Lágrimas de una mujer desesperada.

CAPÍTULO III: VALLADOLID, VIAJE DE ENSUEÑO, A ANIMAR A SU EQUIPO.

Toda relación tiene un momento, un lugar, una situación, lo que sea, que se hace especial entre los ciudad española, con mucha historia y testigo de la confirmación de un amor que dejará mucho de que hablar. componentes de la pareja… En este caso,hablamos de Valladolid, una preciosa 

 

Semanas después de este último encuentro… Lucas y Alma sin saberlo preparan viajar con su equipo a Valladolid… Cada uno por separado y con sus planes no
imaginan el día que van a pasar… 
Van pasando los días y aunque siguen hablando casi a diario a ninguno de los dos se les ocurre preguntarse sobre si el otro va a viajar… De hecho no sale ni el tema. 
Todos los días, a la misma hora, cuando Alma sale de las clases y llega a casa se dedican horas y horas a estar en contacto, se están cogiendo demasía cariño y las ilusiones de algún día poder estar con el cada instante crece dentro de Alma. 
Se va acercando el día del viaje y Alma va ultimando todos y cada uno de sus detalles para pasárselo lo mejor, su gran amiga Clara, el hermano de esta, Jose, Sergio… Todolo tiene a su favor para pasarlo bien. 
Y es que aunque no siente lo mismo, a Sergio no puede evitar verlo como su mejor amigo, casi su hermano, discuten casi cada vez que hablan pero también le ha presentado gente nueva, gente que le cae bastante bien, pasan momentos de muchas risas y le tiene un 
cariño muy grande, pero aún así ve que no es lo mismo… Lucas ha entrado en su corazón de una manera que la está descolocando. 
Ya solo queda un día para el viaje y Alma está increíblemente nerviosa, prácticamentealterada para intentar relajarse queda para tomar algo con su amiga de clase Soraya, es su mejor amiga y cada vez que están juntas se le pasan las horas como si fuesen segundos, no paran de hacer locuras juntas, van de un lado para otro y no son capaces de parar de reír. Sin darse cuenta ya ha pasado la tarde y se tienen que separar, Soraya se queda en una parada de autobús cercana a la casa de Alma y ahí se separan hasta el próximo lunes, deseandose un fin de semana espectacular. 
Por fin llega el gran día, Alma, como siempre que viaja con su equipo llega la primera. 
Poco a poco empiezan a llegar las personas que se han apuntado, entre ellos Sergio con su amigo Carlos y Al rato ven llegar a Lucas. 
Los tres se ponen como locos de contentos de verse… Saben que van a pasar un muy buen día. 

 

 


Suben al autobús y durante las dos horas que dura el viaje no paran de cantar y saltar por todo el autobús, no pueden parar de reírse, ya han comenzado a disfrutar del día. 
Alma se siente inmensamente feliz y no puede borrar su inmensa sonrisa de la cara, los ojos le brillan y el corazón le palpita con fuerza cada vez que escucha reír a Lucas, está completamente loca por el muchacho alocado que tiene delante.
Llegan a Valladolid todos increíblemente contentos por estar allí y por el buen rato que han pasado durante el viaje. 
Nada más bajar del autobús Alma aprovecha para ir con Clara al baño, de camino al centro comercial que está frente al estadio las dos amigas van hablando de lo bien que está yendo el día y de lo bien que lo está pasando y aprovechando la conversación Clara le pregunta a Alma que es lo que hay con Lucas, si le gusta o que pasa. 
Alma, al sentirse acorralada le confiesa a su amiga que no sabe exactamente lo que le pasa pero siente algo que no siente ni siquiera por Sergio, y le admite que siente algo muy extraño. 
De vuelta al estadio, Alma busca desesperada a Sergio, al ver que no le encuentra se acerca a Lucas y le pregunta por el… Al saber que ni siquiera el muchacho sabe donde está decide entrar con Lucas y su amiga dentro y ver el partido separada de Sergio, ya le vería en el autobús de vuelta… En el fondo, realmente, no le interesa demasiado el encontrarlo, aunque se siente plantada. 
De vuelta, en el autobús, enfadada con Sergio, decide sentarse al lado de Lucas y ver como se toma la decisión el chico. 
Al ver que le es indiferente, continúa en el asiento de al lado de Lucas, riéndose con cada una de las bromas del muchacho. 
Lo han pasado realmente bien y no le apetece nada una despedida de Lucas, pero el autobús se acerca cada vez más a Madrid y aunque le da pena no puede quitar su sonrisa de la cara con cada chiste de Lucas, no lo puede remediar, está completamente loca por él.
Una vez llegados a su destino Lucas, Sergio y Alma prometen volverse a ver una semana después y seguir en contacto continuo. 
Tras bajar del autobús los tres jóvenes se separan y Alma acompañada por Sergio no para de sonreír pensando en lo bonito y feliz que ha sido el día, el mejor en mucho tiempo diría ella, cuando no, el de su vida.
Al separarse de Sergio, Alma sube rápidamente a su casa y acto seguido se dispone a escribir a Lucas, simplemente quiere desearle una buena noche y agradecerle lo bien que lo a pasado a su lado. 
Sabiendo que tardará bastante en contestar, cuando no conteste al día siguiente, Alma se duerme soñando con ese moreno que le ha robado el corazón, esperando el día en el que por fin pudiesen estar juntos… ¡Ese, es su mayor deseo!



Cristina María Fernández

#8753 en Joven Adulto
#15382 en Otros
#5535 en Relatos cortos

En el texto hay: sufrimiento y lucha, alma rota, captulos

Editado: 06.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar