía ante nuestros ojos, nos quedamos atontados, sin palabras y Alan continuaba con su monólogo.

—bueno en fin, ella escribió  sus sueños en capítulos como ayuda, aunque  las letras de este se hacían invisibles para otra persona, me comento que lo descubrió de casualidad, cuando la ama de llaves,  vio el libro y pregunto por qué sus hojas estaban en blanco;se dio cuenta que el libro no iba a permitir que supieran con mucha antelación lo que iba  a pasar, pero dedujo que en algún momento sus letra serian visibles de nuevo. — Mirando ese libro con mucha nostalgia, suspiro y prosiguió—.  ella iba a continuar sola, yo debía quedarme, en esta misma cueva  fue la última vez que la vi, aquí fue cuando yo bueno le dije… lo que sentía, pero ella no me contesto, solo dijo Believe o a eso sonó pero nunca le encontré significado, sé que quiere decir “creer” pero no sé porque lo dijo y luego se desvaneció como siempre lo hacía..

— Por qué no me lo dijiste  antes cuando hablamos —alegue

—Ella me dijo que no dijera nada hasta que fuera el momento indicado, en fin supongo que este es y esa es toda la verdad, si sabia mas o menos lo que pasaría, aunque lo de aquel hombre que nos ayudó, fue algo nuevo. En síntesis de alguna forma ella supo que ustedes vendrían y yo debo guiarlos y ayudarlos aunque no sé porque pidió mi silencio, tampoco sé cómo podremos avanzar.

—Bueno solo queda avanzar a medida que vayan sucediendo las cosas veremos cómo podemos arreglarlo no haremos nada que ya hayamos hecho—agregó John que desde hacía mucho estaba callado. Suspirando continuo—: Seguramente la señorita te pidió que no dijeras nada porque había cosas que nosotros debíamos descubrir, debemos hacer nuestro propio camino, tal vez seamos nosotros quienes debemos ayudarte.

Luego de esas palabras decidimos que lo mejor era descansar mañana haríamos lo posible para continuar.

Así pasaron varios días y muchos intentos de avanzar pero siempre caímos al mismo lugar; a veces no dormíamos, a veces cerrábamos los ojos para no ver morir las bestias en otras ocasiones no comíamos. Caminábamos, corríamos, tomábamos diferentes senderos pero todo era inútil.

En lo que esto pasaba el niño siempre quedaba anonadado cuando veía a las bestias su alegría usual desaparecía una  otra vez con esa imagen tan horrible.

En todo este viaje aprendí mucho de la vida de todos, supe que el niño era muy inteligente, en la escuela lo molestaban mucho y su hermano mayor lo molestaba aún más,  sus padres siempre estaban separando las peleas, su madre y padre se amaban mucho pero debido a los vicios de su padre peleaban mucho también. Supe otras cosas como sus colores favoritos, su amor por el arte el cual lo aprendió de la señorita. Ese chico era como una esponja, todo lo que le enseñabas quedaba grabado en su memoria. Me recordaba mucho a mi de cachorro, yo tambien peleaba mucho con mi hermano, mi madre siempre nos separaba, aunque en ese entonces la imagen de mi padre estaba desdibujada

También supe la historia de vida de John, tenía dos hijos y una mujer, tras muchos problemas económicos se dedicó al juego y la bebida, perdió su casa y trabajo, se separó de su esposa , veía a sus hijos seguido, después de la escuela los tres salían al parque.



alsl

#15118 en Otros
#2297 en Aventura
#10958 en Fantasía

En el texto hay: un viaje inesperado, amor y amistad

Editado: 13.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar