La Reina De Hielo

Capítulo 28.

En unas semanas más se llevó a cabo la boda, todos esos días anteriores estuvieron ocupados en los preparativos, Alexandra aunque cansada de tantas vueltas y organizar todo, lucía radiante, extremadamente feliz y no era para menos, se casaría con el hombre de sus sueños… ¡Para quién tenía una sorpresa!

¡Oh… está tan hermosa! Es toda una reina – Exclamaba la nana colocándole el velo a Alexandra... un vestido de novia de su propia colección, una creación De Fara para Alexandra De Fara –

Gracias nana… ¡Estoy nerviosa! – Decía Alexandra respirando profundo para tranquilizarse –

¡Nada de nervios! Usted y el señor Piero se aman, este paso que van a dar son sólo formalidades… ya que, ustedes viven desde hace mucho tiempo como esposos ¿Verdad? – Bromeó la nana pícaramente y Alexandra se puso totalmente roja… ¡qué pena! –

No puedo negar que todos estos meses juntos hemos disfrutado cada segundo el uno del otro – Suspiró Alexandra mirándose en el espejo inmenso de su habitación –

¡Ni me lo digas! Resultaste más melosa que nunca reina – La molestó el señor Rey entrando en ese momento a su habitación –

¡Rey! – Sonrió Alexandra toda apenada –

¡Te ves hermosísima Alexandra! Te deseo lo mejor del mundo – Decía el señor con lágrimas en los ojos –

¿Usted me va a entregar verdad? – Preguntó Alexandra con tremenda ilusión –

¿Quieres que yo te entregue… como lo haría tu padre? – Dijo el señor Rey todo emocionado –

¡Sí! desde que él faltó, usted ha sido mi padre… ¿Acepta?...

¡Claro que sí! por supuesto que sí… será un honor - Exclamó abrazando a Alexandra tiernamente -

Vamos señorita… él la espera en el altar – Dijo la nana ayudándole a salir de la casa, la esperaba una hermosa limusina blanca, el camino fue eterno, los nervios estaban acabando con ella… aunque lo harían mucho más –

Piero estaba arreglando su corbata entre otros detalles de su perfecto traje en su casa… cuando se dirigió a la puerta para salir a la iglesia donde lo esperaba el amor de su vida… ésta se abrió antes que él la tocara…

¿Tú? – Casi grita Piero muy asustado al ver a Maribel entrando a su habitación –

¿Te casarás y no me invitaste Piero querido? – Dijo Maribel con su horrible voz de resentida y despechada –

¡Ahora mismo llamo a la policía!...

¡No lo creo…! – Gritó Maribel haciendo señas y dos hombres más entraron y sujetaron a Piero impidiendo que llegara al teléfono –

¡Suéltenme! ¿Qué intentas hacer? – Forcejeaba Piero pero no podía liberarse –

¡Es simple! Evitaré que llegues a esa boda y esa reina de quinta pensará que la dejaste plantada… ¿Puedes creerlo? ¡Plantada en el altar dos veces! Jajajajaja… no querrá seguir viviendo – Maribel se burlaba de una manera tan vil que a Piero le dio miedo… ¡Esa mujer estaba loca! –

¡No puedes hacer eso!...

¡Claro que puedo! Me las pagará todas juntas… y qué mejor quitándole al novio una vez más… así como es de débil y dramática seguro morirá de pena – Se reía cínicamente Maribel mientras Piero quería liberarse pero esos dos gigantes que había sacado quién sabe de donde no lo dejaban ni moverse –

¡Alexandra espérame! – Gritaba Piero tratando de golpear a los hombres que lo sostenían pero todo era en vano… no podía soltarse –

¿Ya se tardó? – Exclamó Alexandra detrás de una puerta que daba al altar, ahí esperaba la novia hasta que llegaba el novio, pero su novio no aparecía por ningún lado –

¡Tranquila Alexandra! Seguro… hay mucho tráfico – Trataba de calmarla el señor Rey pero era en vano… ¡Ella quería llorar! –

¿Y sí se arrepintió? ¿Y si me deja plantada como Cristian? ¡No lo soportaría!... – Balbuceó dejando caer el ramo de rosas rojas de sus manos… y unas lágrimas comenzaron a aparecer arruinando su perfecto maquillaje –

¡Alexandra no llores! Él no te dejará plantada…



Lucmy

#4840 en Fanfic
#28153 en Novela romántica

En el texto hay: amorodio, mentiras

Editado: 28.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar