La Reina De Hielo

Capítulo 12.

Los minutos pasaban y Alexandra estaba nerviosa parada en el pasillo afuera de la habitación de Kary, ¿Qué le decía Piero? ¿Cómo podría explicarle algo así? ¿Será que consigue algo? Un tiempo después la puerta se abrió y Salió Kary.

¡Kary! Yo…

¡Lo siento mami! – Exclamó la niña corriendo a los brazos de Alexandra -

¡Está bien mi niña! No es tu culpa – Lloraba Alexandra de pura felicidad –

Yo te quiero…

¡Y yo también a ti mi niña! Te quiero mucho – Decía Alexandra acariciando su cabecita, en eso salió Piero –

¡Bueno… creo que…!

¡Kary! Ve a jugar… sigue disfrutando de tu fiesta – Dijo Alexandra muy seria, Piero se puso pálido, ¿Será que lo va a golpear? –

Sí mami… adiós papi…

¡Karmindy! – Exclamó sorprendida Alexandra al escuchar como Kary llamaba a Piero –

¡Ya me voy! – Dijo la niña bajando las escaleras y corriendo al jardín donde continuaba la fiesta –

¿Por qué te llamó así?...

¡No tengo idea! – Dijo Piero todo nervioso, claro que sabía –

¿Qué le dijiste? ¿Cómo entendió tan rápido?...

¡Ella es una niña muy inteligente! – En eso notó que Alexandra se acercaba a él con cara de pocos amigos, Piero retrocedió un poco… ¿Le gritará… lo sacudirá, lo sacará de la casa… lo va a despedir? Pero nada de eso pasó –

¡Gracias! – Exclamó Alexandra abrazando a Piero con todas sus fuerzas y lloraba de felicidad con su rostro hundido en su pecho que se había agitado a su contacto –

No es nada – Contestó Piero con las manos temblorosas, no sabía si abrazarla o besarla –

Muchas gracias por hacer entender a Karmindy que sí la quiero, que todas las cosas que le dijo Maribel no eran ciertas… excepto que no soy su mamá…

¡Tú eres su mamá! La mejor que Kary y Dulce pudieron tener, eso no lo dudes…

¿Pero… cómo sabías manejar una situación así?...

¡Pasé algo parecido! Tenía padres adoptivos, alguien me dijo la verdad un día y me enojé como Kary, aunque estaba más grande y no me pasó el enojo tan rápido como a ella que ahora juega como si nada en el jardín disfrutando de su fiesta… yo herí a mis padres muchas veces… pero las palabras que me dijo mi padre un día que me obligó a escucharlo nunca se me olvidaron y ahí les pedí disculpas y fueron las mismas que le dije a Kary y ella las entendió muy bien…

Es cierto… gracias al cielo el veneno de Maribel no duró mucho… espero no intente algo más cuando se entere que su plan fracasó y… ¿Se puede saber que palabras son esas? – Dijo Alexandra mirándolo a los ojos –

Que se les dice padres a quienes te dan la vida, pero también se les dice padres a quienes te cuidan, te alimentan, te dan amor… y siempre vas a amar a los padres de la segunda opción, porque son los que gozan y sufren contigo – Las palabras de Piero conmovieron mucho a Alexandra y sonrió en ese pequeño instante –

Eso es verdad… ¿Qué? – Exclamó Alexandra muy nerviosa al notar que Piero se le quedaba viendo directamente –

¡¿Le han dicho que tiene una sonrisa muy hermosa?!...

¡No mucho…!

¡No mienta! Usted recibe cumplidos todos los días seguramente…

¡Siento lo del agua caliente! Mi hija es algo… traviesa, ¡Está enrojecido! ¿No te duele? – Decía Alexandra colocando su mano en el pecho de Piero tratando de cambiar de tema pero sólo consiguió meterse en otro peor –

¡No! Es bueno que se vea en mi piel lo que siento por dentro – Exclamó con una voz ronca y seductora al tiempo que atrapaba la mano de Alexandra entre su pecho y la mano de él –

¡Eh! Ok… es bueno que no te duela entonces… yo…

¿Y a ti? ¿No te duele el brazo? – Le preguntó deslizando su dedo índice por el brazo de Alexandra que estaba enrojecido también por haberse despegado con agua caliente… aunque poca atención puso a eso ya que toda la electricidad que le recorrió el cuerpo con la caricia de Piero hizo que se le olvidara todo –



Lucmy

#4836 en Fanfic
#28122 en Novela romántica

En el texto hay: amorodio, mentiras

Editado: 28.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar