La reina del cementerio

Capitulo 16

Cap 16

   ¿Adónde vamos? - preguntó Ela, respirando agitada.
   " Que raro" - pensó Ricchi, - "ella no siente el dolor de la bala, pero se canza al caminar".
  - No sé, - contestó a la chica. - por ahora mas lejos posible.
   La oscuridad en el bosque era intensa. Ricchi caía cada paso. Ela se atropellaba tras el.
   Despues de correr un rato, Ricchi se detuvo.
"¡Pero que tarado! ¡El celular!"
  Sacó el teléfono del bolsillo. Un rayo disperso les alumbraba el camino con luz tenue. Al poco tiempo salieron a una parte vacia de los arboles. Ricchi se tiró al pasto. Ela se cayó al lado. El chico trato de escuchar una posible persecución. No habia nada. Parece que estan a salvo. Si se puede sentirse así en un bosque. 
   De noche.
   Ricchi agitado ilumino la cara de Ela. Ella tapo los ojos con la mano.
    - Baja la luz por favor - pidió con la voz debil. 
   - ¿Cómo estás? - preguntó Ricchi. No sabia que decir. La mente otra vez se puso en blanco.    
    Todo lo que les paso era inexplicable. Por lo menos con la ciencia. 
  - ¿Por qué me preguntas? - respondió Ela.
   - Es que te vi muerta otra vez.
   Ela se levantó acordando la última discusión en las vias del tren. 
   - ¿Todavía no te acostumbraste? - preguntó ella.
   - No sé quién podría acostumbrarse a eso. Me gustaria escuchar alguna explicacion.
   - Pues, ¡no la tengo! Yo se lo mismo que tu. O tal vez menos, ya que estuve inconciente. 
   - ¡Estabas muerta! No inconciente! ¡Te llevaron a la morgue! ¡Y saliste de allí caminando!
    Ela lo miro asombrosa. Bajó la mirada. Se sentó en el pasto con la cabeza agachada.
   - Ayúdame por favor - dijo en voz baja - me voy a volver loca.
   Ricchi suspiró.
   - Está bien.
  El puso su mano en la palma de ella.
   - Primero vamos a descansar. Despues vamos a pensar que hacer.
   Ela lo miro aliviada.
   - ¿No me vas a dejar sola?
   - No. Lo prometo.
   Ela se acercó y lo abrazó. Apoyó la cabeza en su hombro.
   Una hola de hielo se le pasó por el pecho y los brasos. Ela tenía cuerpo muy frio.
   Ricchi no se animaba sacarla de encima, veia que el abrazo le hace bien. Aguantando el frio le hizo cariño en la cabeza.
   - Vamos a tratar de dormir un poco. 
  - Dormite. Yo no tengo sueño.
   Ricchi se acostó en el pasto. 
   - Ven - dijo Ela.
   Puso la cabeza del chico en sus rodillas.
Ricchi cerró los ojos. No imaginaba que puede quedarse dormido. Trató de no pensar en todo lo que pasó.
   - ¿No eres un vampiro? - pregunto el sonriendo.
  Ela también sonrió.
  - Duerma tranquilo. Si voy a querer tu sangre, no lo vas a sentir.
   Ela le acarició el pelo. En un momento el chico sintio un beso timido en su mejilla. 
   Lo último que no podia sacar de la cabeza antes que se quedó dormido, eran palabras de la enfermera.
"Protege a la reina".

 



Vitto De Leone

Editado: 27.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar