La Gota que Derramo el Vaso

Ama La Gota que Derramo el Vaso

La gota que finalmente cayó porque el vaso ya estaba lleno es la semilla del cambio que necesitas, ¿Qué falta por pasar para que mejores tu vida? O acaso ¿te tiene que pasar algo malo para que entiendas que necesitas cambiar cosas en tu vida?

A veces en la vida tienes que aprender con golpes fuertes porque a los golpecitos ligeros no les prestan atención, muchas personas que no tienen metas claras ni objetivos bien definidos en el tiempo les toca el aprendizaje amargo para que comprendan que es necesario planificarse una agenda con objetivos que les permita construir un futuro estable y no viviendo la vida según aquella frase de una famosa novela venezolana llamada “por estas calles” que reza “como vaya yendo, vamos viendo”.

De igual manera aun teniendo metas claras y objetivos bien marcados puedes estar sin saber viviendo a medias, porque siempre aplazas y postergas lo que tienes que hacer, porque el optimismo por sí solo no lograra nada sin el esfuerzo suficiente, tus metas escritas en un papel no se lograran tienes que tomar acciones todos los días para lograr lo que te propongas.

El detonante para muchas personas tanto hombres como mujeres que deciden poner en marcha un plan para cambiar su vida y ser mas productivo o para ser tres veces mas productivo de lo que ya son es lo que en mi pueblo se llama que “metieron la pata” por decirlo de esa manera, es decir, jóvenes que se ven a muy temprana edad con la necesidad de empezar a trabajar o que empiezan a emprender un proyecto porque están con la responsabilidad de que se les viene una descendencia, así es la aparición de un hijo es sin duda una energía que te obliga a moverte aceleradamente a emprender puesto que ya no solo velas por ti sino también por alguien mas que es tu responsabilidad que es de criar y asegurarte que a tu hijo que viene en camino no le falte nada.

Ahora bien si tu que me estas leyendo no tienes hijos ni tienes planes en lo inmediato para tener uno que es lo que te hace falta para que arranques tu motor y empieces a multiplicarte por tres y te preocupes de como te quieres ver en cinco años, o que es todo lo que quieres ganar para tener tus propias cosas que te den estabilidad y tranquilidad de aquí a diez años.

Ya tienes definido cuál es tu meta en el plano profesional? ¿Qué estás haciendo para lograr esa meta? Y tus metas familiares, sentimentales y hasta espirituales ya las consideraste?



MrLeo

Editado: 13.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar