La Edad de Cristal

Capítulo 3

-No entiendo nada de lo que está sucediendo- comentó Lucian a su hermano mayor- te juro que la vi.

-Seguramente la confundiste con otra persona...- le restó importancia el rubio, intentando ponerse cómodo en la cama de la enfermería.

-Liz ¿a cuántas personas conoces que tengan el cabello brillante y turquesa?- cuestionó el menor- Porque yo solo conozco a una y te juro que la vi caminando por los pasillos con Éntheon. Creo que iban al Salón de Reuniones.

-¿Crees que estamos en problemas?- preguntó Liz, empezaba a verse preocupado. Estaba muy pálido y débil, pero insistía en que se sentía bien. Las enfermeras no lo habían dejado salir de la enfermería y le dijeron que no podría pelear durante un tiempo. El muchacho estaba muy frustrado, pero no podía hacer nada más, pues cada movimiento, por pequeño que fuera, le desataba una ola de intenso dolor por todo el cuerpo.

-Te dije que yo respondería ante todo- respondió el menor, algo nervioso. Soltó un suspiro- Solo espero que todo esté bien... y que no le hagan daño ni a ella ni a su hermano.

Liz miró a su hermanito pequeño y le dedicó una tierna sonrisa tranquilizadora, le desordenó el cabello con la mano, como solía hacerlo su padre. Cuando Lucian le contó como había ayudado a aquella extraña chica, no pudo sentir más que orgullo por su hermano, pues tenía un corazón enorme, como un verdadero Loray.

-Ya cálmate, Lu. Seguramente solo quieren saber lo que sucedió anoche. No pasará nada- sentenció Liz, forzándose a sonreír. Había dicho eso para consolar a su hermano, pero la situación se le hacía tan extraña como a Lucian.

 

 

 

-Tienes que estar bromeando- sentenció Daia con el ceño fruncido. La reina la miraba serena, como si no la hubiese ofendido la forma en la que la muchacha acababa de dirigirse a ella. Éntheon, por su parte, la miraba muy preocupado- ¿Me estás diciendo que soy una hechicera?

-No exactamente- contentó el chico, visiblemente nervioso- en realidad, el término correcto es Krystala.

Daia lo miró confundida. Se rehusaba a creer que podía ser algo como eso.

-No se sabe mucho sobre ellas- empezó a explicar su Majestad- la información es poca. Apenas sabemos algo sobre las curanderas...

-¿Las curanderas son hechiceras?- interrumpió la chica. La reina asintió levemente con la cabeza.

-Si pudieras controlar tu lengua y dejar de interrumpir, tal vez pueda explicarte lo que necesitas saber- reprendió su Majestad con tono severo- tienes que saber que tu cabello no es lo único antinatural en ti. Tú ni siquiera eres de este mundo. Por esa razón el zenkan quería llevarte viva a la Luna.

-Usted se equivoca- volvió a interrumpir Daia- el zenkan creyó que estaba muerta y... mi cabello es solo una prueba de... que soy un fenómeno.

Éntheon y la reina intercambiaron miradas.

-Daia- empezó él- ¿Nunca te has preguntado la razón por la que los zenkan bajan hasta aquí? ¿No te has preguntado por qué nos pasa esto? ¿Por qué se alimentan de nosotros? ¿De dónde vienen?

-La verdad es que no he tenido mucho tiempo para pensar en eso- admitió la aludida, apenada.

-¿No te gustaría saberlo?- rebatió el muchacho 

-Supongo que sí...

-Pues ustedes, las Krystalas, son la mejor herramienta de la humanidad para descubrir las respuestas a esas preguntas.

-¿Por qué?

-Porque las Krystalas comparten la misma naturaleza que los zenkan- explicó Éntheon colocando una mano tranquilizadora sobre el hombro de Daia- He estudiado a los zenkan durante años, ellos nunca se llevan humanos vivos a la Luna. Mi teoría es que uno de los caballeros reconoció su naturaleza en ti, y por eso quiso llevarte con él.

-La teoría de Éntheon fue comprobada por una de las enfermeras- continuó la reina- ella utilizó sus poderes de Krystala para sanar tus heridas. En una persona cualquiera, esa magia habría sido mortal, pero tú sobreviviste.

Daia cerró los ojos, sin creer del todo lo que estaba escuchando.

-¿Por qué me están diciendo todo esto?

-Porque queremos que pelees de nuestro lado- contestó la reina.

-¿Perdón?

-Las Krystalas son poderosas guerreras- explicó Éntheon- con tu ayuda podríamos mantener seguro el reino, salvaríamos muchas vidas.



Pink Lizard

#8810 en Fantasía
#1772 en Magia
#11822 en Otros
#1718 en Aventura

En el texto hay: fantasia, aventuras magicas

Editado: 02.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar