La Mansion

CAPITULO 10: VUELTA A LA REALIDAD

-¿Qué paso?-pregunto tierra preocupada, vestía un vestido largo parecido al de agua solo que completamente verde, su cabello era blanco y la mitad negro con las putas azules al igual que sus ojos.

-estaba tranquila cuando llego una niebla y detrás de ella agua, intente usar mis poderes, lo cual no hizo ninguna diferencia por lo que nos dirigimos donde fuego y pues nos dirigimos aquí-conto aire volando en su patineta alrededor de tierra que solo asentía a lo que ella decía.

-¿alguien aparte de aire intento atacarlo?-pregunto seria, agua se bajó de mi lentamente claramente la ayude no iba a poder sola aunque quisiera, se acercó a tierra y miro la tímidamente.

-yo lo intente-dijo de forma casi de forma inaudible- apareció de repente y pues…..el agua pareció hacerlo más fuerte y poderoso-dijo mirando al suelo y apretaba de forma de enojo su vestido.

-no te pongas mal pequeña-dijo tierra arrodillándose a su altura regalándole una sonrisa- gracias a eso sabemos que no lo debemos atacar con agua-se levantó y agua regreso a mi lado - ¿Quién más a atacado?- eso ultimo lo dijo mirando de forma acusadora a fuego.

-¿Por qué me miras así? yo no ataque, aunque me hubiera gustado- dijo lo último en un susurro, pero pareció que todos lo escucharon; tierra se acercó a ella con el ceño fruncido, esto huele mal.

-yo ataque-dije cuando vi como tierra estaba a punto de decirle algo a fuego, se giró a mí y me miro curiosa- use pelotas de fuego para que no avanzara, pero eso no la detuvo, use el aire para tener tiempo y llegar aquí con las demás -dije, tierra se acercó a mí mirándome con curiosidad, pero sin quitar su semblante de seriedad, me recuerda a alguien.

-¿Por qué lo hiciste?-pregunto, me sorprendí, sinceramente espere un sermón del porque no tengo que hacerlo, que puede ser peligroso o algo por el estilo, la mire a los ojos y deje que mi corazón hablara.

-porque tenía que protegerlas, ustedes por lo que se o apenas entiendo son parte de mí, mi parte mágica la cual aún no se utilizar, pero si sentir y simplemente sentí…..sentí…. ¡la necesidad de protegerlas!-dije segura de mis palabras, ella me miro satisfecha.

-chicas-llamo fuego enojada, creo que ella y tierra no se llevan muy bien ¿Por qué será?- tenemos un invitado no deseado-dijo y vi como la sombra se comenzaba a cercar, agua chillo y se aferró a mi pierna, con rapidez la cargue y mire a fuego que estaba cambiando ligeramente, su cabello antes azul y negro cambio a un rojo intenso, su vestido comenzó incendiarse al igual que la mayoría de su cuerpo, me intente acercar, pero me detuve al recordar que agua estaba abrazada a mí.

-¿no vas a ayudarla?-decir que estoy aterrada, preocupada, sorprendida y nerviosa era poco, no sé ni siquiera como describir lo que siento.

-estará bien, vamos-dijo mientras comenzaba a correr seguida de aire; mire a fuego, sintiendo impotencia al no poder ayudarla, ella me miro sus ojos se habían vuelto completamente rojos, me sonrió.

-¡vete!-grito mientras reía, la mire mientras una sonrisa comenzaba a crecer, fuego era mi pasión, mis sentimientos más fuertes y ya sé que sentimiento está teniendo…emoción, alegría, pero sobre todo adrenalina.

-¡no mueras!-grite también emocionada, me pego la emoción.

-igual-dijo. Suspire mientras comenzaba a correr, esquive ramas y árboles que se interponían en mi camino o ¿yo en el suyo? En realidad no lo sé, deje que agua me guiara yo solo escuchaba sus órdenes, no sé cuánto tiempo paso pero comencé a sentir como mis piernas se comenzaban a cansar maldije para mis adentro no era buena idea detenerme, no si no quiero que esa niebla me atrape, espero que fuego este bien.

Chille cuando sentí como algo me jalaba, cerré los ojos y apreté a mi pecho fuertemente a agua, pude sentir como mi espalda se golpeaba con algo plano y fuerte. El suelo, estábamos dentro de una madriguera de conejo.

-esto no es Alicia en el país de las maravillas-me queje mientras me sentaba y estiraba mi espalda intentando eliminar aunque fuera un poco mi espalda- esto duele-susurre mientras me quejaba.

-lo siento-dijo aire haciendo ojos de perritos.

-eso no funciona conmigo-dije mientras me levantaba con cuidado. Mire mi alrededor, estoy segura que estoy en un madriguera de conejo, pero simplemente no parece una, parece más una casa normal, un poco simple, pero normal.

-¿estás bien zinerva?- pregunto tierra sentada en un sofá mirando a un punto fijo, asentí mientras dirigía mi mirada hacia donde ella miraba, había una pantalla en donde perfectamente se podía ver como fuego peleaba con esa niebla, pero parece que los esfuerzos de fuego no están sirviendo de nada.

-¿Por qué no le hace daño?-pregunte.

-porque esa “cosa” es como nosotras, es parte de ti. Tu nos puedes dañar o al menos retener, pero entre nosotras no podemos dañarnos y tampoco dañarte a ti-explico tierra, sentí como los engranes de mi mente comenzaban a moverse procesando la información, eso solo significa una sola cosa…

-¿esa es mi parte negra?- tierra asintió.

-ella nunca había salido de su habitación, no quería acercarse a nosotras no importaba cuanto lo intentara, yo lo intente desde el comienzo después de todo ella tiene la misma edad que yo, fuimos las primeras en aparecer, pero nunca se quiso acercar, cuando apareció no la reconocí, hasta que vi como tus ataques la afectaban, hay la reconocí-dijo agua mirando de forma triste y nostálgica la pantalla.



J.S

#13658 en Fantasía
#2861 en Magia

En el texto hay: amor y magia

Editado: 03.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar