La Elegida (en Edición)

Capitulo 13

Cada extremidad de mi cuerpo ardía, sentía algo vibrar dentro de mi, como si fuera tan solo la mismísima lava recorriendo cada parte de mi cuerpo, quemándome. 

El dolor era tan grande que me sorprendía estar aun de pie. Choques de electricidad recorrieron mi cuerpo, hasta centrarse en las palmas de mis manos. 

Dejando a estas de un color rojizo, no podía articular ninguna palabra, mi garganta picaba, mi cuerpo sufría constantes choques de electricidad, mientras mis manos ardían cada vez más. 

No entendía lo que me sucedía, todo paso de un segundo a otro.

La electricidad desapareció de mi cuerpo, mi garganta ya no picaba, pero de un momento a otro una luz brillante proveniente de mis manos, impacto contra uno de los extremos de la habitación.

Mi cuerpo se inmovilizo por unos minutos. Me encontraba en shock, sorprendida observe mis manos, y estas se encontraban rojas. Mis palmas picaban, pero no me atrevía a tocarlas, todavía podía sentir el calor en estas.

Mi mirada rápidamente se poso sobre el extremo de la pared donde estallo esa extraña luz, dirigí mis pasos hasta allí, temblorosa de lo que podría suceder.

Mis manos temblaban, mis pasos se acortaban cada vez más, cerré mis ojos fuertemente temiendo ver lo peor.

El tiempo se pauso, todo a mi alrededor se detuvo, parecía tan irreal. No entendía que sucedía porque había actuado de aquella manera, y el porque de mi cambio de actitud.

¿Qué era exactamente lo que me sucedía? Esto no es más que un sueño, trate de autoconvencerme. 

Respire ondo, inflando mis pulmones de aire hasta que ardieron, lentamente exale logrando que el dolor desapareciera lentamente. 

Intentaba darme fuerzas para poder abrir los ojos, pero no podía. Temia que todo fuera real, que fuera un monstruo.

Pero...¿Como podría ser un monstruo, si nunca le he echo daño a nadie?

Como podría serlo si toda mi vida fui engañada, o tal vez autoconvencida de que todo estaba bien.

Cuando absolutamente nada estaba bien, quien podría entenderme en este momento si no saben como me estoy sintiendo.

Queria convencerme de que la magia no existía. ¿Como podría existir si nunca vi nada que tenga que ver con esta? Me negaba a creerlo, me encontraba en un vacío y sentía que cada vez me undia mas en este.

Podía escuchar mi respiración acelerada, mis pasos frenando frente a la pared, el silencio tan aterrador y desolado, podía sentir como el fuego recorría mis venas, mezclándose con mi sangre. Cubriendome entera por cada extremidad de mi cuerpo, dejando así que mi temperatura se elevará. 

Era momento de enfrentarme a la realidad, ¿a mi destino? Quizas, no sabía en que cambiaría esto. Pero de lo que si estaba segura, era que me sentía preparada para lo que me sucederá.

Mi párpados lentamente se fueron abriendo, mi vista se fue aclarando, mi respiración se acelero aun más, mis sentidos se alertaron. 

Todo un extremo de la habitación junto a la pared, estaban envuelto en una gruesa capa negra con pequeños destellos de luz sobre estos.

Lentamente me fui agachando, con mi mano temblorosa toque suavemente sobre esta.

Logrando así que una pequeña capa de polvo quedará sobre mis dedos. 

No fue dificil adivinar que este polvo no era nada más que cenizas, todavía se hallaba caliente. Como si la fuerza del fuego hiciera que esta no se apagara aun.

Solo una pregunta bastó para que no pudiera dejar de pensar en esta.

¿Aquélla luz brillante proveniente de mano, fue fuego? Era prácticamente imposible.

¿Como podría salir fuego de mi mano? Si esta se hallaba sana y sin ningun rasguño.

Esto no podría ser mentira, me encontraba sola en la habitación cuando sucedio todo.

Si fuera verdad lo que me contó aquella mujer y lo que leí del propio libro... ¿Que me sucedería a partir de ahora? 

Si yo fuera aquélla niña, la unica de su lineaje, la que todos buscan. La niña que fue sacada de los brazos de su madre, la chica elemental.

Si todo fuera cierto, ¿Qué sucedería a partir de este momento?

No existían palabras para expresar como me sentía en este momento, no entendía lo que sentía, ni nada de lo que me sucedería.

Estaba segura de algo.

Si el elemento principal ya habia despertado en mi, eso queria decir que aun faltaban cuatro más.

También significaba que la Luna Roja se aproximaba y que el tiempo se estaba agotando.

Estaba convencida de que lo que vendría no era nada bueno.

Si todo esto me estaba sucediendo, ¿Mis verdaderos padres sentirían algo? Aunque sea una mínima cosa, sentrian que aún seguía viva.

¿Y si no fuera así? Si me olvidaron de verdad, lo único que me quedaba era no dejar que le hicieran daño a aquellas personas inocentes. Aunque tuviera que pagar con mi vida.

Era sorprendente como podía pensar en eso cuando nisiquiera conocía a esas personas, no sabia absolutamente nada de ellos.

El juego comienza, un destinó impresionante, puertas por abrir, mundos por descubrir, especies que conocer. 



GiuliGarcia

Editado: 21.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar