La Leyenda de Isthar #3. La Batalla por la Tierra

EPÍLOGO PARTE EXTRA I: A NEW BEGGINING

Narrador

Después de la visita de su Alteza Imperial la Emperatriz, los representantes de todos los países del mundo, acordaron dos cosas por unanimidad. La primera era la integración del planeta Tierra en el Imperio Quantum, e integrar todas las tropas dentro de las fuerzas Imperiales. Habían comprobado que juntos habían sido mucho más fuertes de lo que jamás habían soñado, pero algunos delegados no estaban por la labor de entregar el arsenal nuclear, creían que teniendo el control los habitantes del planeta, podrían impedir que sean atacados por gentes que viven al margen. Con lo que se tuvo, durante pocos años, una discusión sin fin dentro de la ONU con detractores y defensores de la posesión y el control de las armas nucleares.

En la Tierra (El arsenal nuclear)

Dentro de las ruinas del edificio de las Naciones Unidas los representantes del mundo discutían acaloradamente en el único punto en la orden del día sobre el que no había un consenso. Se trataba de si se cedía el control del arsenal nuclear a las tropas Imperiales o lo seguíamos teniendo nosotros.

Secretario: "Creo que, después de escuchar las dos posturas, hay alguien que nos puede ilustrar ya que ha estado codo con codo, en el espacio y protegiendo a nuestra gente, con los altos mandos de las tropas alienígenas el Coronel Claudio y el Capitán Robert."

En primer lugar, subió al atril el Coronel Claudio, y comenzó a dar su opinión.

Claudio: "Mi opinión personal, después de estar colaborando con ellos en esta Primera Guerra Galáctica, es que debemos dejarles el control, pero no la posesión. ¿Porqué? Se preguntarán muy fácil, algunos miembros de nuestro Estado Mayor solicitaron, a la Gran Canciller, la necesidad de usar las armas nucleares en contra de las naves piratas, sin embargo, a pesar de tener muchas razones para utilizarlas, jamás consintió en que fuesen incorporadas a sus naves de combate. Prefirió demostrar que eran temibles por su astucia y arrojo, no por tener armas que pueden destruir un mundo. Por lo que mi opinión es que la capacidad para activarlas lo debe tener la Emperatriz Helanka."

Bajo un gran aplauso descendió el Coronel, a la par que su hermano se cuadraba ante él y se colocaba en el mismo lugar que, antes, había ocupado su hermano.

Robert: "Mi opinión no difiere mucho de la que ha dado el Coronel, pero sí voy a dar un motivo nuevo. Mientras nuestras armas procuran crear un mayor número de bajas, las armas del Imperio Quantum intentan anular, que no matar, con lo que se consigue más. Voy a contarles un hecho que protagonizó la Gran Canciller al inicio de su relación con Su Alteza Imperial La Emperatriz Helanka. Teniendo menos armas, munición, transporte y tropas fue capaz de doblegar a un ejército mucho más numeroso, con más armas y más medios. Se hizo con varias bases que le sirvieron posteriormente para mantener a las tropas cerca de las poblaciones, pero reducía drásticamente el peligro de que las poblaciones sufriesen ataques. Además, hay un tema del cual acabo de ser informado, se quiere declarar por parte del Imperio Quantum e Imperio Tezca a nuestro planeta como zona Embajada, es decir nadie, salvo piratas, contrabandistas y gentes de mal vivir, está autorizado para lanzar un ataque contra nosotros por lo que estamos protegidos por ambos proponentes."

Secretario: "¿Entonces?"

Se propuso el acuerdo a votación y tras unos minutos de incertidumbre el Secretario leyó e resultado y dando a conocer los diferentes acuerdos.

Secretario: "Por unanimidad se acuerda nombrar cómo Consejero Portavoz de los Consejeros del Planeta Tierra, ante el Consejo Imperial de los Mundos al Sr. D. Carlos Whrite, en la actualidad intérprete de nuestro líder civil, el cual por circunstancias de su salud ha solicitado su baja en el Consejo Imperial de los Mundos.

Asimismo, se ha acordado por mayoría absoluta, sin ningún voto en contra y dos votos en blanco, el resto aprobando la moción, entregar el control para usar el arsenal nuclear, sobre el espinoso asunto de la posesión del mismo se prefiere esperar a los resultados de una reunión en el Consejo Imperial de los Mundos."

En la Tierra (Claudio)

Un fuerte suspiro de alivio, salió del Coronel Claudio. No tuvo pudor en reconocer que se había equivocado. Después de los fastos, los reconocimientos y las recompensas viene la parte más dura, el ver cómo su familia lo deja sólo. Todos tienen nuevas obligaciones lejos de su hogar, lo que hace que el Coronel Claudio sienta nostalgia, está en Central Park ya es noche cerrada, sus pensamientos se dirigen hacia su familia y amigos.



Spanish Black Reading

Editado: 02.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar