La sonrisa del Ángel

Capítulo 24 “El pasado”

Al llegar nos miramos, él estaba totalmente confundió no podía creer que estuviera ahí, se levantó y camino junto a sus hombres hacia mí, yo había decidido entrar primero, los de alrededor que estaban bebiendo y platicando nos miraron

Vaya vaya, así que al final me encontraste –dijo Dante con una sonrisa maliciosa

¡Eres un desgraciado! –le escupí

Y tú ¡una estúpida! –me regreso el insulto

Te estas metiendo en terreno minado –le respondí

¿En serio? –pregunto Dante con ironía

Teníamos un trato, tú debías proteger a Santiago, ¡no tratar de asesinarlo! –le dije enfurecida, Dante chasqueo la lengua

Ángel, mis alas son negras, ¿sabes porque? –pregunto Dante poniéndose en frente de los otros tres chicos quienes lo acompañaban

¿A qué viene esa pregunta?, no evadas el tema –le espete

Tengo alas negras porque voy en contra de mis principios, desobedezco ordenes Samara, no soy tu sirviente ni nada que se le parezca –dijo sínicamente

Hicimos un trato, yo te di lo que querías, aunque seas un demonio, ¿no tienes palabra? –le pregunte

¿Tengo que repetirlo? Samara eres una estúpida si crees que un caído va ser alguien en quien confiar y mucho menos confiarle la vida de un humano insípido, no soy idiota sé que me diste un libro falso–dijo con repugnancia

¡Eres un bastardo! –le grite

Tranquila ángel, allá arriba te van a escuchar –dijo apuntando al cielo con su miserable sonrisa

¿Qué está pasando Samara?, tardas mucho –dijo entrando al lugar una chica rubia, a quien también la acompañaba un chico alto

¡Dante nos ha traicionado! –le dije

¿Qué? –pregunto la rubia

Imbécil –le grito un chico a Dante, y lo lanzo lejos contra la pared de enfrente de la habitación

¡Alto!, harás que nos maten –le grito la rubia

Cállate Kitten, él se lo busco –Le grito a la rubia

Heiko –grito Dante desde la otra orilla de la habitación y el chico de pelo blanco salió corriendo hacia Levi

Levi, ¡Cuidado!–grité

No te preocupes esto solo dolerá un poquito –le grito Heiko mientras se abalanzaba sobre él

Lo mismo digo –Levi y Heiko se golpeaban uno al otro, mientras tanto Dante corrió hacia Kitten, ella lo miraba atónita, Kitten jamás había estado en una pelea pero aun hacia sabía que podía hacerlo solo que se había quedado petrificada tal vez al pensar que Dante pudiera dañarla, quizá… aun sentía algo por el

Kitten reacciona –le grite desesperada, estaba algo lejos de ella y no llegaría a tiempo, finalmente ella reacciono y uso sus poderes para lanzarlo lejos de nuevo, me distraje por un momento, Cole y el otro chico fueron por mi

Sostenla fuerte y no la mires a los ojos Patrick –le ordeno Cole al otro chico, ¿cómo supo que mi poder solo funcionaba si lo miraba a los ojos?, me moví bruscamente pero me tenían demasiado sometida, me sentí impotente, no podía creer que unos caído estuvieran teniendo la ventaja, los patee con toda mi fuerza y al final pude soltarme, Dante comenzó una pelea con Kitten, él quería llevársela porque?, había muchas incógnitas, tome a Patrick y a Cole del cuello los levante y ambos me miraban fijamente, al fin pude provocarles un dolor insoportable cuando los lance lejos se retorcían del dolor, sus narices comenzaron a sangrar, gritaban desgarradoramente y los demonios que antes estaban en sus mesas, ahora estaban pegados a las paredes del bar y otros se habían ido, los que quedaban no se metieron en ningún momento en la pelea, estaba aterrados, de un momento a otro sentí que algo atravesó mi estómago, Dante me había acuchillado

¡Samara! –grito Levi, al distraerse Heiko lo golpeo y el callo al piso, yo sentía la sangre brotar de mí y ardía como nada en el mundo, un cuchillo normal no podría herirme, esta era un arma especial

Es tu fin Samara, quien me traiciona no queda vivo para contarla –me dijo Dante mientras se burlaba

Arcángeles –grito uno de los caídos de la multitud pegada a alas paredes- Dante se asombró y en seguida, él, Heiko, Cole y Patrick huyeron, un arcángel lo siguió pero al parecer no pudo alcanzarlo

Samara Fleury, del clan más fuerte y poderoso sobre el paraíso, serafín de la muerte y antes ángel guardián –dijo el serafín de más alto rango en cielo “Elemiah”- has cometido el pecado y la deshonra de pelear con un caído y perder ante ellos, también has sido acusada de tener una relación a nivel personal, con un caído y una relación amorosa con un Nefilim, se te llevara al capitolio junto a tus acompañantes para ser juzgada, así mismo será llamado a juicio Luke aunque no esté presente también ha realizado actos ilícitos, yo lo miraba desde el piso, Kitten y Levi estaban aterrados

No pueden llevarnos a la fuerza –le dije adolorida

No lo haremos –respondió Elemiah- esto es un citatorio –me entrego un pergamino y se fueron

Carajo –grito Levi y golpeo el piso

Hay que irnos –dijo Kitten aun intimidada, me levante como pude, mi herida no sanaba rápido como debería hacerlo, si Dante me hubiera dado una puñalada más cerca del corazón no hubiera resistido, Levi y Kitten me ayudaron aponerme de pie y los tres regresamos a casa de Levi



Giin Rivera

#3964 en Novela romántica
#1371 en Fantasía

En el texto hay: angeles, romance juvenil, ficcion

Editado: 15.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar