La Elegida (en Edición)

Capitulo 15

Podía ver el fuego recorrer sobre la espesa oscuridad, fuego por todos lados.

Sentia un aura pesada a mi alrededor,  como si tuviera que cargar con miles de diferentes tipos de dolores, de decepciones y de tristezas.

No sabia como avanzar, me sentía abrumada por todo lo ocurrido que mi mente se encontraba desconectada.

No queria despertarme, pero debía hacerlo. Era mi deber.

Solo mío.

No podia permanecer dormida, temía que podia ocurrir al encontrarme con los ojos cerrados.

Me encontraba recordando muchas cosas.

Sobre todo personas llorando desgaradoramente, personas que en este momento cargan con un profundo dolor en su interior.

Personas inocentes, pagando el precio de un ser maligno.

Un ser despreciable, al que deben llamar princesa.

No los culpo, ellos piensan que ella es la verdadera elegida, estan engañados no puedo dejarlos con ella, aunque me duela debo hacerlo.

Es mi deber...

Esa palabra tan agria, tan frívola, tan significativa.

-Despierta...

Hoy una dulce voz que me llamaba a lo lejos.

-Tienes que despertar- sentí un gran ruido- ahora- gritó haciéndome volver a la realidad. Desconectandome de mi estado...

Mis ojos se abrieron lentamente, intentando acostumbrarse a la espesa luz que recorría sobre estos.

No ocupe muchos segundos en recuperar mi vista y fijarla sobre aquella persona que me llamo.

No dude en reconocerla de inmediato,  era aquella chica, la bruja. Cuyo nombre es desconocido y tendría que averiguar cual es.

Se encontraba sentada a un lado de mi, mirándome como si estuviera esperando a que hablara.

Pero no lo hice, permanecí callada esperando a que ella fuera la primera en hablar.

-Por lo que veo tus elementos se están despertando- sonrío pensativa- la luna roja cada ves esta más cerca y sabes lo que significa- prosiguió hablando- tendrás que protegerte en cada lugar que estés, tienes que tener sumo cuidado de no ser descubierta.

 Escuchaba atenta cada una de sus palabras, mientras analizaba su rostro reiteradas veces.

-¿Cuál es tú nombre?- fue lo único que se me ocurrió decir.

- Mi nombre es Mercy - me tendió la mano- encantada.

Algo nerviosa y confundida por su actitud, estreche nuestras manos con un leve apretón.

No le diría mi nombre porque ya lo sabía, pero lo que si necesitaba decirle, era el  que había sucedido luego de desmayarme, y como había llegado aquí.

La observe por unos segundos que se hicieron eternos, no parecía una mala chica, al contrario.

Su rostro rebosaba tranquilidad, serenidad y mucha ternura, pero sabía que en el fondo podría convertirse en un ser realmente maligno.

-¿Como he llegado hasta aquí?- exhale todo el aire retenido en mis pulmones- que yo recuerde estaba en mi habitación antes de llegar aquí- trate de explicarme.

Su mirada se suavizo, y una pequeña sonrisa apareció en su rostro.

- Hay muchas cosas que debes aprender en poco tiempo- me explicó- lo demás lo descubrirás tu sola- sonrió levemente- la magia se encuentra escondida en muchos lugares, tu decides si creer en ella o solamente creer en lo que dicen las personas. 

-¿Y como sabre cual es mi destino?

-El destino no existe, nosotros lo creamos, cada momento, cada situación, vamos creándolo. Tu eres la única que puedes crear tu propio destino, ya que este no existe, solamente los humanos se basan  en leyendas que hemos usado para engañarlos. Para que caigan en nuestra trampa, el tiempo pasa y la humanidad se apaga cada ves más rápido, los humanos corren peligro, así como  las distintas especies sobrenaturales, ellos necesitan ayuda. Y solo hay una persona que podrá ayudarlos, y ella eres tu cariño. Solamente tu podrás cambiar el mundo a tu manera, para bien o lamentablemente para mal.

Sonrío de lado, haciendo así que un pequeño hoyuelo se le notara. Dándole así una apariencia bastante tierna.

-No creo estar preparada- baje la cabeza decepcionada.

-Claro que estas preparada, todo estos años has estado preparada- levanto mi mentón, dejándome ver su ceño levemente fruncido- nunca pienses que no eres suficiente, incluso dudes de tus habilidades, porque no solo eso te hace fuerte. Sino tu alma, tu alma es fuerte, demasiado, tu sangre es la más poderosa entre todos, tu tienes el control, solo tienes que confiar en ti misma y lo lograras. Solo recuerda que todo es a base de aprendizaje, tienes que recordar esto siempre, tu eres la elegida para reinar sobre nosotros, para salvar al mundo de los humanos incluso nuestro mundo, nadie podrá más que tu. En el camino te encontraras con emociones vivas, sentimientos que queman y te harán desear no haber nacido nunca. Pero tú podrás contra todo, por que tú eres la elegida y nada ni nadie te detendrá, pase lo que pase, siempre triunfaras en lo que te propongas.

Me encontraba sorprendida y a la ves realmente emocionada por sus palabras.

Me hacía falta escuchar esas palabras, me sentía cómoda a su lado, eso era extraño, como si me sintiera protegida y amada. Hacía tiempo no me sentía así , desde que falleció mi abuela, pero este sentimiento era más grande.

Algo que realmente me confundía.



GiuliGarcia

Editado: 21.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar