La Flauta de la Vida

Capitulo VIII


Pasaron 4 horas desde la paliza que les dio a esas escorias. Estas personas no tuvieron que hacerle esto a esa pobre niña, no saben lo que estaba pasando, cuando por fin encuentras algo que te empieza a sacarte de nuevo la felicidad, y te lo rebatan con la violencia. Este mundo ya no es como antes.

Al pasar varias horas desde ese momento. Con las energías que estaba recuperando de la paliza, estaba abriendo los ojos de a poco, aunque el ojo donde estaba antes, estaba en muy malas condiciones. El otro estaba mas o menos bien aunque lo tiene morado.

Tenia varias cortadas y varios moretones en todo su cuerpo, apenas podía moverse por el dolor que tenia por los golpes. Tiene el brazo derecho roto y estaba vendado, pero aun seguía el dolor inmenso cuando se lo rompió. Para su otro ojo, estaba demasiado vendado aunque sentía un gran ardor ahí mismo, sin embargo perdió mucha sangre desde ahí y una así y si lo fuerza, podría que no pare otra vez.

Cuando estaba despertando, tenia en su cabeza una toalla húmeda, también estaba bien tapada aunque no para tanto con las sabanas. Cuando estaba intentando levantarse, el cuerpo empezaba a estar en contra y no podía levantarse, y solo volvió de nuevo a echarse.

Al menos podía ver, aunque aun tener su vista a su lado. Vio que estaba en una casa que no estaba tan mal, todo estaba limpio y con buen aroma, aunque le daba miedo a la persona que la trajo, no sabe que clase de persona podría ser, no quiere saber de eso ahora mismo.

Cuando intentaba de nuevo levantarse, de nuevo su cuerpo no lo dejaba, apenas le respondía aunque no podía moverse desde ese estado. Sin embargo con la sangre que perdió, estaba bastante mareada y si intentaba pararse, las piernas no le sostendría y caería al suelo rápidamente.

No podía hacer nada de nada. No podía moverse por el dolor, apenas estaba recuperando el conocimiento, y sus piernas no le respondía, además solo tenia un brazo bueno y eso no le ayudaba mucho para la situación en donde esta. Si que estaba mas perdida que las otras veces.

Lili: ahora… ¿Qué es lo que hare?

¿?: que tal descansar. Después de todo te dieron una buena golpiza esos idiotas.

Lili: (¿?) (Esa voz.)

Cuando lo escucho, supe de quien se trataba. Entonces lo vio era el, era Tom quien estaba ahí al frente con una taza de te para ella.

Tom: pensaba que esto de ayudara.

Lili: ouh… muchas gracias…

Tom: creía que estarías en casa. ¿Por qué estabas con ellos? Te hicieron sufrir bastante.

Lili: me raptaron y me dieron una paliza que no olvidare…

Cuando Tom la veía tan triste. Vio una gota de una lagrima cayendo. Estaba llorando y si lo hace, podría que el ojo que esta vendado empezara a sangrar otra vez. Sabia el estado que estaba ella, no quería que le empiece a sangrar otra vez así. Entonces le dijo:

Tom: por favor no llores. No quiero que tu ojo sangre. Sabes que eso te haría sufrir mas.

Lili: déjame… de todos modos no merezco estar aquí… no debieron salvarme…

Tom: ¿Por qué lo dices? ¿Qué es lo que pasa?

Lili: siempre son así… cada vez que llego en la escuela y los encuentro ahí esperándome… siempre me hacen sufrir como nunca… siempre me golpean, me cortan, me hacen que cada gota de lagrima salga de mi… es como el mismo infierno que es una y otra vez… (respira)… ya no se si tenga que dejar todo y que me acaben por fin…

Tom: no digas eso. Solo son unos desgraciados… nadie como tu debería pasar por todo eso.

Lili: ¿Cómo lo sabes? Nadie me quiere… todo me odian… y solo quieren que sufra y llore…

Tom: … ellos no les importa, pero a mi me importa. Nadie como tu sufre como yo lo estuve.

Lili: ¿Qué?

Tom: desde pequeño me trataban así. Cada vez que tenia dinero para el almuerzo, me lo quitaban y me daban una buena tunda. ¿Sabes como le hice para que me dejaran en paz?

Lili: … no…

Tom: pensar en ti mismo…

Lili: ¿pensar en ti mismo?

Tom: piénsalo. Siempre dudaba que no podría defenderme y de todas maneras me matarían con sus puños. Pero cuando hice el intento, nunca mas me volvieron a molestarme. Debes creer en ti para que enfrentes tus peores miedos. Además un amigo mío vio mi destreza ese día y me enseño a protegerme.

Lili: ¿y como fue?

Tom: eh… digamos que casi muero varias veces por lo entrenamientos, pero fue suficiente para llegar el estado en donde estoy actualmente. Se que cumpliré mis sueños creyendo en mi mismo.

Lili: … jejeje… gracias por animarme. Lo necesitaba.

Tom: no tienes porque agradecérmelo. Además hay que estar unidos, nadie sabe lo que va pasar.

Lili: (jejeje.)

Tom: (je) mejor hay que ir con Enrique. Esta demasiado solo ahí afuera. ¿quieres ir a conocerlo?

Lili: (je) esta bien.

Entonces la ayudo a levantarse e ir hacia donde estaba Enrique. Estaba un poco bien por lo que le había dicho Tom, en verdad no era la única que pasaba por todo esto, en verdad lo necesitaba…

●●●

Cuando salieron de la habitación donde estaba ella recuperándose. Ahí estaba Enrique comiendo los dulces y sentado en el sillón, estaba leyendo una revista de cosas que le gustaba, aunque era un poco mayor esas revistas. Cuando salieron de ahí, las escondió rápidamente y tomo otro que era de relojes de ultimo modelo.

Tom: mira quien tenemos aquí. El rey de los pervertidos.

Enrique: nah… ni lo hago todo el tiempo. Ya me conoces, soy 100 porciento puro.

Tom: ah si… tan puro, mejor cuéntate una nueva.

Enrique: lo estoy intentando.

Tom: si claro.

Daba risa como se peleaban los dos por cosas tan tontas, era divertido verlos y a ella le causaba mucha risa cuando lo hacían. Esto le animo un poco, ya no siente la razón de llorar.

Tom: ¿oye Lili?

Lili: ¿si?

Tom: que tal si te sientas en el sillón, se que aun tus piernas están débiles y no quiero que te esfuerces tanto, ¿esta bien?

Lili: okey…

Le ayudo a que pudiera llegar al sillón, ya que las piernas apenas le respondía y no podía moverse demasiado o si no tendrá muchos problemas después.



Leeultra15

#11834 en Otros
#1780 en Humor
#18371 en Novela romántica

En el texto hay: amistad, vida dificil, flauta

Editado: 01.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar