La Flauta de la Vida

Capitulo VII


Cuando estaba caminando tranquilamente por la carretera. Aun tenia tiempo para pasar un poco en la plaza, hace un rato que no daba un paseo por ahí, además tiene tiempo de sobra por lo que se despertó muy temprano. Tal vez de un solo paseo a ver lo que ha cambiado desde su ausencia.

Lili: a ver si aun estén los perros de la otra vez, espero que estén por ahí.

Entonces fue a la plaza a pasar un buen rato, además igual necesita que su mente descanse por el duro trabajo que tuvo, ya estaba jaleo con todo lo que tenia en su cabeza, un poco de aire libre de la plaza no hará daño.

Sin embargo, Sentía que algo iba pasar, a veces cuando iba a la escuela, sentía esa sensación que algo iba pasar, aunque a veces desaparece y aparece otra vez.

Lili: algo anda muy mal, ¿pero que es?

¿?: que bueno que tuviste suerte en que quemaran la escuela. Es increíble que alguien como tu tuviera suerte en estos momentos.

Lili: (¡¿pero que?!)

Cuando se dio la vuelta rápidamente, vio que esa persona la conocía y al darse cuenta de quien era, empezó a temblar del miedo.

¿?: de seguro sabes a que he venido hasta aquí.

Lili: ¡Alejandro! ¿Qué haces aquí?

Alejandro: ¿pues que mas? Mi novia esta degustada por lo que paso. Te extraña, incluso tiene una foto tuya con un corta cartón enterrado justo en la frente como muestra de su cariño.

Lili: ¿Qué es lo que me vas hacer?

Cuando estaba dando pasos hacia atrás, alguien la detuvo en ese, era uno de sus amigos que vino con el. Tenía demasiado miedo para poder moverse, estaba congelada completamente.

Alejandro: y ahora dime, ¿igual la extrañas?

Lili: … ¿Por qué lo haría? Ella nunca fue buena conmigo. Aun quieres que sentí algo por ella. Solo fue una mala persona para todos.

Alejandro: je, je, je.

Fue caminando tranquilamente hacia ella, se acerco hacia ella y le dijo:

Alejandro:  alguien tiene que enseñarte buenos modales.

Lili: ¿Qué?

Al escuchar esas palabras, la tomo del hombro y le dio un rodillazo en el estomago con fuerza. Con eso, hizo que se iba hacia abajo rápidamente sin poder levantarse mas.

Alejandro: es hora que pagues por lo que dijiste.

Cuando la tenían en el suelo, la tomaron y lo llevaron a un lugar en donde podrán darle la lección que se merece por a ver nacido, estaba perdida…

●●●

En una parte de la ciudad, en una tienda de combustibles. Estaban Tom con un amigo suyo al lado, comprando algunas cosas para comer, les estaba antojando y por eso querían comer algo de ahí. En esa tienda vendían panes que eran muy deliciosos, eran de dulce y eran lo que se vendían mas a menudo, les encantaban demasiado comer ese pan, era su favorito después de todo.

Tom: no será demasiado Enrique.

Enrique: pues claro que no, ¿porque lo dices?

Tom: por la única razón que tienes que tener cuidado con el exceso de peso. Que no tu entrenador te dijo que comas con moderación.

Enrique: vaya, te preocupas demasiado por mi, ¿no crees?

Tom: no es por decirlo así. Es que eres un gran amigo, y ese deporte es demasiado peligroso para ti.

Enrique: pero hombre. El boxeo no esta tan peligroso, además así se elimina el ex tres.

Tom: pero sabes que tienes una pelea muy pronto. ¿acaso no te preocupa?

Enrique: pues claro que no. Total si pierdo, al menos he hecho lo posible para ganar.

Tom: siempre dices eso. Con razón tu entrenador siempre es bueno contigo, le tienes mucho cariño la verdad.

Enrique: sabemos que es buena onda, ya espero saber que mas me va enseñar el viejo. A propósito porque no entrenas conmigo.

Tom: sabes que pego fuerte pero no tanto como tu.

Enrique: pero tío, eres bueno para darle con la izquierda tan fuerte y con esa velocidad. Ni yo puedo dar ese golpe tan mortífero y sin entrenar.

Tom: es que… yo… (¡!)

Cuando estaba caminando en la vereda. Tom escucho un ruido que provenía en un callejón no tan lejos en donde estaban ellos, era como si están golpeando a alguien muy fuerte, se escuchaba los golpes desde aquí.

Tom: ¿oíste eso?

Enrique: si, desde aquí se escucha los golpes.

Tom: ¡vamos!

Enrique: ¡bien!

Entonces los dos fueron a ayudar a la persona que estaba en peligro, aunque eso le cueste la vida por ejemplo. Ellos no dejarían que esos pandilleros le hagan daño a una persona inocente, eso nunca...

Al llegar a donde provenía lo golpes. Se asomaron un poco para ver de que se trataba. Sin embargo, cuando los vieron, Tom vio a la persona que estaba ahí, la que ayudo a llegar a casa y ahora que le están dando el castigo que no se merece.

En el callejón, estaba Lili cubierta de sangre y varios moretones en la cara y en el cuerpo. Estaba en muy malas condiciones y a punto de quedarse inconsciente. Estaba sufriendo demasiado y con esas escorias maltratándola como si fuera un simple bolsa de arena apunto que las cadenas se rompan muy pronto.

Alejandro: a ver desgraciada, ¿Qué vas hacer?

Lili apenas se podía mover pero intento darle un golpe con el brazo derecho. Aunque al hacerlo, le agarro y le dio un codazo justo en el brazo que casi se la rompe de una manera muy horrible para ella. Empezó gritar por su brazo y se fue de nuevo la suelo tirada llorando por sus dolores.

Alejandro: mírate, apenas te puedes mover. Vaya zorra que eres…

Entonces cuando estaba en el suelo, le dio una patada justo en la cabeza para que sangrara mas como esta. Ya no podía mas soportar el castigo y ya empezaba a cerrar los ojos rápidamente.

Alejandro: ¿Qué tal si hacemos esto mas rápido?

Desde el bolsillo de su chaqueta, saco una navaja que con eso, la iba terminar con su existencia por completo.

Mientras que lo hacían, Tom y Enrique no soportaban mas lo que le estaban haciendo, sobre todo Tom que estaba totalmente furioso de que le estén haciendo sufrir a esa pobre niña. Así que con toda la rabia acumulada, los fueron a hacerle lo que se merecen por hacerles eso a una pobre niña.



Leeultra15

#11824 en Otros
#1774 en Humor
#18315 en Novela romántica

En el texto hay: amistad, vida dificil, flauta

Editado: 01.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar